ECONOMíA › LA JUSTICIA ORDENO INDAGAR A LOS TITULARES DE CINCO CASAS DE CAMBIO

Ventas a “coleros” en la mira

La jueza federal Servini de Cubría investiga ventas de divisas en 2007 a prestanombres por montos superiores a los autorizados. La denuncia la hizo el Banco Central. Llegó el momento de indagatorias: ya hay cinco dueños de casas de cambio citados.

La jueza federal María Servini de Cubría citó a indagatoria a los titulares de cinco casas de cambio por venderles divisas a “coleros”. Se trata de una causa penal iniciada en mayo de 2008 por la que también fueron convocadas a declarar nueve personas identificadas como “prestanombres” que compraron más de 30 mil dólares en un mismo mes. La denuncia fue realizada por el Banco Central por supuestas operaciones de cambio realizadas en infracción a las normas vigentes en la materia, que incluyen las correspondientes a la prevención del lavado de dinero.

Luego de una prolongada investigación conjunta entre el juzgado interviniente y el Central, en la que se analizaron más de un millón de operaciones cambiarias, se recabó suficiente evidencia para citar a ambos extremos de la operatoria: el nivel más bajo, los coleros, y el más alto, los propietarios de las casas de cambio. Desde la autoridad monetaria siguen de cerca la causa, mientras terminan de analizar los resultados de las inspecciones realizadas junto con AFIP y la Unidad de Información Financiera (UIF) en el microcentro porteño la semana pasada.

Los responsables de las agencias París Cambio, Transatlántica, Italtur, Cambio Perseo y Banco Piano fueron citados a declarar a partir del 14 de noviembre. Según figura en la denuncia, el Banco Central observó a partir de julio de 2007 un “incremento significativo” en la cantidad y volumen de transacciones de venta de dólares. Para las autoridades del BCRA se trató de una variación “injustificada” en las transacciones y consideraron que “revelaban la realización de operaciones no genuinas, en el sentido de que se utiliza a un tercero para encubrir la identidad y mantiene en el anonimato al real comprador”. El uso de los “coleros” permite al comprador original evitar declarar el origen de los fondos y que su información personal quede registrada en la base de datos, que las entidades autorizadas a operar en el mercado de cambios están obligadas a remitir diariamente a la autoridad monetaria. Según precisa la jueza Servini de Cubría, como el real adquirente de los dólares queda en el anonimato “evade las normas de previsión de lavado de dinero”.

En ese sentido, la magistrada Servini de Cubría consideró que los titulares de las casas de cambio identificadas no podían desconocer las transacciones llevadas a cabo en la entidad por las personas identificadas como coleros. Los nueve individuos que prestaban su nombre y fueron citados a declarar realizaron operaciones de cambio en diferentes entidades financieras por sumas superiores a los 30.000 dólares en el mismo mes. Durante el segundo semestre de 2007 el tipo de cambio osciló entre 3,11 y 3,20 pesos.

Compartir: 

Twitter
 

Jueza Servini. Los dueños “no podían desconocer” las operaciones.
Imagen: Daniel Dabove
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.