DEPORTES › EL TORNEO ARGENTINO POSEE EL MAS BAJO PROMEDIO DE GOL ENTRE LAS PRINCIPALES LIGAS

Se juega el auténtico fútbol sin arcos

Con poco más de dos tantos por partido, el Final 2014 subraya una tendencia de escasez de goles que no tiene parangón en los campeonatos más importantes del planeta. Se puede llegar a lo alto de la tabla con menos de un gol por partido.

 Por Pablo Vignone

Se puede discutir si es más competitivo o peor jugado, eso es subjetivo. Lo que es indudable es que, si los goles son la sal del fútbol, el torneo argentino es el más soso en la gran cocina internacional del deporte más popular, con un promedio de gol apenas por encima de los dos tantos por partido, muy por detrás en el repaso de los campeonatos más importantes del planeta.

Con ocho fechas del torneo Final 2014 disputadas en menos de 40 días y a punto de entrar en la recta final, el concurso local acentúa la tendencia declinante de los últimos torneos, en los que, salvo alguna excepción, se anotan menos tantos que en el certamen anterior. De continuar la moda, pronto los arcos estarán de más en los campos de juego. Y, a este ritmo, la chicana del “fútbol sin arcos” con la que se desdeña el cultivo del juego como medio para alcanzar el resultado, se transformará directamente en una precisa definición de lo que se produzca en las canchas.

Con apenas 161 goles convertidos en 80 partidos, el certamen presenta estas peculiaridades:

- El 1-0 es el resultado que más se repite: 21 de los 80 partidos terminaron así, es decir, el 26,25 por ciento, algo más de uno de cada cuatro.

- Diez de los 80 partidos disputados acabaron en empate sin goles: el 12,5 de los encuentros.

- En cambio, sólo en cinco encuentros (el 6,25 por ciento) se anotaron cinco goles. En ninguno se marcaron seis o más tantos.

- En los 80 encuentros, sólo en 16 (la quinta parte), un equipo anotó 3 o más goles. Vélez (el equipo más goleador del torneo) lo hizo en tres encuentros distintos, Rafaela en dos. Ambos, curiosamente, sufrieron las goleadas más categóricas, como se ve a continuación.

- El único conjunto que anotó 4 goles en un partido fue Newell’s, en dos ocasiones: 4-1 a Rafaela en la 4ª fecha, 4-1 a Vélez en la 6ª.

- Pese a ello, con once tantos, Newell’s no es el equipo más goleador del torneo. Excluyendo las dos goleadas, marcó apenas tres goles en seis partidos. Vélez, con 14 tantos, es el más efectivo. De todas maneras, con un promedio de 1,75 gol por encuentro, el conjunto de Liniers está por debajo de los equipos más goleadores de las principales ligas (ver recuadro).

- Los promedios de gol de Colón y Estudiantes, los líderes del torneo, son llamativos: el equipo santafesino anotó 8 goles en igual cantidad de partidos, el conjunto platense apenas 6 (promedio 0,75). Aun cifras raquíticas como ésa les alcanzan para sostenerse en lo alto de la tabla.

- Colón (un gol de promedio) se mantiene en la vanguardia, aunque hace dos fechas que no convierte tantos, habiendo logrado sendos empates 0-0 con Gimnasia y San Lorenzo.

- Con cuatro victorias, tres empates y una derrota, ésta es la campaña de Estudiantes en las ocho fechas ya disputadas: 1-0, 1-0, 2-1,

0-1, 0-0, 1-1, 0-0, 1-0. Con seis tantos, es el cuarto equipo menos goleador del torneo, detrás de Tigre, Quilmes y Argentinos.

- Es un caso muy curioso el de Estudiantes, porque lidera con un promedio inferior a cualquiera de los equipos con menor cantidad de goles convertidos en las ligas de España (Betis, 0,82), Italia (Catania, 0,75), Alemania (Eintracht Braunschweig, 0,8), Francia (Ajaccio, 0,86), Holanda (Den Haag, 1,17) y el torneo estadual de Río de Janeiro (Audax Río, 0,92). El Catania, último en la Liga de Italia y con menos goles anotados que cualquier otro conjunto del Calcio, tiene el mismo promedio (21 goles en 28 partidos, 0,75) que el equipo de La Plata.

- En el torneo uruguayo, el equipo menos eficaz es Miramar Misiones, con 5 goles en 7 partidos (0,71); en el torneo paulista, el rol le toca al Linense, con 8 goles en 14 encuentros (0,57), en el Final 2014, ese papel lo desempeña Tigre, con apenas dos tantos en ocho encuentros (0,25), seguido de Quilmes, con cuatro (0,50).

¿Qué explica la declinante cantidad de goles convertidos? Además de las razones obvias, la pérdida de técnica en los goleadores y las tácticas cada vez más defensivas, hay que considerar las consecuencias, la falta de audacia de los futbolistas para asumir riesgos, especialmente frente al crecimiento de la demanda externa de resultados, sintetizada en la presión de los hinchas y en la generación de climas adversos en la semana posterior a una derrota. “Soportamos con entereza partidos muy malos –ha escrito Diego Latorre– la agonía en el fútbol es insoportable, pero aquí la hemos naturalizado.” La mezquindad, de la que deriva la presunta competitividad del torneo, tiene en la escasez de goles su medida más empírica.

Compartir: 

Twitter
 

Goles como el de Espinoza a River van escaseando de un torneo a otro.
Imagen: Télam
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.