EL PAíS › DOCUMENTO DE LOS CURAS EN OPCION POR LOS POBRES ANTE LAS ELECCIONES

Por un proyecto inclusivo

“Los cristianos no podemos votar proyectos basados en el liberalismo económico que acentúen el individualismo.”

 Por Washington Uranga

Los sacerdotes católicos identificados como Grupo de Curas en la Opción por los Pobres formularon un mensaje con motivo de las elecciones legislativas del próximo 27 de octubre, en el que plantean la necesidad de emitir el voto tomando en cuenta “proyectos” porque “en política se eligen ‘proyectos’, es decir, propuestas del país que queremos, y los medios para lograrlo”. Piden a los candidatos que expliciten cuáles son sus proyectos, sus modelos y sus intenciones y a los ciudadanos, que exijan “que los candidatos propuestos digan clara y explícitamente qué van a hacer, cómo lo van a hacer y con qué recursos, y que –escuchando atentamente– sepamos elegir la propuesta que, según nuestro criterio, mejor defienda a los pobres”. En el mismo texto, los curas expresan la necesidad de optar por aquel proyecto que “pretenda ser cada vez más inclusivo” y “en el que los pobres sean no solamente destinatarios de buenas políticas, sino verdaderos protagonistas”.

Dicen también que “los cristianos no podemos votar proyectos basados en el liberalismo económico que acentúen el individualismo y la primacía de la ganancia personal”. Por el contrario, aseguran los sacerdotes, “hemos de fijar la mirada en proyectos colectivos e inclusivos, con fuerte presencia del Estado como garante de lo público y regulador de la igualdad de oportunidades desde la justicia social y el bien común, ya que la propiedad privada no es un dogma intocable, debe tener un sano límite impuesto por la necesidad de todos”.

En su análisis, el grupo de curas, que ha mostrado muchas afinidades con la actual gestión del gobierno nacional, sostiene que “en un ‘proyecto’ se tiene en cuenta de dónde venimos, dónde estamos y hacia dónde queremos ir”. Por eso, dicen, “invitamos a todas y todos a recordar las consecuencias funestas del neoliberalismo de los ’90, continuación de lo empezado en la dictadura cívico-militar, y alertamos ante los intentos visibles o encubiertos que pretenden que volvamos a esa “noche oscura”. No hace falta demasiada memoria para recordar cómo ese proyecto hundió el país y provocó hambre, desocupación, injusticia, desigualdades y muerte”.

Al hacer un balance de la situación, el documento de los curas advierte que “reconocemos muchos logros en nuestro momento presente, como la recuperación de la producción y el empleo, el mejoramiento de los principales indicadores sociales; la discusión del salario en paritarias; la Asignación Universal por Hijo y madres embarazadas; el plan Conectar Igualdad y el plan Pro.Cre.Ar.; una más justa movilidad jubilatoria y la recuperación de la jubilación solidaria; el lugar dado a la educación y la importancia que las escuelas primarias y secundarias tienen a lo largo y ancho del país: en diez años se sextuplicó el presupuesto educativo y se crearon nueve universidades públicas y el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva; la mayor presencia del Estado en inversiones para beneficio público y control de la actividad privada o en la reestatización de algunos servicios, ya que las empresas deben servir a un proyecto de país y no a los arbitrios del capital”.

Sin embargo, señalan, “sabemos que falta mucho todavía”. Y formulan algunas críticas respecto de la “desvalorización del poder adquisitivo del salario afectado por la inflación y la necesidad de una más justa distribución de la renta y la movilidad social ascendente que siga disminuyendo los niveles de pobreza; la incidencia negativa del empleo no registrado, aun cuando se ha reducido significativamente desde fines de 2003; el acceso a la vivienda y la tierra como derechos constitucionales por encima de las imposiciones del mercado”.

Más adelante señalan los curas que “sabemos que en una campaña electoral muchos candidatos y candidatas intentan convencer al público de que resolverán todos los problemas (apoyados por asesores de imagen venidos del ámbito del marketing que venden tanto electrodomésticos como personas), pero son en realidad globos inflados sin sustancia o sin proyecto visible y público”. Por eso “invitamos a nuestros hermanos y hermanas a escuchar propuestas y no slogans pegadizos y agradables a los oídos, pero vacíos de contenido, como cuando se habla livianamente de la ‘inseguridad’ o de ‘la plata de los jubilados’”.

El documento de los curas en la opción por los pobres afirma en otro de sus párrafos que, “si bien es cierto que la corrupción y la deshonestidad pueden opacar las buenas ideas e incluso frustrarlas y se debe trabajar para erradicarlas, tampoco podemos caer en la tentación –inducida por muchos– de desestimar el decisivo valor de la política como herramienta necesaria para construir futuro. Si se imponen conceptos (con cierto fundamento en la realidad pero superficiales) tales como “los políticos son todos corruptos”, estaremos abonando el terreno para las ideas autoritarias, economicistas, antipopulares y antidemocráticas”.

Por último, los sacerdotes desean “fervientemente una jornada electoral desarrollada como fiesta democrática, en armonía y en paz, sin menospreciar la enorme alegría de vivir en libertad para expresar nuestras ideas y convicciones políticas a través del voto”.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Sandra Cartasso
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.