SOCIEDAD › EL “VIOLENTOMETRO”, UNA HERRAMIENTA PARA GENERAR CONCIENCIA

Los grados de la violencia

Una estrategia didáctica es usada en México para concientizar a alumnos de escuelas primarias y secundarias. Es una escala que identifica los distintos tipos de violencia de género, desde la broma que parecería inocente hasta el asesinato.

 Por Mariana Carbajal

En México elaboraron un “violentómetro” para concientizar a la sociedad, y especialmente a alumnos y alumnas de nivel primario y secundario, sobre la violencia machista. Se trata de un material didáctico con forma de regla con una escala de 30 puntos –que van virando del amarillo al morado–, que muestran distintos niveles de agresión de los cuales puede ser víctima una mujer: desde bromas hirientes hasta el asesinato. “La educación es básica para que los jóvenes entiendan cómo es el ciclo de la violencia. Es necesario que exista una educación contra la violencia hacia las mujeres”, señaló Lilia Mónica López Benítez, magistrada en materia penal de un tribunal colegiado del Distrito Federal de México, durante su exposición en el XIX Encuentro Nacional de la Asociación de Mujeres Jueces de Argentina (AMJA) que tuvo lugar en Santiago del Estero para debatir sobre la problemática de la violencia de género y el femicidio.

López Benítez fue una de las disertantes extranjeras invitadas y participó del panel en el que se abordaron experiencias internacionales para enfrentar la violencia hacia las mujeres. La magistrada dio un panorama escalofriante de la magnitud del problema en México y contó que en junio se aprobó la incorporación de la figura autónoma del femicidio al Código Penal, con una pena de 40 a 60 años de prisión. Pero también destacó que desde el Instituto Politécnico Nacional y el Instituto Nacional de las Mujeres –dos organismos del gobierno federal– se lanzó el “violentómetro”, una herramienta que apunta a sensibilizar a la población, particularmente en las escuelas, sobre las diversas caras que adopta la violencia machista. “No importa en qué nivel te identifiques, la violencia no es normal, detenla ¡infórmate!”, advierte el violentómetro, una especie de regla que enumera diversas situaciones cotidianas o sutiles como bromas, mentiras, chantajes, empujones, caricias agresivas o humillaciones, que pueden llegar hasta altos grados de violencia como los golpes e incluso la muerte. El amarillo señala “Ten cuidado, la violencia aumentará”; el rosa indica “Reacciona, no te dejes destruir”, y el morado, alerta “Necesitas ayuda profesional”.

El “violentómetro”, explicó la jueza mexicana, se está utilizando en distintos ámbitos para concientizar a las mujeres y varones sobre la violencia de género, y particularmente entre adolescentes y jóvenes. Y también como herramienta de detección del nivel de riesgo en que se encuentran las víctimas. En talleres que se realizan en barrios, además del “violentómetro”, se enfatiza sobre distintos síntomas que pueden tener las víctimas, para que su entorno los identifique y pueda brindarles ayuda. Dolores de cabeza crónicos, infecciones vaginales, dolor abdominal o pélvico, síndrome crónico de intestino irritable, todos estos síntomas son relacionados con el nivel de estrés que genera el agresor en la víctima de violencia machista.

Según precisó López Benítez, en 2010 hubo 2418 femicidios: 202 por mes, 47 por semana. El 36 por ciento de esos asesinatos de mujeres por el hecho de ser mujeres fueron ejecutados en el hogar de la víctima, por violencia sexual, misoginia, y violencia intrafamiliar. Las estadísticas indican, precisó la magistrada, que 2,5 por ciento cada 100 mil mujeres mueren en el territorio nacional como consecuencia de la violencia de género. En el estado de Chihuahua, en el límite con Estados Unidos, donde se encuentra la emblemática Ciudad Juárez, los femicidios trepan dramáticamente: en esa región mueren en esas circunstancias 19,1 por ciento cada 100 mil mujeres. “Es zona de maquiladoras, donde trabajan muchas jóvenes. Muchas de ellas mueren en el camino de su casa al trabajo o viceversa y nunca más se sabe de ellas”, indicó. Estos femicidios se adjudican al crimen organizado, apuntó.

Una encuesta nacional realizada en México reveló que el 67 por ciento de las mujeres de 15 años o más vivió violencia en la escuela, familia o trabajo; más del 40 por ciento sufrió violencia efectuada por el esposo o compañero; más del 6 por ciento de entre 15 y 24 años cuenta haber recibido violencia física de su pareja; el 39 por ciento recibió violencia emocional, y 8 por ciento violencia sexual. Ese tipo de estudios nunca se hizo en la Argentina.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.