EL PAIS › EL COMITE DE DESCOLONIZACION DE LA ONU LLAMO POR UNANIMIDAD A UNA SALIDA “PACIFICA Y NEGOCIADA” AL CONFLICTO POR MALVINAS

“El colonialismo persiste sin cambios”

 Por Fernando Cibeira

Desde Nueva York

El canciller Héctor Timerman, acompañado por Daniel Filmus y Marita Perceval.

Como sucede cada año para esta época desde hace décadas, en una sesión especial el Comité de Descolonización de las Naciones Unidas aprobó por unanimidad una resolución convocando a una salida “pacífica y negociada” a la controversia que Argentina y el Reino Unido mantienen por la soberanía de las Islas Malvinas. En el año que se conmemora el 50º aniversario de la aprobación de la ya mítica Resolución 2065 de la Asamblea General, que invitó por primera vez a este diálogo bilateral, en la comitiva argentina destacaron la cantidad record de países que participaron de la sesión de ayer, en donde quedó expresado el apoyo internacional cada vez más potente que el país viene consiguiendo en esta cuestión. El canciller Héctor Timerman acusó al gobierno británico de no sólo incumplir una y otra vez con el mandato sino de “agravar irresponsablemente” la controversia por la sucesión de decisiones unilaterales, como los permisos de exploración de hidrocarburos y el incremento del presupuesto militar destinado a las islas.

“La Argentina continuará apostando al derecho internacional, la diplomacia y el multilateralismo e invita al Reino Unido a comprometerse en la misma senda y reintegrarse a la familia de las naciones que mucho esperan de su parte para poder poner fin al colonialismo”, concluyó el canciller su exposición, que inició recordando su reciente contrapunto con el primer ministro británico, David Cameron, en la cumbre Celac-Unión Europea, en Bruselas. “Me llamó la atención su desconocimiento de las resoluciones de las Naciones Unidas”, reiteró. Timerman estaba flanqueado por el secretario de Asuntos Relativos a las Islas Malvinas, Daniel Filmus, y por la representante argentina en la ONU, Marita Perceval. En la fila de atrás se ubicaron los legisladores, casi todos opositores, que integraron la comitiva.

El canciller levantó la mano exhibiendo el grueso tomo de tapas blancas en el que el gobierno argentino compiló las resoluciones sobre el tema acumuladas en 50 años y pidió que a través de la comisión se entregue el libro al representante británico –que no participó de la sesión– para que se lo alcance a Cameron. “Para asegurarnos de que lo conozca”, cerró con ironía. El discurso de Timerman hizo hincapié en sostener que el Reino Unido es “la única contraparte” en esta controversia, desconociendo implícitamente al gobierno de las islas, cuyos representantes hicieron uso de la palabra antes que él. “El colonialismo británico de ayer persiste sin cambios en lo que hace a la cuestión de las Islas Malvinas. Mantiene hoy su misma esencia aunque la parte británica pretenda disfrazar un acto de usurpación con el ropaje de la libre determinación de los pueblos. Es difícil imaginar un ejemplo más claro de un intento de desfigurar un principio político y jurídico de semejante trascendencia”, indicó Timerman.

Argentina apoya en política internacional el principio de libre determinación, pero sostiene que en el caso de Malvinas no se aplica. “La pretensión británica de aplicar ese principio a la población que implantó en las Malvinas se opone diametralmente a los fines que la comunidad internacional tuvo en miras al reconocer el derecho de libre determinación. Esa pretensión significaría que el derecho a la libre determinación de los pueblos, concebido como herramienta para poner fin al colonialismo, se aplicaría como un instrumento para perpetuarlo”, marcó. Agregó algunos datos. Por ejemplo, que el 90 por ciento de los 2840 habitantes de las islas tiene ciudadanía británica o de algún otro territorio de ultramar británico y que menos de la mitad de ellos nació en las islas, por lo que consideró que, lejos de haber concluido, el traspaso de la población a las islas continúa. En la actualidad, la defensa del principio de autodeterminación de los pueblos es el principal argumento británico para negarse al diálogo. Pero Timerman detalló que en más del 80 por ciento de las votaciones en la ONU el Reino Unido votó en contra de ese principio. Cambia de idea cuando se trata de Malvinas y Gibraltar.

Con el fin del mensaje de Timerman se escucharon los primeros aplausos en la sesión de ayer que arrancó pasadas las 10.30 en el salón de conferencias 3 del edificio de las Naciones Unidas. El presidente de la comisión es el embajador ecuatoriano Xavier Lasso, quien debió escuchar algunos reproches de los representantes kelpers, Phyl Rendell y Mike Summers, los primeros en hablar. “Este comité no tiene autoridad moral dentro de las Naciones Unidas”, atacó Summers, quien dijo que los embajadores que apoyaban la posición argentina –en rigor, todos los que participaron ayer– se movían por “apoyo partidario”. Rendell y Summers hablaron de las “amenazas” que recibían permanentemente de parte de los vecinos argentinos y de los progresos que se vienen realizando en las islas, pese a las trabas del gobierno de Cristina Kirchner. Una y otra vez recordaron la “invasión” de 1982 –“eso lo cambió todo”– e insistieron en que con la nueva constitución las islas dejaron de ser una colonia. “Somos un territorio autónomo”, argumentaron.

Por el lado argentino, esta vez no pudo exponer Alejandro Betts, el argentino nacido en las islas, por problemas para tramitar su visa. Igual, Timerman lo recordó en su discurso al mencionar que el domingo pasado pudo votar para gobernador en Tierra del Fuego, algo que no podría haber hecho en las Malvinas, dado que lo designa la Corona. Como descendientes de malvinenses que se instalaron en la Patagonia, quienes hablaron fueron Ricardo Patterson y Guillermo Clifton.

El embajador de Chile, Carlos Olguín, fue el encargado de presentar la propuesta de resolución junto a las representaciones de Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua y Venezuela. “El único modo de poner fin a esta situación es la reanudación de las negociaciones”, indicó Olguín, lo mismo que repetirían con diferente énfasis pero casi calcadas argumentaciones el resto de los representantes en el encuentro. El 16 de diciembre se cumplirán 50 años de la resolución votada en la ONU. Ayer, en el mismo lugar, se volvió sobre los mismos argumentos, que todavía esperan respuesta.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared