UNIVERSIDAD › LA FEDERACION UNIVERSITARIA RENUEVA SU CONDUCCION ESTE FIN DE SEMANA

Horizonte morado en la FUA

En el congreso que se hará en San Luis, Franja lograría retener la presidencia. Las agrupaciones peronistas aún no acordaron una lista única, al igual que las de izquierda. También se presentan los socialistas y los independientes.

 Por Julián Bruschtein


La Federación Universitaria Argentina (FUA) renueva sus representantes este fin de semana, en San Luis. Mientras la Franja Morada pudo unificar candidatos y –si todo sale como se prevé– mantendrá la conducción de la federación, los sectores peronistas que tienen la secretaría general todavía están en proceso de debate y no lograron cerrar una lista única. La izquierda intentará armar un frente, pero la influencia de la política nacional en las agrupaciones más importantes (CEPA, PO, MST) aparece como un escollo difícil de saltar. Por su lado, los independientes buscarán afianzar un espacio común a nivel nacional y los socialistas del MNR irán con la intención de articular también con algunos de ellos.

En este XXV Congreso de la FUA, que se abrirá esta noche en la Universidad Nacional de San Luis, habrá más de 900 delegados habilitados para votar, representantes de las federaciones nacionales y los centros de estudiantes de todo el país.

En este marco, la situación de la Franja Morada aparece bastante descansada como para mantener la presidencia en sus manos, como viene sucediendo desde el retorno de la democracia. Después de ponerse de acuerdo los dos espacios internos que se disputaban la conducción de la agrupación radical, será Pablo Domenichini, dirigente estudiantil de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora, el candidato para reemplazar al marplatense Mariano Marquínez durante el período 2008-2010. Según la dirigencia de la Franja, para elegirlo contarían con un caudal de entre 350 y 400 delegados sobre el total que se acreditará mañana.

En el último congreso de la FUA, la segunda fuerza –la secretaría general– fue alcanzada por un espacio peronista afín al kirchnerismo. El conjunto de agrupaciones peronistas aún intenta arribar a un acuerdo para cerrar filas y no tener que disputar un mismo espacio. El actual secretario general, el mendocino Sebastián Tapia Jácamo, llegó allí con votos peronistas y algunos independientes, aunque al poco tiempo de asumir se dividieron por diferencias. La reflexión sobre la situación nacional los lleva a pensar que “si todo hubiese seguido como en el gobierno de Néstor Kirchner, en dos años probablemente ganábamos la presidencia de la FUA. La situación actual favorece a la Franja, pero seguro que esto sirve para clarificar el escenario político”, estimaron dirigentes universitarios justicialistas. A sus delegados, el punteo les daría entre 270 y 290 votos –si hay unidad–. Aún sin acordar todos, podrían pelear por conservar la segunda fuerza.

Quienes disputan el tercer espacio a nivel nacional son dos frentes diferenciados. En la izquierda existe la idea de conformar un reagrupamiento de “los sectores que estuvieron a la cabeza de la lucha por el presupuesto universitario”. Las agrupaciones ya denunciaron a la Franja por “llamar al congreso cerca del receso y los exámenes para que participe la menor cantidad de estudiantes”. La situación política nacional también atraviesa a los sectores mayoritarios de izquierda. La Corriente Estudiantil Popular Antiimperialista (CEPA), ligada al PCR, tiene una postura a favor de las entidades agrarias que mantuvieron un lockout patronal, al igual que el MST. Mientras, el Partido Obrero (PO) se distancia tanto de los ruralistas como del Gobierno. “Vamos a intentar armar un frente que mantenga una postura independiente. Primero ponemos la política nacional y después negociamos sobre lo estrictamente universitario”, dijo Cristian Henkel (PO), copresidente de la FUBA.

El MNR, brazo universitario del Partido Socialista, también quiere posicionarse como tercera fuerza. “Los delegados para formar parte de la mesa ejecutiva los tenemos asegurados, pero nuestra intención es articular alianzas con sectores independientes para construir una alternativa política a futuro, con un frente programático”, estimó Mariano Cubertino. Los socialistas calculan tener entre 70 y 80 delegados, y vienen elaborando políticas conjuntas con algunas listas independientes de Córdoba y Mar del Plata.

Los independientes buscarán continuar con su política de reagrupamiento para fortalecer un espacio nacional, tras la dispersión sufrida en 2004. Los independientes porteños de UBAI ya tienen relaciones políticas con espacios similares, como La Arcilla, de Córdoba, integrante de La Bisagra en la federación regional, el ex CPI de Mendoza, y el SAL, del Espacio Independiente de Río Cuarto. Además están en tratativas con agrupaciones de La Plata, Rosario y San Luis. Entre ellos sumarían entre 50 y 80 votos.

Compartir: 

Twitter
 

 

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared