EL PAíS › PELEA EN LA CAMARA FEDERAL POR UNA VACANTE CRUCIAL

Enfrentados por la toga

 Por Irina Hauser

La Cámara Federal protagoniza una pelea interna feroz por quién debe ocupar la vacante que quedará libre desde el lunes próximo, cuando se efectivice la renuncia de Horacio Vigliani. A comienzos de la semana, tras una votación reñida, el tribunal mandó una terna de candidatos al Consejo de la Magistratura, para que elija uno. Propusieron al juez Jorge Ballestero, a la jueza María Romilda Servini de Cubría y al fiscal Guillermo Marijuán. Pero ayer los camaristas de la Sala II objetaron la elección porque consideran que el juez saliente no debió haber votado a su posible sucesor. La Sala I, enseguida, descalificó los argumentos.

La renuncia de Vigliani, un juez histórico del fuero federal, nombrado por el menemismo, fue avalada ayer por el Gobierno. Dejará un puesto crucial en uno de los tribunales más importantes del país, que resuelve los grandes casos de derechos humanos, corrupción y narcotráfico. Mientras dura el concurso para designar al reemplazante definitivo, la Cámara debe proponer jueces subrogantes, que pueden permanecer hasta un año. Pero la última palabra en la elección la tiene el Consejo de la Magistratura, que será el que salde la pelea entre los camaristas.

El reglamento sólo permite que las suplencias en la Cámara las hagan jueces federales de primera instancia o camaristas del fuero que integran una lista de “voluntarios”. La sala I –que integran Gabriel Cavallo, Eduardo Freiler y Vigliani (hasta mañana)– impulsó una terna formada por Ballestero, Servini de Cubría y el fiscal Marijuán, ex secretario de Vigliani. La Sala II –Horacio Cattani, Eduardo Luraschi y Martín Irurzun–- sólo propuso a Mario Filozof, de la Cámara del Crimen porteña. El lunes último votaron los seis camaristas y como estaban empatados, desempató con voto doble el presidente del cuerpo, que es Cavallo.

La Sala II critica la postulación de Servini y Marijuán porque no integraban la lista vigente de subrogantes. A Ballestero lo cuestiona porque prevén que tendrá que excusarse en la mayoría de los expedientes en los que actuó como juez. La Sala I ve con desconfianza la postulación de Filozof, cercano a Irurzun, de quien fue secretario. Más bien lo perciben como una potencial amenaza.

Lo que ayer detonó otra vez la polémica fue un acta de Irurzun, Cattani y Luraschi que advierte que Vigliani no puede participar en la elección de quien ocupará su lugar provisoriamente. El otro equipo de camaristas replicó que es un razonamiento incorrecto, ya que durante las últimas semanas, aun con posterioridad a la presentación de su renuncia, resolvió todo tipo de cuestiones. La Comisión de Selección del Consejo de la Magistratura estudiará las dos propuestas surgidas en la Cámara Federal y elegirá, finalmente, un nombre en las próximas semanas.

Los camaristas tuvieron otros tantos cortocircuitos al momento de decidir qué hacer con las vacantes en dos juzgados federales. El que perteneció a Juan José Galeano, desde su destitución estuvo Octavio Aráoz de Lamadrid, un prosecretario de la Cámara de Casación Penal, quien se sacó un 1 en el examen para quedarse con la titularidad. Ese concurso está impugnado y el Consejo de la Magistratura evalúa revisarlo.

También en forma provisoria, Aráoz de Lamadrid atendió en los últimos días el ex juzgado de Jorge Urso, quien renunció a principio de este mes.

La Sala I se opuso el lunes último a la continuidad del prosecretario como subrogante. A principio de año le habían llamado la atención por perder 160 kilos de cocaína destinados a una “entrega vigilada” en una causa. La Sala II, en cambio, apoyó su continuidad uno de los cargos y para el otro impulsó a un secretario.

Compartir: 

Twitter
 

Horacio Vigliani deja el cargo.
Imagen: Enrique García Medina
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.