EL PAíS › LA FISCAL FEIN LE PIDIó A LA JUEZA PALMAGHINI QUE SE REANUDE EL PERITAJE SOBRE LA COMPUTADORA DE NISMAN

Con el propósito de avanzar con la investigación

La pericia fue detenida por pedido de Sandra Arroyo Salgado luego de que se comprobara que había navegaciones por Internet el domingo 18 de enero a la mañana, o sea, a una hora en que su ex mujer asegura que Nisman ya estaba muerto.

 Por Irina Hauser

La fiscal Viviana Fein le pidió a la jueza Fabiana Palmaghini que ordene reanudar el peritaje tecnológico sobre el contenido de la computadora, teléfonos, iPad, discos rígidos y otros aparatos de Alberto Nisman, que fue interrumpido a pocos minutos de ser iniciado, cuando los peritos vieron que en una notebook que estaba en la vivienda del fiscal había navegaciones del domingo 18 de enero a la mañana. Ese dato venía a poner en duda parte de las conclusiones del informe forense de la querella de Sandra Arroyo Salgado, según el cual Nisman murió el sábado entre la tarde y la noche y no el domingo al mediodía como señalan la autopsia y los estudios del Cuerpo Médico Forense de la Corte Suprema. En base al análisis de sus peritos, la ex esposa del fiscal sostiene que lo asesinaron y en sus últimas presentaciones apuntó hacia el técnico informático Diego Lagomarsino. Los informes oficiales, en cambio, no dan cuenta de la intervención de terceros en la escena de la muerte. Ante las discrepancias, la fiscalía convocará la semana próxima a una junta médica para la cual serán convocados expertos de distintas disciplinas.

Antes de eso, hoy están citados por la fiscalía los peritos de la querella que elaboraron el informe que Arroyo Salgado presentó en una conferencia de prensa como la base “científica” de su hipótesis de “homicidio”. Ellos son los forenses Osvaldo Raffo y Julio Ravioli y el criminalista Daniel Salcedo. No tendrán que declarar sino sólo decir si confirman lo que dicen las cien páginas que presentaron en nombre de la querella. Ese documento, además de plantear una diferencia sobre el horario de la muerte respecto de la autopsia oficial, decía que Nisman había sufrido agonía, que no exhibía espasmo cadavérico y que el cuerpo había sido movido. Los puntos de coincidencia eran que el disparo fue a aproximadamente un centímetro de la cabeza y en el baño. Lo que hasta ahora dice el expediente es que no había rastros de lucha ni lesiones defensivas en el cuerpo de Nisman y que el ADN hallado en la pistola, la ropa y el baño era sólo de él. La pistola utilizada es una Bersa calibre 32 que Lagomarsino dice que el fiscal le pidió prestada y que le llevó el sábado al atardecer. También le había hecho el mismo pedido a uno de sus custodios, quien no accedió.

Arroyo Salgado comenzó a hacer más explícita su intención de lograr orientar la investigación hacia Lagomarsino el viernes último, cuando pidió el allanamiento de su domicilio. Entre otras cosas, señaló que el técnico dijo haber estado en el departamento de Le Parc en el horario que según sus peritos se produjo la muerte. La jueza Palmaghini le marcó que su solicitud llegaba con una demora de cuarenta días, pero que tiene derecho a pedir medidas y dispuso el procedimiento el lunes último. Las cajas con el material colectado por la Policía Metropolitana comenzaron a ser abiertas ayer en la fiscalía: incluyen discos rígidos, compactos, consolas de juegos y hasta ropa. El mismo día la ex esposa de Nisman se presentó en la fiscalía diciendo que tenía datos para aportar y declaró. Según allegados al expediente, habría señalado que Lagomarsino no sólo era técnico informático de Nisman sino que tenían una vinculación más estrecha. Arroyo Salgado se refirió a cuestiones “económicas” comunes y cierto conocimiento de Lagomarsino respecto de los asuntos patrimoniales del fiscal. Le sugirió a la fiscalía investigar si Lagomarsino tenía una llave del departamento de Nisman y la efectiva posibilidad de haber accedido allí.

Lagomarsino es hasta ahora el único imputado, porque declaró que le prestó su arma a Nisman sin ser legítimo usuario. De esa pistola salió el disparo mortal y fue hallada junto al cuerpo. Para la defensa, es descabellado pensar que Lagomarsino la habría dejado tirada allí si él fuera parte de un plan criminal. El defensor Maximiliano Rusconi confirmó ayer a Página/12 que el miércoles 4 de marzo, ni bien comenzó el estudio con los peritos informáticos de parte y un coordinador de la División Apoyo Tecnológico de la Policía Federal, surgió que la computadora de Nisman revelaba una navegación en Internet por la mañana del domingo 18 de enero. “Eso está registrado, pudimos constatar, en una imagen de video en vivo tomada sobre esa computadora de Nisman en el momento del peritaje. Consta en un DVD que ya pedimos que se separe. Entre las siete y las ocho de la mañana hay una navegación por tres diarios, el correo Yahoo y una búsqueda en Google. Es una conexión local”, señaló.

Ni bien apareció el dato del horario de la navegación, el perito de Lagomarsino, Marcelo Torok, explicitó en la reunión con sus colegas que era un indicio de que Nisman podía estar con vida aquella mañana. Al rato, Arroyo Salgado pidió interrumpir el estudio para preservar archivos o contenidos que puedan afectar la intimidad. Palmaghini hizo lugar: les indicó a los peritos que ya no podían visualizar nada más, y dispuso que toda esa información contenida en los aparatos quedara en manos de su juzgado. El estudio venía demorado: la fiscal Fein lo había ordenado el 5 de febrero, pero la querella tardó en designar un especialista y luego hubo tardanza para definir los puntos a peritar. Fein considera que la información contenida en computadoras y teléfonos puede ser clave para entender cómo fueron los últimos días de Nisman.

Un dato que aparecía en la resolución de Palmaghini despertó confusión esta semana: la jueza decía que el propio perito de la defensa, Gustavo Presman, señalaba la conexión a la web el domingo a la mañana, pero que había un acta que señalaba las 7.36 del lunes 19. Según Rusconi, “es un error, un mal entendido: ése es el horario y el momento en que los agentes de la Prefectura incautaron la computadora de la casa de Nisman”. El abogado le pidió a la jueza que revoque ella misma la resolución por la que detuvo el análisis del contenido de los aparatos. Y la fiscal Fein ayer dictaminó exactamente en el mismo sentido. Para ella, el peritaje se debe reanudar tal como se había iniciado. La decisión de la jueza no se demoraría. Si no retoma el estudio, la defensa apelaría ante la Cámara del Crimen.

Ahora en la fiscalía aguardan la declaración de los forenses, pero ya preparan para la semana próxima una convocatoria a una junta médica que ayude a saldar las discrepancias entre los peritos de parte y los oficiales. El plan de Fein es que esté coordinada por el decano del Cuerpo Médico Forense, Roberto Godoy, quien además presenció la autopsia. Participarán por la querella Raffo y Ravioli y por los forenses Héctor Di Salvo, quien firmó la autopsia. La defensa de Lagomarsino ya le pidió a Mariano Castex que empiece a analizar el tema. Pero serán convocados expertos de otras especialidades (como cardiología y neurología) y de otros países.

Compartir: 

Twitter
 

La fiscal Viviana Fein citó para hoy a los peritos que hicieron el informe sobre el que Arroyo Salgado fundó su hipótesis de “homicidio”.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.