SOCIEDAD › RADARES AUSTRALIANOS DETECTARON EN EL OCEANO INDICO DOS OBJETOS QUE PODRIAN SER RESTOS DEL AVION DESAPARECIDO

Otra pista, pero primero hay que encontrarla

Son dos trozos aparentemente metálicos. Uno tiene 24 metros de largo y el otro, 5. Después de ser captados por los radares, se montó un operativo para dar con ellos. Por el fuerte oleaje y la escasa visibilidad, la búsqueda fue suspendida y sigue hoy.

Las coordenadas en las que fueron hallados los restos coinciden con la ruta que podría haber tomado el avión malayo.
Imagen: AFP.

Los equipos australianos que colaboran en la búsqueda del avión de Malaysia Airlines desaparecido hace más de una semana con 239 personas a bordo, a través de imágenes satelitales, detectaron ayer restos que podrían pertenecer al aparato. Se trata de dos objetos, de alrededor de 24 metros de largo uno y 5 el otro, que fueron localizados al sur del Océano Indico, pero no pudieron ser identificados por el fuerte oleaje y la baja visibilidad en la zona. La información fue confirmada por el primer ministro australiano, Tony Abbott, quien sostuvo que “la Autoridad Australiana de Seguridad Marítima (AMSA) ha recibido datos, basados en información por satélite, de objetos que podrían estar relacionados con la búsqueda, pero debemos tener en cuenta que la tarea de encontrar estos objetos será sumamente complicada y puede que, al final, no tengan ninguna relación con el vuelo MH370”. Mientras tanto, las autoridades malayas pidieron colaboración al FBI para recuperar los datos que fueron borrados del simulador de vuelo del piloto de la aeronave, secuestrado de su domicilio.

En las imágenes satelitales pueden divisarse dos objetos que podrían pertenecer al Boeing 777-200 de Malaysia Airlines, precisó el primer ministro. Aunque Abbott advirtió que existe la posibilidad de que los objetos detectados no pertenezcan al avión de Malaysia Airlines, admitió que no quería dejar de hacer pública la información debido a la magnitud de su eventual relevancia. En este sentido, se comunicó con su par malayo, Najib Razak, para informarle la situación.

John Young, responsable de la Autoridad Australiana de Seguridad Marítima, también reconoció que los restos podrían no pertenecer a la aeronave. “Probablemente sea la mejor pista que tenemos hasta este momento, pero debemos estar allí, encontrarlas, evaluarlas y saber si son realmente significativas o no”, advirtió.

“Los objetos son bastante borrosos. Para mí, lo importante es que se trata de objetos relativamente grandes cubiertos de agua, que emergen a la superficie y desaparecen”, indicó Young, que detalló que “el objeto más grande tendrá 24 metros. El otro es más pequeño”.

Al hacer el hallazgo, los equipos australianos enviaron de inmediato cuatro vuelos de inspección al lugar, reforzados desde las aguas con el envío de dos barcos de la Armada, equipados para el caso de tener que cargar objetos. Asimismo, se unieron al operativo un barco de vigilancia de la Armada británica, el HMS Echo, y otro de transporte, el San Petersburgo, de origen noruego, que se dirigía a Melbourne pero fue desviado a solicitud de las autoridades australianas para intentar identificar los objetos.

No obstante, debido al fuerte oleaje y la baja visibilidad por la llegada de la noche, el operativo fue suspendido sin resultados hasta hoy a la mañana, momento en que se retomarán las actividades de búsqueda. Si bien todavía no hay confirmación de que los objetos “que parecen mecerse sobre las aguas”, según palabras de Young, pertenezcan al avión, las coordenadas en las que fueron hallados los restos coinciden con la ruta que podría haber tomado, según los cálculos de los especialistas.

Australia coordina el corredor sur del operativo internacional de búsqueda, en los que trabajan en total 6 helicópteros, 18 barcos y 29 aviones. Tras evaluar las corrientes y las condiciones climáticas, la seguridad marítima australiana había centrado su búsqueda a una superficie de aproximadamente 300.000 kilómetros cuadrados, a 2600 kilómetros al suroeste de Perth. Las aguas en esas regiones tienen aproximadamente 1000 metros de profundidad, lo que dificulta los trabajos. AMSA indicó, además, que espera obtener en breve imágenes de los objetos con mejor resolución, tras haber redirigido los satélites.

El gobierno de Malasia pidió cautela, al tiempo que calificó de “pista creíble” el avistamiento de los objetos en las aguas del Indico. Las autoridades malayas explicaron que, aun si se tratara de restos del avión, desconocen lo que tardarían en encontrar las cajas negras del aparato, que contienen la información necesaria para explicar lo ocurrido.

El ministro malayo de Defensa y Transportes, Hishammudin Hussein, advirtió que hay que “corroborar y verificar” la información para no dar “falsas esperanzas” a las familias. Además insistió en que están haciendo todo lo posible para mantener informados a los familiares.

En tanto, de acuerdo con la cadena de televisión británica BBC, el FBI comenzó a colaborar con el gobierno malayo en las tareas de búsqueda del avión de Malaysia Airlines. Los investigadores del organismo estadounidense estarían ayudando a examinar el simulador de vuelo casero que tenía en su vivienda el piloto del vuelo MH370, Zaharie Ahmad Shah, de 53 años. Se cree que el piloto habría eliminado algunos archivos de dicho simulador días antes de volar el Boeing 777-200.

El FBI, de extensa experiencia en la investigación de desastres aéreos, informó mediante un comunicado que “continúa cooperando con las autoridades malayas y dando apoyo cuando es necesario en la investigación del avión desaparecido”, aunque no dio más precisiones.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.