ECONOMIA › SHELL ACEPTO INTIMACION Y RETIRA NUEVOS PRODUCTOS DEL MERCADO

Guerra por el gasoil no declarada

La petrolera busca distender la crisis en la relación con el Gobierno, pero insistirá en colocar en el mercado un gasoil más caro. Sin reglas para regular precios, Moreno recurrió a una resolución de Energía “hecha a medida”.

 Por Raúl Dellatorre

Desde anoche, la empresa Shell comenzó el retiro de su nuevo combustible V-Power Diesel de las 192 estaciones de servicio que ya habían comenzado su comercialización. La actitud de la empresa es en respuesta a la intimación de la Secretaría de Comercio Interior a “abstenerse de comercializar” el nuevo producto hasta tanto recibiera la aprobación de la Subsecretaría de Combustibles. La resolución que dispone este último trámite, publicada ayer en el Boletín Oficial y hecha a medida para Shell, es una forma elíptica de cuestionar el lanzamiento de un gasoil más caro al mercado en momentos en que se denuncian faltantes. Daniel Cameron, secretario de Energía, le puso la firma a una resolución cuyo impacto fue el buscado por Guillermo Moreno, secretario de Comercio Interior, pero para lo que no tenía armas propias para hacerlo.

“Nosotros operamos dentro del marco legal, tomamos nuestras propias decisiones y por eso lanzamos una nueva familia de productos, de mejor calidad y a mayor precio; creemos que todavía los precios son libres, y si hay un cliente dispuesto a pagar un precio mayor por un producto de mejor calidad, no tiene sentido seguir subsidiándolo”, manifestó Juan José Aranguren, presidente de Shell, frente a la prensa.

Una semana atrás, el jueves 21, la empresa había anunciado el reemplazo de sus combustibles diesel por dos nuevos productos, Nuevo Shell Diesel, a un precio similar al precedente Pura-Diesel (1,499 peso por litro), y V-Power Diesel, un “premium” con más aditivos y detergentes que promete mejorar el rendimiento del motor (15 centavos más caro, a 1,649 peso por litro). Desde ese día, Shell no dejó de recibir la visita de inspectores de Comercio Interior hasta este martes.

Este último día, los dos funcionarios de la repartición de Guillermo Moreno labraron un acta en la que requieren información acerca de si “a partir del 1º de septiembre la empresa comercializa algún nuevo combustible”. En el mismo acto, les notificaron a las autoridades de la petrolera que acababa de firmarse la Resolución 1334, de la Secretaría de Energía. La norma, rubricada por Daniel Cameron, establece que “la comercialización de todo nuevo tipo de combustible (...) deberá ser previamente autorizada por la Subsecretaría de Combustibles” (artículo 1º).

El apuro por dictar la resolución, probablemente, haya provocado que en el artículo 2º se cometa un error que, siendo estrictos, podría hasta anular el efecto de la resolución, por lo menos en lo que se refiere a los nuevos productos de Shell. Dicho artículo señala: “Aquellas empresas que hubieren iniciado al 1º de septiembre de 2006 la comercialización de dichos combustibles sin la autorización indicada, deberán proceder a la inmediata suspensión de su venta (...)”. Como “la nueva familia de productos Shell” recién fueron lanzados el 21, no estarían alcanzados por dicha obligación. Con un dejo de ironía, la empresa Shell le hizo notar por escrito al secretario de Comercio Interior “el error” de su colega Cameron, pero advirtió que, de todos modos, entendía “el sentido de la norma” y, por lo tanto, se allanaría a ella. “Debió decir a partir del 1º, no al 1º”, le señala Shell a Moreno en la nota.

“Podríamos haberla desconocido y seguir comercializando los nuevos productos. Podríamos haber cruzado con una faja los surtidores denunciando que nos desautorizaban a comercializar nuestro gasoil. Pero hemos decidido allanarnos a la resolución de Comercio Interior y retirar los nuevos productos reemplazándolos por el gasoil con la vieja formulación, hasta tanto se nos autorice a comercializar los nuevos, para evitar más problemas”, explicó Aranguren, quien ratificó la política comercial de la empresas de insistir en la venta de productos más caro “para recuperar rentabilidad, tanto de la empresa como de los expendedores”.

De la red total de 830 estaciones de marca de la empresa en el país, ya habían recibido los nuevos productos 192. En total, son 548 metros cúbicos de V-Power y 356 de Nuevo Diesel los que ya se habían distribuido, según lo declarado por la firma ante Comercio Interior. El paso atrás en la estrategia comercial de Shell fue acompañado con una denuncia a Comercio Interior por “entorpecer la comercialización de nuevos productos”, y a Energía por dictar una resolución “nula de nulidad absoluta”.

La pulseada entre Shell y el Gobierno sigue planteada en términos de símbolos. El último no cuestiona abiertamente el cambio en la nómina de precios que decidió Shell, pero le bloquea su comercialización. La petrolera, en tanto, no se acerca a Casa de Gobierno para anunciar sus nuevos productos o inversiones, como hacen otras empresas. Ni se sumó a las otras tres refinadoras en la importación de gasoil para abastecer al mercado interno. Pero lanza al mercado un producto más caro sin aviso, como si no supiera que va a provocar una reacción inmediata.

La relación entre empresa y gobierno viene dañada ya desde marzo de 2005, cuando la decisión de Shell de aumentar los combustibles fue respondida con un boicot convocado por el propio presidente de la Nación. Es el problema de pretender regular un mercado totalmente desregulado desde los ’90, sin dictar normas que lo vuelvan a regular.

Compartir: 

Twitter
 

El nuevo combustible ya se comercializaba en 192 estaciones.
Imagen: Bernardino Avila
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.