SOCIEDAD › OPINION

De la visibilización al reconocimiento afro

 Por Carlos Alvarez Nazareno *

Al conmemorar hoy el Día Internacional de Lucha contra el Racismo, recordamos al grupo de manifestantes contra el apartheid y la represión sufrida allí, que constituyó la matanza de Shaperville en Sudáfrica, 1960. Para nosotras y nosotros, ser afrodescendiente, africano/a o negro/a nos llena de orgullo, pero también nos plantea la necesidad de dar cuenta, entre otras cuestiones, de las desigualdades socioeconómicas y culturales de nuestras poblaciones en las Américas y el Caribe. Según un informe de Naciones Unidas, aún el 90 por ciento de los afrodescendientes del continente americano vive debajo de la línea de la pobreza y nuestro aporte sociocultural es tibiamente reconocido.

Estas realidades complejas de nuestra región requieren dimensionar el proceso tanto en el tiempo como en el espacio. Las luchas del movimiento afro se visibilizaron fuertemente a partir del siglo XXI y lograron poner en la agenda política y pública nacional e internacional la urgencia de considerar los rezagos que el racismo aún imperante genera a nivel cultural, social, económico y político en nuestras sociedades.

En la ciudad de Buenos Aires, el gobierno de Mauricio Macri viene recrudeciendo su política de hostigamiento, persecución y represión, particularmente hacia la “nueva” migración africana. Un mecanismo de expulsión y xenofobia que tiene su correlato en una Europa “asustada” que apela al cierre de fronteras, levantando muros invisibles, esos muros “legales”, que generan nuevas modalidades de apartheid. Lo que ocurre no es nuevo, en la Argentina esta separación se dio en épocas de la fiebre amarilla, cuando los negros fueron recluidos en los barrios de San Telmo y Balvanera y las clases altas se refugiaron en la Recoleta, originando el mito de la desaparición de la población afroargentina. Una negación hacia nuestra comunidad que aún perdura.

El 2013 nos dejó, por primera vez en la Argentina, la celebración del 8 de noviembre, Día Nacional de los Afroargentinos/as y la Cultura Afro, que sumado a la inclusión de la variable afro en el Censo Nacional 2010 muestra un esfuerzo progresivo de visibilización y reconocimiento de la presencia y el aporte de los afrodescendientes a la conformación de lo que hoy conocemos como Estado nación. También nos dejó, luego de la enorme pérdida que significa la muerte de Mandela, máximo exponente contemporáneo de la lucha contra el racismo, un despertar a nivel mundial de la importancia del compromiso contra el racismo y la xenofobia mediante procesos de paz.

A la luz de los avances y con el peso de la historia se avizora lo que falta: reivindicar el legado de Mandela implica visibilizar y dimensionar el impacto de los mecanismos estructurales del racismo y combatir la pobreza a la que fue condenada la población afro tras los procesos de abolición de la esclavitud.

El desafío para 2014 es repensar la argentinidad, rompiendo con el paradigma excluyente de la Argentina blanca y eurocentrista, profundizando las políticas de reconocimiento del innegable aporte afroargentino a nuestra sociedad. Así, en la antesala del Decenio de los Afrodescendientes, denominado por la ONU para 2015-2024, estaremos valorando y educando sobre el aporte afro en las luchas independentistas, en nuestra cultura, lenguaje, música y comidas, y en el desarrollo de nuestras economías y ciudades, que constituyeron un aspecto fundamental para nuestra identidad nacional. Una Argentina sin racismo y xenofobia es posible, pero necesita del compromiso de toda la sociedad.

* Agrupación Afro Xangó.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.