EL PAíS › NUEVA INDAGATORIA PARA RICARDO JAIME

Otra vez a tribunales

 Por Irina Hauser

Ricardo Jaime tiene una nueva cita en tribunales, otra vez como sospechoso. El juez federal Norberto Oyarbide lo llamó a indagatoria por posible cohecho y dádivas en base a un requerimiento del fiscal Carlos Rívolo, quien sostiene que el alquiler de dos departamentos utilizados como vivienda por el ex secretario de Transporte los pagaba TEBA, concesionaria de la terminal de ómnibus de Retiro, empresa a la que debía controlar y a la que durante su gestión se le extendió la concesión hasta 2015. También serán indagados el dueño de esa firma, Néstor Otero, otras cinco personas vinculadas con ella y la esposa de Jaime, Silvia Reyss.

La investigación sobre el pago de los alquileres es una derivación de la causa sobre el presunto enriquecimiento ilícito de Jaime mientras estuvo al frente de Transporte. Los departamentos en cuestión, uno en Cerrito 1518 y otro en Libertador 654, son propiedad de la empresa Frans Bell, de los hermanos Leonardo y Fernando Redondo, este último ex futbolista. En base a la documentación que ellos aportaron y a otra secuestrada en allanamientos, los investigadores sostienen que quienes figuraron como “fiadores lisos y llanos” de la obligación del pago del alquiler fueron Edgardo Preti y Gabriel Akerman –señala el dictamen del fiscal–, “ambos integrantes de la sociedad anónima TEBA”. El inmueble de Cerrito aparece alquilado entre 2003 y 2007. Desde ese año, el alquiler del piso de Libertador, donde vive Jaime, aparece a nombre de Alfredo Pielach, también directivo de la firma que explota la terminal de Retiro. Las facturas de servicios públicos, telefonía celular, televisión por cable e Internet llegaban a nombre del ex funcionario. Otras tantas estaban a nombre de Reyss, su mujer.

Algunos de los pagos, según se estableció en la causa, fueron en efectivo, y otra parte fue en cheques del Banco Galicia pertenecientes a la empresa Cleanter, domiciliada en la planta baja de la terminal de ómnibus de Retiro y encargada de la limpieza de los años. Un empleado de Frans Bell, a menudo encargado de retirar los pagos, dijo que cuando no iba directamente a los departamentos de Cerrito o Libertador, tenía que buscar el dinero en la terminal de Retiro, más puntualmente de la tesorería de TEBA, cuyas oficinas fueron allanadas, igual que las de Cleanter, integrada por Víctor Manuel González y Leopoldo Bonilla.

Otra de las pistas que une a TEBA con Jaime y su entorno es que algunos de sus ejecutivos, entre ellos Pielach, integran la sociedad anónima Lago Azul, que compró el hotel Saint Tropez en Villa Carlos Paz, que maneja Julieta Jaime, una de las hijas del ex funcionario. El domicilio que dio Lago Azul en su carta de fundación es Omaguacas 91, donde vive la propia Julieta. Por esa vivienda se habrían pagado 440.000 pesos en 2008. La joven carece de categoría impositiva.

Oyarbide y el fiscal Rívolo sospechan que la concesionaria de Retiro le habría devuelto algún favor a Jaime, durante cuya gestión se le prolongó la concesión, que expiraba en 2006. Los alquileres, de hecho, fueron pagados mientras era funcionario. Las indagatorias serán entre el 5 y el 23 de agosto. Jaime es el último de la lista. Ya tiene un procesamiento por dádivas, por haber hecho viajes en taxis aéreos de empresas de transporte que estaban bajo su control, y otro por llamar a una licitación desobedeciendo una orden judicial que lo impedía. La investigación sobre su patrimonio continúa. El mes que viene, por dádivas y/o cohecho, serán indagados también su esposa, Otero, Akerman, Preti, Pielach, González y Bonilla.

Compartir: 

Twitter
 

El ex secretario de Transporte Ricardo Jaime.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.