EL MUNDO › NEGOCIA LA GESTION DE LA EXPLANADA DE LAS MEZQUITAS EN JERUSALEN

Kerry, entre Israel y Jordania

Kerry adelantó que Netanyahu aceptó la propuesta del rey jordano Abdullah II de instalar cámaras en la explanada para establecer una vigilancia las 24 horas del día. Miles protestan en Tel Aviv en contra de la represión israelí.

A través de una negociación mediada por el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, los gobiernos de Israel y Jordania acordaron establecer nuevas medidas sobre la gestión de la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén. Entretanto, miles de personas se concentraron ayer en Tel Aviv para protestar por la respuesta israelí a la ola de violencia que sacude Israel y Palestina y exigieron al gobierno la búsqueda de una solución política al conflicto con los palestinos.

En una rueda de prensa en Amman, Kerry anunció que los detalles sobre estas medidas los dará el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu. Está previsto que el jefe de gobierno israelí anuncie que su Ejecutivo impedirá desde ahora que los judíos recen en la explanada y que no pretende variar el statu quo o forzar una división de tiempo o espacio en la custodia del lugar sagrado. En señal de prueba de sus intenciones, Kerry adelantó que Netanyahu aceptó la propuesta del rey jordano Abdullah II de instalar cámaras en la explanada, con el acuerdo de establecer una vigilancia las 24 horas del día.

En el tratado de paz de 1994, Israel reconoció la custodia jordana de los lugares sagrados musulmanes y cristianos de Jerusalén Este, que había arrebatado a los jordanos y ocupó en la Guerra de los Seis Días de 1967. Tras un encuentro con el jefe de la diplomacia jordana, Naser Yudeh, Kerry indicó que funcionarios israelíes, en reuniones con miembros del Ministerio jordano de Asuntos Islámicos, serán los encargados de intentar calmar la tensión por las diferencias por el control de la Explanada de las Mezquitas. Antes el funcionario estadounidense mantuvo entrevistas, a puerta cerrada y por separado, con el presidente palestino, Mahmud Abbas, y con Abdullah II de Jordania. Abbas pidió a Estados Unidos su apoyo a la solicitud palestina de que Naciones Unidas envíe una fuerza internacional que ofrezca protección al pueblo palestino. Además, lo instó a convocar una conferencia internacional que lleve al establecimiento de un Estado palestino independiente en las fronteras de 1967. Asimismo, según indicó un vocero palestino, Abbas presentó al jefe de la diplomacia estadounidense cinco archivos que documentan las violaciones y asesinatos realizados por israelíes en los territorios palestinos.

El negociador jefe palestino y secretario general de la Organización para Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat, explicó que Abbas subrayó la necesidad de restaurar los acuerdos de antes del año 2000, que hacían responsable al Ministerio jordano de Asuntos Islámicos de la mezquita de Al Aqsa.

El monarca jordano y Kerry conversaron, entre otros temas, sobre la actual escalada de violencia en Israel y Palestina. Durante la entrevista, Abdullah II precisó que su país debe recuperar la custodia del templo. Funcionarios del Gobierno jordano detallaron que el monarca insistió en que la custodia de ese lugar sagrado para el islam es labor del Ministerio jordano de Asuntos Islámicos, que hasta el año 2000 fue el responsable de gestionar las visitas para los no musulmanes. Kerry señaló, en alusión a acusaciones realizadas por palestinos de que fanáticos judíos estarían preparando la demolición de la mezquita de Al Aqsa para construir un templo en su lugar.

La actual ola de violencia en Israel y Palestina, que se inició hace más de un mes, generó diferentes ataques y disturbios que provocaron la muerte, por el momento, de 53 palestinos (cerca de la mitad de ellos abatidos en agresiones a israelíes, en su mayoría con arma blanca).

En respuesta al aumento de la tensión, el Gobierno israelí decidió la implementación de una serie de medidas punitivas y un refuerzo de seguridad en el país sin que hasta la fecha de violencia haya remitido, lo que motivó la implicación de la diplomacia internacional para frenar la violencia.

Por la noche, poco más de 10.000 personas se concentraron en Tel Aviv para protestar por la respuesta israelí a la ola de violencia que sacude Israel y Palestina, y exigieron al Gobierno la búsqueda de una solución política al conflicto con los palestinos. “No habrá seguridad sin una solución negociada”, fue el lema que aglutinó a miles de israelíes bajo la convocatoria de la ONG israelí Shalom Ajshav (Paz ahora, en hebreo), que incluía la intervención de activistas y miembros de los partidos de la izquierda israelí, entre ellos Meretz o los laboristas. Una de las organizadoras de la convocatoria, Anat Ben Nun, mostró su satisfacción por la cifra de asistentes y explicó el motivo de la protesta. “Después de semanas difíciles, en la que la situación se ha enconado, queremos decirle al Gobierno que hay otra manera de hacer las cosas y que deben parar inmediatamente las provocaciones que todos hemos visto en el pasado”, dijo. Ben Nun agregó que con las agresiones alejan la posibilidad de encontrar una solución. Sin embargo, adjudicó gran parte de la responsabilidad a la extrema derecha israelí, a la cual culpó de realizar provocaciones que agravan la situación. Luego del acto, la ONG convocante emitió un comunicado en el que condensó el pedido al gobierno israelí. “Solo un proceso político que lleve al fin de nuestro control sobre millones de palestinos terminará con el sangriento conflicto entre dos pueblos y permitirá a palestinos e israelíes vivir en paz y tranquilidad.”

Compartir: 

Twitter
 

El canciller estadounidense Kerry se reúne con el rey jordano Abdullah II ayer en Amman.
Imagen: Télam
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.