EL MUNDO › HOY 34 MILLONES DE COLOMBIANOS ELIGEN GOBERNADORES, ALCALDES Y CONCEJALES

Un plebiscito para el proceso de paz

Los funcionarios electos serán actores fundamentales para aplicar los acuerdos de paz que se vienen negociando en La Habana entre el gobierno y la guerrilla de las FARC, que anunció un alto el fuego unilateral para facilitar los comicios.

Casi 34 millones de colombianos elegirán hoy a sus gobernadores, alcaldes y concejales, que serán actores fundamentales para aplicar los acuerdos de paz entre el gobierno y las FARC, próximos a firmar en La Habana. Se espera que los comicios se desarrollen en paz, ya que como consecuencia de los avances en las negociaciones, las FARC iniciaron un alto el fuego unilateral el pasado 20 de julio que fue respondido por el Estado con una reducción de las acciones contra esa guerrilla, que redujo drásticamente el nivel de violencia. De esta forma, estos comicios tendrán características distintas a los de las últimas décadas, donde la confrontación interna siempre tenía un peso mayor.

Para garantizar que el ambiente pacífico prospere en las elecciones, fue decretada una restricción al porte de armas y la ley seca que rige desde ayer por la tarde y se extenderá hasta el lunes por la madrugada. En total están en juego las alcaldías de 1102 municipios y las gobernaciones de los 32 departamentos del país para los próximos cuatro años, además de miles de concejales, diputados de asambleas regionales y ediles de las Juntas Administradoras Locales (JAL).

Hoy las plataformas y las agendas de los candidatos giran en torno a las necesidades sociales, económicas y a temas de seguridad urbana, si bien todos los analistas coinciden en que el posconflicto será complejo e incidirá en todos estos ítems, que tendrán que manejar quienes resulten electos.

La atención está centrada en la Alcaldía de Bogotá, donde las encuestas vaticinan una disputa cerrada entre el ex alcalde Enrique Peñalosa, del movimiento Equipo por Bogotá, y el ex ministro Rafael Pardo, del Partido Liberal, y apoyado también por el Partido de la U, que están en situación de empate técnico. Con posibilidades llega también Clara López, del Polo Democrático Alternativo, partido que ganó las tres últimas elecciones en la capital colombiana.

El otro centro urbano que es mirado con atención es Medellín, capital del poderoso departamento de Antioquia, donde el candidato del ex presidente Alvaro Uribe, acérrimo enemigo de los diálogos de paz con las FARC, es muy fuerte. En esa ciudad, el candidato de Centro Democrático, Juan Carlos Vélez, aparece como sondeo en los favoritos, con cerca del 33 por ciento de intención de voto. Le siguen Federico Gutiérrez, del Movimiento Creemos, con poco más del veinte por ciento, y Gabriel Jaime Rico, de la Gran Alianza por Medellín, con el 13 por ciento. En cambio, el vicepresidente Vargas Lleras tiene asegurado el triunfo en Barranquilla con su candidato Alex Char; mientras en Cali, la coalición de gobierno mira con atención a los dos candidatos que puntean: Roberto Ortiz y Maurice Armitage.

La organización de las elecciones tuvo un costo para el Estado de casi 141 millones de dólares, gasto dedicado en parte a la impresión de las más de 148 millones de tarjetas electorales.

La carrera electoral la iniciaron 4567 candidatos que aspiran a ganar las alcaldías y 149 que aspiran a ser elegidos para gobernar uno de los departamentos. Además, hay 90.209 candidatos a ser elegidos como miembros de los concejos locales, 3422 a las asambleas regionales y 14.484 para las JAL. De esta forma, son 112.832 candidatos los que están en el padrón electoral dentro de una miríada de organizaciones políticas que muestran la fragmentación de partidos que vivió el país en los últimos años.

A los 10.838 puestos de votación, el mayor de los cuales se instaló en el centro de convenciones y exposiciones Corferias de Bogotá, están llamados a acudir 33,8 millones de colombianos, de los cuales 16,4 millones son hombres y 17,4 millones mujeres.

Para garantizar su seguridad, el Ministerio de Defensa puso en marcha el Plan Democracia, que incluye el despliegue de 420.000 miembros de las fuerzas militares y de policía que estarán presentes en todo el país.

Además, el gobierno colombiano centró sus esfuerzos en evitar uno de los delitos más frecuentes en esta época, la denominada “trashumancia electoral”, una forma de comprar votos tipificada como delito en el Código Penal. Para evitarlo, más de 1,6 millones nombres fueron eliminados de registros electorales en toda Colombia como parte de un proceso de depuración del censo electoral, según los datos del Consejo Nacional Electoral (CNE). Para garantizar la transparencia de los comicios, la Organización de Estados Americanos envió a Colombia a una Misión de Observación Electoral (MOE), liderada por el ex presidente guatemalteco Alvaro Colom.

Precisamente, el presidente Juan Manuel Santos agradeció ayer a los observadores internacionales. “Ya están verificando, validando y legitimando la democracia colombiana con su presencia”, dijo al respecto.

“Toda democracia debe buscar ser cada vez mejor, es un ejercicio de mejoramiento continuo”, aseguró. Santos consideró indispensable el trabajo de los observadores y afirmó que puesto que los comicios son una condición necesaria para la democracia, y cuanto mayor es la transparencia, goza de mayor legitimidad.

Asimismo, consideró estas elecciones como las más pacíficas e importantes en varios años, puesto que quienes sean elegidos verán desde sus cargos la transición hacia la paz. “La paz se va a construir en las regiones con participación de alcaldes, gobernadores, concejales y diputados”.

Compartir: 

Twitter
 

Los empleados trabajaban ayer para acondicionar un centro de votación en Bogotá.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.