DEPORTES › MAURO MARTIN Y RAFAEL DI ZEO NO PODRAN VER A BOCA ANTE VELEZ

A Liniers, ni uno ni el otro

El actual jefe de la Doce y su antecesor no podrán acercarse a menos de 500 metros de un estadio, según lo dispuso ayer la Justicia. A Martín lo investigan por amenazas, mientras que a Di Zeo lo acusan de daños en los molinetes de la Bombonera.

El jefe de la barra brava de Boca, Mauro Martín, no podrá ir a las canchas de fútbol en todo el territorio nacional, ni acercarse a menos de 500 metros de un estadio, según lo dispuso ayer la Justicia, que lo investiga por un caso de amenazas contra su rival interno, el ex jefe de la Doce, Rafael Di Zeo, quien deberá cumplir la misma exigencia, más allá de que por la mañana, a través de su abogado, había adelantado que no iría el domingo a la cancha de Vélez. La medida alcanza a otros barrabravas y el cumplimiento de la misma será monitoreado por el Comité de Seguridad.

Martín “deberá abstenerse de concurrir a todo espectáculo deportivo de la especie que se trata, fútbol, en todo el territorio de la Argentina, mientras dure el proceso”, determinó el fiscal Walter López con aval de la jueza Carla Cavalieri, quien se basó en la Ley 26.358 que reprime los hechos de violencia en los espectáculos deportivos.

El actual jefe de la Doce ingresó pasadas las 9 a la fiscalía Su-deste por la puerta de un garaje a bordo de un automóvil, con lo que evitó el contacto con la prensa apostada en el lugar. El barrabrava estuvo acompañado por su abogado, Horacio Rivero, y ni antes ni después de prestar declaración quiso dialogar con los periodistas.

El fiscal Pérez imputó a Martín en una causa por supuestas amenazas contra su ex jefe de la barra brava, por una secuencia fotográfica en la que se lo ve haciendo el gesto de “cortar cabeza”.

En tanto que Di Zeo, tras una confusión del oficial de Justicia que terminó citando a la misma hora a los dos líderes de las facciones enfrentadas, se presentó finalmente, pasadas las 14 y a bordo de una motocicleta, a indagatoria por supuestos daños que él y sus seguidores habrían producido a los molinetes del club de la puerta 6 bis, por donde el último domingo los violentos ingresaron sin entradas al estadio para ocupar un lugar en la segunda bandeja del arco que da al Riachuelo. Sobre el error en la hora de citación, el abogado de Di Zeo, José Monteleone, aseguró: “Quisiera creer que es un error, pero los dos fueron citados al mismo horario. Podría haber ocurrido cualquier cosa”.

Luego, Monteleone argumentó que su defendido ingresó “con la entrada correspondiente” e incluso adelantó que dirá a los funcionarios judiciales “quién se la dio”, en clara alusión a la dirigencia boquense. En este sentido, el miércoles se pudieron ver por televisión imágenes del momento del ingreso de Di Zeo, en las que el ex jefe de la Doce exhibía una entrada en la mano.

Sobre la prohibición de ingresar a los estadios, el abogado de Di Zeo había asegurado por la mañana que sería “inconstitucional” aunque, sin embargo, había adelantado que su defendido no iba a estar presente el domingo en la cancha de Vélez, donde sí podrán hacerlo los dos mil socios que consigan sus entradas a través del sistema de ranking del club.

Compartir: 

Twitter
 

Di Zeo llegó en moto a declarar en la causa por la que se lo acusa.
Imagen: DyN
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.