EL PAIS › REFERENTES ECONOMICOS DEL PRO, UNEN Y EL KIRCHNERISMO DEBATIERON POR TV

Entre números y chicanas

Federico Sturzenegger, del PRO; Martín Lousteau, de Unen, y Carlos Heller, del Frente para la Victoria, discutieron sobre economía.

 Por Sebastian Abrevaya

Los tres principales espacios políticos de la ciudad de Buenos Aires llevaron ayer a sus principales espadas económicas a debatir sobre inflación, desarrollo económico, política monetaria y control de cambios, entre otras cosas. Con algunas chicanas de por medio, los economistas candidatos a diputados del PRO, Federico Sturzenegger, y del frente Unen, Martín Lousteau, apuntaron sus dardos contra su par del Frente para la Victoria, Carlos Heller, que defendió el modelo del gobierno nacional. “Miren cómo le va a Obama con un Congreso en contra”, dijo Heller mientras levantaba una nota periodística en la que advertía sobre una posible cesación de pagos de Estados Unidos, en respuesta al llamado de Sturzenegger a frenar al gobierno nacional desde el Congreso. “Esos son tus amigos del Tea Party”, remató Heller, en referencia al grupo ultraconservador del Partido Republicano.

Como sucede en los debates televisivos, cada candidato llevó su propia barra. Bancando al PRO estaban la diputada Laura Alonso, el jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta, el primer candidato a legislador Iván Petrella, que había caracterizado al PRO como el ala progresista del Partido Demócrata norteamericano.

Lousteau ingresó al estudio secundado por la candidata a senadora Fernanda Reyes, el titular del Comité Capital de la UCR, Emiliano Yacobitti; el candidato a legislador Juan Nosiglia y el diputado y jefe de campaña Roy Cortina. Cinco minutos después de iniciado el debate entró Elisa Carrió, que no pudo contenerse de hacer algún comentario durante la transmisión: “Hay que decir que se roban la plata”, gritó desde el fondo del estudio cuando Lousteau estaba criticando el uso de los recursos de la Anses.

Heller, en cambio, tuvo al lado suyo a la segunda candidata a senadora, Paula Español; a Alex Freyre, a la legisladora Delia Bisutti y la candidata a legisladora Victoria Montenegro. Además, había un grupo de asesores que detrás de cámara le decían que estaba mostrando al revés los carteles que le habían impreso en doble faz, para que pudiera leerlos. En su presentación, el candidato del oficialismo defendió el modelo económico que “tuvo éxito en un mundo donde se caen los paradigmas”. Lousteau, en cambio, consideró que el kirchnerismo tiene que corregir “disparates” como la inflación, que generan “falta de competitividad” y que no aumenta el empleo. “Hay un Estado que ha engordado, prepotente, discrecional y en beneficio de pocos”, remató el ex ministro de Economía. Sturzenegger, por su parte, prefirió utilizar la metáfora de que la Argentina es como un corcho que se encuentra sumergido bajo el agua al que habría que liberar de las garras de funcionarios como Guillermo Moreno.

El debate se puso más picante cuando pasaron a temas como el Indec y la inflación. Heller leyó una entrevista de 2007 en la que Lousteau, al referirse al organismo, dijo: “Hay una desconfianza instalada en un contexto electoral”. Al momento de responder, el ex ministro recordó que se fue del Gobierno enfrentado con el secretario de Comercio y que al retirarse le presentó a la Presidenta sus propuestas para bajar la inflación. Como devolución de la chicana, el ex ministro le preguntó a Heller cuál era el número de la inflación actual, a lo que el diputado le respondió que no sabía. “Algún cálculo debés tener porque el Banco Credicoop está dando créditos personales al 48 por ciento anual”, le disparó el de Unen, a lo que Heller respondió que no era así.

Tratando de terciar en la disputa, Sturzenegger reivindicó el índice de precios elaborado por el gobierno porteño, que arrojó una inflación anual del 25 por ciento. “Con todo respeto, pero no les creo nada”, lo cortó Heller, que en otro tramo defendió el control popular de precios impulsado por el Ejecutivo en contraposición a la postura del candidato macrista: “Querer parar la inflación con las Juventudes Hitlerianas es como querer parar un tren con un grito” había tuiteado el funcionario cuando el Ejecutivo impulsó el control por vía de los militantes.

También hubo espacio para la chicana netamente política. Heller dijo que los miembros de Unen se confundieron de nombre y que debía llamarse “Ute”, porque son una “Unión Transitoria de Empresas”. Lousteau reivindicó la pluralidad del espacio en el que están Proyecto Sur, la UCR, la Coalición Cívica, el socialismo, entre otros, y le enrostró la “homogeneidad” del kirchnerismo con Moreno. “Pará con Moreno. Ya lo nombraste 43 veces, se ve que no tenés muchos recursos”, lo cruzó otra vez Heller.

Casi sobre el final, Lousteau acusó al PRO y al FpV de negociar en la Legislatura votaciones sobre “el juego y negocios inmobiliarios” y Sturzenegger le recriminó que el gobierno nacional no le traspasó los recursos para el subte y la policía metropolitana.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared