ECONOMIA

Apostillas

- El alcohólico y el barco. El Premio Nobel de Economía de 2001, el estadounidense Joseph Stiglitz, criticó ayer con dureza a George Bush. Interrogado sobre la desconfianza que se ha instalado entre los bancos, Stiglitz destacó que “los banqueros se han portado muy mal” y que hay “que revisar toda la regulación del sistema”. “Hay un agujero en el barco y la urgencia es repararlo, como dice Ben Bernanke. Pero también se debe cambiar de capitán. El barco está conducido por un alcohólico, que nos sigue llevando directo contra las rocas”, afirmó.

- Corralito finlandés. Islandia y Gran Bretaña anunciaron ayer que lograron un “avance significativo” y acuerdos de principio para que los clientes británicos de un banco islandés nacionalizado en las últimas semanas y cuyas cuentas fueron congeladas sean reembolsados. Gran Bretaña envió el viernes a Islandia una delegación que durante el fin de semana analizará la forma de encontrar una solución a la crisis bancaria entre ambos países. Desde el martes pasado, los clientes británicos del Icesave, una de las sucursales británicas del banco islandés Landsbanski, nacionalizado días atrás, ya no pueden acceder a sus cuentas. Según la prensa británica, más de 300.000 británicos tienen cuentas en esa sucursal por un monto total estimado en 5100 millones de euros.

- Attac pasa factura. El movimiento antiglobalización Attac calificó de “insustancial” el plan de acción de los mandatarios del grupo de los siete países más industrializados (G-7) ante la crisis financiera internacional. “En vista de lo dramático de la situación, la declaración es extraordinariamente insustancial”, sostuvo Stephan Schilling, experto de mercados financieros de la sección alemana de la organización. Para Schilling, el plan lanzado en Washington ni siquiera menciona problemas centrales como los desequilibrios globales en los balances comerciales y en las divisas, y tampoco muestra voluntad de querer obligar a asumir los costos de la crisis a aquellos que la originaron. Para Attac, la actual crisis viene a vengarse con dureza de la política de bloqueo que los países industrializados practicaron en épocas de presunta bonanza globalizadora de todos los intentos de crear estructuras para regular y controlar a nivel mundial la economía mundial.

- Correa quiere repatriar. El presidente Rafael Correa sugirió ayer a la banca ecuatoriana repatriar sus capitales debido a la expansión de la crisis financiera originada en Estados Unidos. “Si hay un contagio generalizado, hay que tener cuidado, y lo mejor sería regresar –y esto es un llamado a la banca– esos capitales al país”, afirmó Correa en su programa semanal de radio y televisión. El primer mandatario, que en su momento aseguró que no le importaba el declive de la primera economía del mundo, reconoció que si la crisis desemboca en una “recesión mundial” el país podría verse afectado por una caída de los precios del petróleo, principal fuente de ingresos.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMIA
 indice
  • DEMANDA DEL G-20, EN EL QUE PARTICIPA ARGENTINA, PARA QUE LAS GRANDES ECONOMIAS FRENEN LA CRISIS
    Los 20 exigen que se haga el rescate y que sea ahora
    Por Sebastián Premici
  • LOS QUINCE PAISES DE LA UNION SE ENCUENTRAN EN PARIS
    Otra reunión europea, a pleno
    Por Eduardo Febbro
  • LAS MEDIDAS DEL GOBIERNO PARA CONTROLAR LA CRISIS EN LA ARGENTINA
    Entre Brasil y el dólar
    Por Daniel Miguez
  • OPINION
    El tercer comienzo
    Por Mario Wainfeld
  • LA GRAN DEPRESION DE 1929 Y LA CRISIS FINANCIERA DE 2008
    Fantasmas del New Deal
    Por Ernesto Semán
  • OPINION SOBRE LA CRISIS FINANCIERA DE ESTADOS UNIDOS
    El gato que se muerde la cola
    Por Mario Rapoport

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.