EL PAíS › EL TIRONEO POR LOS TERRENOS LLEVA AÑOS

Una historia de disputas

 Por Werner Pertot

Los terrenos de Casa Amarilla tienen una historia de disputas judiciales, en las que el PRO siempre se resistió a cumplir con la ley que lo obligaba a construir allí viviendas sociales. Cuando finalmente las hicieron, destinaron tan sólo una manzana. La gestión PRO le cedió la atribución de decidir quiénes las ocuparían a una asociación civil que se las adjudicó a barrabravas de Boca Juniors.

Casa Amarilla pasó a ser un terreno de la ciudad en 1981. El intendente Carlos Grosso cedió cuatro manzanas y media que debían ser utilizadas para espacios verdes al Club Boca Juniors y otra manzana a Almagro Construcciones. Fernando de la Rúa y Aníbal Ibarra destinaron los otros terrenos a vivienda social. Cuando llegó al gobierno, Macri frenó esa decisión. El titular del Instituto de Vivienda de la Ciudad (IVC) de ese entonces, Roberto Apelbaum, aseguró que se iban a construir viviendas, pero Página/12 obtuvo documentos internos en los que le contestaba a Boca que podía cederle las tierras, pese a que una ley se lo impedía. “La transferencia podría ser atendida”, decía la respuesta del IVC en 2008. Boca pedía cuatro manzanas para “actividades deportivas, sociales y culturales”. Los que tenían adjudicadas las viviendas a construirse presentaron un amparo, que les fue concedido por el juez Andrés Gallardo, a quien la gestión PRO recusó. Le siguieron una serie de fallos en contra, hasta que finalmente el gobierno de Macri construyó viviendas, pero sólo en una parte de los terrenos.

Según estableció una investigación del periódico barrial Sur Capitalino, las viviendas construidas fueron adjudicadas por una asociación civil a miembros de una misma familia, a los que les dieron distintas viviendas, o bien a una decena de adjudicatarios con una misma dirección. También figuraban un barrabrava de Boca y el hijo de otro, que estaban detenidos por la causa de los carnets truchos.

El resto de los terrenos quedaron disponibles y Daniel “el Tano” Angelici recorrió despachos con un proyecto de Boca para esas manzanas; la iniciativa incluía un estadio nuevo. En 2010, los terrenos fueron transferidos a la Corporación del Sur, que tiene facultades para venderlos. El nuevo proyecto tiene como título Estadio y Complejo Deportivo Club Atlético Boca Juniors. Todo ocurre como en una sucesión de casualidades permanentes.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Guadalupe Lombardo
SUBNOTAS
  • Una historia de disputas
    Por Werner Pertot
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.