EL PAíS › CON ESTA MEJORA SE BUSCA EQUIPARAR LA RENTABILIDAD DE LOS TAMBOS CON LA DE LA SOJA

Buena leche para que la soja no cope todo

El Gobierno firmó ayer un nuevo acuerdo con el sector lácteo que contempla un aumento de hasta 13,6 por ciento para los tamberos. Además, se reducen las retenciones a la exportación de leche en polvo. Quejas de las entidades rurales.

El Gobierno firmó ayer un nuevo acuerdo con el sector lácteo que contempla un aumento de hasta 13,6 por ciento para los tamberos. La industria les pagará por cada litro de leche fluida 0,945, en lugar de los 0,85 que venía desembolsando. Además, la compensación estatal subirá de 7 a 10 centavos. De este modo, el ingreso de los productores por litro pasará de 92 centavos a 1,045 peso (13,6 por ciento). Para que la industria no traslade la parte del aumento que debe afrontar a los consumidores, el Estado elevó el valor de corte para la tonelada de leche en polvo exportada de 2770 a 3116 dólares (12,5 por ciento), lo que en los hechos significa una reducción de la retención, y le otorgará una compensación de 15 centavos por cada litro de leche utilizado en la elaboración de 15 productos masivos, entre los figuran quesos, leches blancas, chocolatadas, dulce de leche, manteca, crema, yogures y postres. Con esta mejora se busca equiparar la rentabilidad de los tambos con la soja y otorgar así un estímulo que permita elevar la producción de leche de 10.000 a 14.000 millones de litros anuales en el mediano plazo.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció la firma del acuerdo durante un acto realizado ayer por la noche en la Casa de Gobierno. En representación de la industria firmaron el presidente del Centro de la Industria Lechera, Osvaldo Cappelini, y el titular de la Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas Lácteas, Luciano Di Tella, mientras que los tamberos estuvieron representados por Enrique Socin, presidente de la mesa de productores de leche de Santa Fe; Juan Trossero, titular de la Cámara de Productores de Leche de Córdoba, y Alfredo De Elespuru, presidente de la Cámara Pampeana.

El Gobierno no pudo sumar a la Cámara de Productores de Leche de Buenos Aires ni a la Unión General de Tamberos, las que criticaron la iniciativa. También se opusieron Sociedad Rural, Confederaciones Rurales y Federación Agraria. “La solución no pasa por más compensaciones, sino por un precio que nos permita seguir produciendo e invirtiendo para aumentar la producción de leche como único camino para abastecer plenamente el mercado interno y aprovechar una excepcional oportunidad internacional”, expresaron las tres entidades en un comunicado conjunto.

Si bien no lo expresaron, uno de los motivos que también causó malestar entre los ruralistas fue que la negociación se llevará adelante al mismo tiempo que las entidades están presionando a los legisladores para que deroguen la Resolución 125 que fijó el aumento para las retenciones de soja. Fuentes de las entidades señalaron a PáginaI12 que Mario Llambías, titular de CRA, estaba indignado con las entidades de tamberos que firmaron y llegó a calificarlos de “traidores”.

En una de las reuniones que mantuvo la comisión de enlace con el Gobierno durante el conflicto, los productores habían pedido 1,25 por litro de leche fluida. Ellos aseguran que ese monto es el incentivo necesario para que inviertan y aumenten la producción. En el Gobierno, en cambio, consideran que 1,05 peso es suficiente.

Fuentes oficiales aclararon incluso a PáginaI12 que con los valores que venían obteniendo los tamberos desde diciembre su rentabilidad no estaba en riesgo. El problema es que la ganancia que otorga la soja es tan espectacular, incluso luego de descontar las retenciones, que la única forma para evitar que los tamberos abandonen la actividad y se pongan a cosechar soja es mejorándoles el precio final.

De hecho, el precio que están recibiendo es mejor que el que percibían durante los últimos años de la convertibilidad. Los tamberos cobraban entonces entre 17 y 21 centavos de dólar por litro producido. Ahora cobran más y piden más porque el mercado interno está en crecimiento y Argentina les vende leche en polvo a más de 20 países y, si bien las retenciones le quitan incentivo a la exportación, la mayor demanda favoreció su poder de negociación. Otro motivo por el que reclaman es porque ven que los supermercados venden algunas leches incluso por encima de los tres pesos, obteniendo una renta muy alta a costa de ellos.

Compartir: 

Twitter
 

Los tamberos reciben actualmente en dólares más de lo que cobraban en la década del 90.
Imagen: AFP
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.