DEPORTES › LA CRISIS POLITICA DE RACING CONTINUA SIN RESOLVERSE

Hay túnel, pero no se ve luz

El vice segundo Blanco afirmó que “seguir todos es imposible” y puso a disposición su renuncia, convidando al presidente Cogorno a seguir ese camino. Pero el vice Molina se mantiene firme e imagina el regreso del manager Ayala.

La crisis política que sacude a Racing no tiene visos de solución inmediata. Se suspendió la reunión prevista de la comisión directiva y el vicepresidente segundo de Racing, Víctor Blanco, afirmó que “es imposible” que el titular del club, Gastón Cogorno, y el vice primero, Rodolfo Molina, continúen juntos en la conducción, al tiempo que ratificó que pone a disposición su renuncia, un gesto que no parece ser suficiente para destrabar la crisis. “Seguir todos es imposible. Una de las partes debe ceder”, opinó Blanco, que sostuvo que si sirve “para destrabar el conflicto” pone su “renuncia a disposición”, aunque no está de acuerdo con la postura asumida por Cogorno.

El presidente invitó el lunes al vice Molina, con quien está enfrentado duramente, a presentar ambos la renuncia y llamar a elecciones como manera de resolver la crisis, aunque también le pidió a Molina que renunciara y lo dejara seguir gobernando.

Sin embargo, horas más tarde Molina, que fue quien llevó a Cogorno a la presidencia cuando se acabó su mandato, ratificó su decisión de seguir en funciones, por lo que la crisis institucional que atraviesa el club de Avellaneda continúa activa y sin vías de solución.

El martes, Molina había sido tajante: “Nosotros vamos a sacar adelante a Racing, con (Víctor) Blanco y la comisión directiva y que (Gastón) Cogorno haga lo que quiera. En tres meses te lo puedo normalizar”. En su proyecto incluía al vice segundo que ahora ofrece la renuncia, acaso para cambiarla por la de Cogorno y mantenerse en el poder.

Blanco se refirió al actual presidente: “Sé la persona de bien que es y lo que quiere a Racing y creo que estamos llegando a un límite”, dijo, como invitando al mandatario a alejarse de la conducción. “El principal problema es su manera de manejar el club, cerrado. Quizás es más falta de experiencia que otra cosa”, opinó Blanco sobre la gestión de Cogorno.

Los malos resultados del equipo, que marcha último en la tabla de posiciones, agudizaron la feroz interna política entre Cogorno y Molina, que, entre otras situaciones, terminó con la tarea del manager futbolístico, Roberto Ayala. “A mí me fue a buscar Molina, él me fue a buscar. Cogorno no me conocía. No entraba en ningún tipo de negociación al momento de cerrar un jugador o técnico”, contó ayer. “Yo sabía que era un fusible. No soy amigo de Cogorno, simplemente era un presidente al cual le tenía que responder.” Pero esa tarea podría retomarse por decisión de Molina: “Si existe la posibilidad seguiré siendo manager –reconoció–. Es un lugar en el que me siento cómodo”.

Compartir: 

Twitter
 

Cogorno y Molina cuando eran aliados políticos. Ahora llevaron al club a una crisis profunda.
Imagen: Télam
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.