EL PAíS › DANIEL SCIOLI Y FLORENCIO RANDAZZO BAJARON EL TONO DE SU DUELO DE CARA A LAS PRIMARIAS

Un paréntesis a los cruces de campaña

Tras la escalada verbal que protagonizaron esta semana, el gobernador bonaerense y el ministro del Interior se dieron ayer una tregua. “Van a pagar los costos cuando la sociedad se harte de escuchar estupideces”, advirtió Aníbal Fernández.

 Por Nicolás Lantos

La escalada verbal que protagonizaron esta semana, por interpósitas personas, Florencio Randazzo y Daniel Scioli, precandidatos del Frente para la Victoria a la presidencia, calentó la interna oficialista a cinco meses de las PASO. Ayer, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, también anotado en la carrera para suceder a Cristina Fernández de Kirchner, cruzó fuerte a los dos: “Van a pagar los costos cuando la sociedad se harte de escuchar estupideces” si insisten en agraviarse, advirtió el funcionario.

En la Casa Rosada hay cierta preocupación por las consecuencias que una campaña de tan alta tensión puede tener una vez que se resuelva la candidatura y haya que aunar esfuerzos para ir a las generales de octubre, por lo que consideran que es necesario “bajar un cambio”. También se manifestó en ese sentido otro postulante a la primera magistratura, el ministro de Defensa, Agustín Rossi, que a través de Twitter advirtió que “el verdadero adversario es la derecha”.

Paños fríos

Las críticas de Randazzo a Scioli ya llevan unas cuantas semanas, pero la novedad estos días fue que desde el entorno del gobernador bonaerense desempolvaron artillería pesada contra el ministro de Interior y Transporte. El primer intercambio duró poco más de veinticuatro horas hasta que la Presidenta, rápida de reflejos, los juntó a los dos en el acto que encabezó en el Aeropuerto de Ezeiza para presentar un nuevo avión de la flota de Aerolíneas Argentinas, junto al precandidato a jefe de Gobierno porteño y titular de esa compañía, Mariano Recalde.

Ayer, el mismo Recalde, parte de la mesa nacional de La Cámpora, agrupación cuyos posicionamientos políticos funcionan como alter-ego de la mandataria, dejó en claro su posición sobre el tema: “Espero que gane el que mejor represente y garantice la continuidad de este proyecto político. Hay muchas diferencias, pero a la hora de encabezar un proyecto cualquiera de los precandidatos que se han manifestado puede hacerlo”, dijo, al tiempo que bajó el tono a los cruces, que calificó como “chispazos verbales”.

En la Casa Rosada, off the record, reconocen sin embargo que una confrontación en términos tan duros, a tantos meses de las primarias, puede “salirse de cauce” y terminar perjudicando al que salga ganador de ese trance. “Hay que poner paños fríos, no podemos contarnos las costillas adelante de todo el mundo”, analiza un funcionario del gobierno nacional. Pero no hubo un pedido a ninguno de los precandidatos para que modifique su discurso. “La Presidenta por ahora ha decidido no intervenir en la campaña”, es la única explicación oficial.

Dos hombres en pugna

Scioli habla a través de sus funcionarios: así como a comienzos de la semana la voz la tuvo su jefe de Gabinete, Alberto Pérez, que apuntó contra Randazzo, ayer fue el turno de la ministra de Gobierno, Cristina Alvarez Rodríguez, mostrando una cara más conciliadora. “El verdadero adversario está fuera del Frente para la Victoria y es Mauricio Macri”, sostuvo la funcionaria, que agregó: “Para que haya peleas internas tiene que haber dos, y Daniel Scioli es un líder integrador.”

En La Plata aseguran que no quieren “entrar en rencillas internas” porque el gobernador “no está disputando la candidatura sino la presidencia” y debe pensar en contener a todo el peronismo luego de las primarias de agosto. Cerca de Randazzo, en tanto, aseguran que el ministro “va a seguir diciendo lo que piensa cuando le preguntan” porque “no es hipócrita”. El martes por la noche, en una reunión con intendentes de la tercera sección electoral, los jefes comunales le pidieron que revise el tono de sus críticas a Scioli. Su respuesta fue negativa.

El ministro está convencido de que su discurso no va a hacer mella en la unidad del justicialismo después de agosto, porque “después de las PASO todos van a alinearse y la garantía de esto la da CFK, que es la única conductora”. En su entorno explican que “la diferencia es que Florencio quiere ser candidato a presidente con Cristina, no con o sin Cristina como planteó el gobernador de Mendoza, Paco Pérez”, respecto de la postulación de Scioli. “La Presidenta es la única conductora que reconocemos nosotros, preguntales a ellos a ver qué dicen”, chicanean en la planta baja de la Rosada.

Muchos más que dos

Otros precandidatos presidenciales del oficialismo, postergados por Scioli y Randazzo en los papeles, aprovecharon el cruce entre ambos para marcar diferencias. Fue el caso de Aníbal Fernández: “No voy a participar de este tipo de cosas, no voy a andar canibalizando a mis compañeros. No lo hice nunca. Si a ellos les gusta, que hagan lo que les parezca, tendrán todo su derecho y pagarán los costos cuando la sociedad se harte de escuchar estupideces respecto de los agravios hacia los otros”, dijo el jefe de Gabinete.

Por su parte, Rossi, a través de Twitter, aseguró no compartir “que candidatos de un mismo espacio político anden a los carpetazos” porque “no es positivo para nadie”. Para el ministro de Defensa, no hay que buscar rivales “dentro del Frente para la Victoria” porque el “verdadero adversario es la derecha”. Por eso, dijo, “no es tiempo de chicanas” sino de “presentar propuestas claras”.

Compartir: 

Twitter
 

El gobernador bonaerense, Daniel Scioli, inauguró ayer otro tramo de la Autovía 6.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.