22:15 › INCIDENTES EN CASTELAR Y MERLO

El Gobierno denunció un sabotaje

El ministro de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos de la Nación, Aníbal Fernández, dijo hoy que de las filmaciones que se tienen sobre los sucesos ocurridos en las estaciones de trenes bonaerenses Castelar y Merlo surge que se trató de un sabotaje, ya que se violentó uno de los frenos de una formación. Fernández acusó a militantes del Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST), Partido Obrero (PO) y Proyecto Sur.

El ministro señaló como organizador del operativo de sabotaje al dirigente del PO, José María Escobar, quien "tenía un megáfono" -para organizar a la turba- y "se sacó un buzo que traía puesto para prenderlo fuego y arrojarlo al vagón", según dijo Fernández en Casa de Gobierno.

"La vocación de esta gente era el disturbio mismo", resumió Fernández flanqueado por el ministro de Seguridad bonaerense, Carlos Stornelli, tras mantener un encuentro con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y el jefe de Gabinete, Sergio Massa.

En la misma línea de apuntar la responsabilidad de los activistas políticos, el ministro mencionó que "se prendieron muchas bengalas: nadie va a trabajar con bengalas; y se repartieron panfletos que pedían la reestatización de los ferrocarriles".

En cuanto a Escobar, Fernández detalló que "es preceptor de un colegio y tendría que haber estado trabajando en lugar de prender fuego su buzo para después incendiar un vagón".

"Esos vagones tienen aire acondicionado, son los más nuevos que adquirió la empresa y cuestan un millón de dólares cada uno", precisó el ministro y calculó: "Se incendiaron siete, casi ocho vagones, es decir, ocho millones de dólares tirados a la basura".

El ministro hizo una detallada cronología de los hechos, denunció el sabotaje de los frenos de la formación y recalcó que en los desmanes se destruyeron "una Fiat Palio de un empleado de TBA, una camioneta Fiorino de la empresa, dos motos y una bicicleta".

Además, se detuvo a siete personas -dos menores-, por el saqueo de las máquinas expendedoras de boletos y la destrucción de las instalaciones de la estación Castelar, enumeró el ministro Fernández.

"Estamos indignados por estos inadaptados que sabotean el esfuerzo de todos los argentinos por recuperar sus espacios" dijo y aseguró que "este Gobierno, al contrario de otros, tiene la política de rehabilitar los ramales que la gente necesita".

El ex ministro del Interior prefirió no evaluar si, más allá de un operativo de sabotaje, existió un reclamo legítimo por el mal servicio de la línea Sarmiento porque "es una análisis que no me corresponde".

"El gabinete que maneja los frenos de la formación no se rompió de casualidad: fue alguien que sabía y le puedo asegurar que ni usted ni yo podríamos hacerlo", señaló Fernández en la conferencia de prensa.

Consultado sobre si podría tratarse de un intento de desestabilización política, Fernández definió que "cada vez que se toca el patrimonio de los argentinos, existe un intento desestabilizador".

Fernández anticipó por último que el ministerio a su cargo y la cartera de Seguridad bonaerense están trabajando con el juez Juan Pablo Salas, a cargo de la causa, para que se identifique y detenga a los responsables penales de los daños.

Compartir: 

Twitter
 

Según Aníbal Fernández fue "una situación armada y premeditada".
 
ULTIMAS NOTICIAS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.