ECONOMíA › JUGUETES LOCALES, CARNES, PESCADOS Y MERCADO CENTRAL

Varios acuerdos para bajar la tensión

Mientras el precio de la carne y de algunos otros alimentos frescos amagan con ceder, el gobierno nacional se apresta a anunciar un acuerdo entre las cadenas internacionales de fast food y los fabricantes de juguetes locales: firmas como McDonald’s incorporarán a sus ofertas juguetes de elaboración nacional. El pacto promovido desde la Casa Rosada busca impulsar a uno de los sectores catalogados como sensibles. El acuerdo entusiasma a los fabricantes argentinos, que hoy ya gozan de varias medidas de protección contra las importaciones, pero que a pesar de este amparo suelen quedar en desventaja relativa frente a sus competidores del exterior.

Otros datos auspiciosos de ayer estuvieron referidos a la posibilidad de contener la escalada de precios que afecta básicamente a los alimentos. La carne concentró la atención en las últimas semanas, con subas que según los carniceros habrían superado el 30 por ciento, bastante más de lo que consignan los índices de precio de enero, tanto del Indec como de organismos privados. Frente a estos saltos, las asociaciones de consumidores promovieron un boicot que, aunque de acatamiento parcial, habría impuesto cierto freno a la escalada de precios. Según informó la Asociación de Consumidores Libres, esa reacción hizo que las ventas cayeran un “40 por ciento” en los últimos días y, en consecuencia, que los precios retrocedieran “un 25”.

Una visión similar manifestó el titular de la Unión de Industria Cárnica Argentina, Gustavo Valsangiácomo, quien vaticinó que los precios “seguirán bajando”, por considerar que, si esto no sucede, “seguirá cayendo la demanda”. Como hombre de la industria, su visión de cómo se posiciona cada actor de la cadena en este fenómeno va en desmedro del primer eslabón: “En este momento los que tienen la mejor parte son los productores, porque los frigoríficos y carniceros están trabajando sin margen de ganancia”, sostuvo.

La estrategia oficial para frenar los precios insiste en los acuerdos sectoriales. La Secretaría de Pesca y la de Comercio Interior celebraron ayer un convenio con los productores pesqueros para que la merluza despinada no supere los 12,50 pesos el kilo de venta al público durante Semana Santa, cuando la demanda se incrementa notoriamente. El pacto también involucra al calamar, que en ese momento no debería costar más de 5 pesos el kilogramo. Dos valores muy por debajo de los que hoy pueden conseguirse.

Para el director del Mercado Central, Fabián Dragone, “no existe ningún motivo para suba el precio de los alimentos”, destacando que “los precios de las frutas y verduras en la feria minorista del centro comercializador, son los mismos que había en el mes de noviembre” pasado. Para uno de los tres directores del Mercado “puede haber alguna suba puntual por alguna cuestión estacional”, pero nunca un incremento generalizado. “No hay ninguna situación que genera alarma y yo invito a la gente a que venga al mercado y vea que los precios son los mismos”, desafió.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.