SOCIEDAD › PATRICIA PERDIO CASI TODA SU POTENCIA APENAS TOCO LA COSTA EN MEXICO

De huracán a apenas una tormenta

Lo que había sido considerado el mayor huracán jamás visto en las Américas se degradó rápidamente a un problema de lluvias y ventarrones para el centro norte del país. No hubo muertos ni daños materiales de consideración.

El huracán Patricia, que había sido señalado como el más fuerte de la historia en Occidente, afortunadamente se degradó en forma rápida al llegar ayer a las costas de México. El viraje fue tan brusco que de ser calificado en la previa con el pico máximo de cinco puntos en la escala Saffir-Simpson, pasó a ser considerado apenas “una tormenta tropical”. A 24 horas de su llegada a tierra, luego de recorrer el Pacífico, las autoridades mexicanas no han informado, por fortuna, ni de víctimas humanas ni sobre daños de relevancia. El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) de México, informó que el fenómeno “se degrada a tormenta tropical al oriente de Zacatecas (centro-norte del país)” y “se prevé que origine lluvias de muy fuertes a intensas en el noreste y occidente de México, así como rachas de viento y oleaje elevado en los estados del Pacífico Central y noreste del país”.

Patricia avanzaba ayer con vientos sostenidos de 80 kilómetros por hora y rachas de 110, muy lejos de las ráfagas de 325 kilómetros por hora y rachas de hasta 400 que llegó a producir en su momento de mayor intensidad, antes de tocar tierra. Sin embargo, el SMN mantuvo el estado de alerta por “lluvias intensas” ya que se prevé que se podrían generar precipitaciones acumuladas de entre 200 y 500 milímetros en distintos estados de México.

Los pronosticadores indicaron que Patricia, a las 13 hora local (15 de Argentina) tenía el nivel de una “tormenta tropical” al llegar al estado de Tamaulipas, en la frontera con Estados Unidos y con la costa del Golfo de México. De esa forma se diluyó lo que había sido calificado como “una amenaza de gran escala” por el presidente Enrique Peña Nieto. “No salgan. Protéjanse y sigan indicaciones de Protección Civil. Estoy pendiente de ustedes”, había escrito el mandatario en su cuenta de Twitter.

Para proteger a los eventuales damnificados, el Ejército evacuó a miles de personas en Jalisco y Colima, los estados más afectados por ser los primeros en recibir al huracán con fuertes vientos que derribaron árboles y letreros, pero sin alcanzar la virulencia que se había pronosticado.

“La naturaleza fue bondadosa”, fue el resumen que hizo el secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, quien consideró también que “hubo algo de fortuna”. De todos modos, reconoció que se produjeron algunos daños en infraestructura y viviendas. “Hicimos la revisión de los lugares afectados por Patricia; hay daños importantes pero afortunadamente no hay pérdidas humanas que lamentar”, afirmó por su parte el gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval.

Ayer el huracán era un remanente en el noreste del país, que se ubica unos 70 kilómetros al sureste de la ciudad de Saltillo. No obstante, seguirá generando lluvias fuertes en varias regiones. Los estados de Jalisco, Colima y Nayarit, en la zona de impacto más directo, sufrieron inundaciones, techos arrancados, árboles caídos y carreteras bloqueadas por deslizamientos de tierra.

En Michoacán, un estado situado más al sur, se registraron daños, pero sólo por las lluvias. Medios locales mostraron imágenes de ríos desbordados, automóviles arrastrados por el agua y hundimiento de carreteras. El huracán tocó tierra con vientos de 305 kilómetros por hora y rachas más fuertes. Más de 50.000 personas fueron evacuadas o llevadas a albergues, incluidos miles de turistas.

“Hasta el momento, aún no hay reportes de daños mayores por el huracán Patricia”, escribió ayer en su cuenta de Twitter el presidente Enrique Peña Nieto, que viajó a Manzanillo para una reunión de evaluación de los daños. Un puente aéreo se puso en marcha desde Puerto Vallarta hacia diferentes estados y hacia Ciudad de México para trasladar de manera gratuita a quienes quieran abandonar la región costera. Los traslados se hacen en aviones de la Fuerza Aérea, la Policía Federal, la Marina y aerolíneas comerciales.

Patricia ingresó también en los poblados de El Estrecho, La Manzanilla y Melaque, en la zona de Bahías de Tenacatita, unos 55 kilómetros al oeste-noroeste de Manzanillo, otra ciudad turística. Las montañas cercanas a la costa actuaron como un freno natural para sus vientos y los constantes llamados a la población a buscar refugio antes de que el huracán tocara tierra, redujeron el riesgo de pérdida humanas.

El secretario de Gobernación, Miguel Angel Osorio Chong, informó en su cuenta de Twitter que autoridades municipales, estatales y federales “realizan recorridos para evaluar impacto y daños”. Según el balance de las autoridades, los aeropuertos, autopistas, carreteras, puertos y el servicio de telecomunicaciones operan con normalidad, salvo el aeropuerto de Manzanillo, que se anegó en algunas partes.

Compartir: 

Twitter
 

Las localidades de la costa, casi completamente evacuadas, sufrieron daños menores por la tormenta.
Imagen: AFP
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.