SOCIEDAD › INICIATIVA EN FAVOR DE LA “SEGURIDAD DEMOCRATICA”

Un foro contra la mano dura

Expertos en seguridad y legisladores de la oposición lanzaron ayer un foro que presentará iniciativas del área, enfrentadas a la “retórica de la mano dura” y el “quietismo del Gobierno”.

 Por Mariana Carbajal

Destacadas figuras del ámbito académico y legisladores de la oposición lanzaron ayer el Foro de Iniciativas para una Seguridad Democrática, un espacio de debate que busca enfrentar la “retórica de la mano dura” del ingeniero Juan Carlos Blumberg y “el quietismo del Gobierno” y ofrecer propuestas alternativas para combatir la inseguridad. “No queremos hacer una declaración abstracta: vamos a hacer un esfuerzo para poner el tema en la agenda pública. Intendentes de la provincia de Buenos Aires, por ejemplo, protegen u omiten llevar adelante acciones contra la mafia del narcomenudeo. El mercado pequeño de la droga está haciendo estragos entre los jóvenes y no se hace nada”, consideró a Página/12 el penalista Alberto Binder, del Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales y Sociales (Inecip), uno de los impulsores de la iniciativa junto al sociólogo Juan Pegoraro, del Instituto Gino Germani; Darío Kosovsky, de la Red Argentina para el Desarme; Mercedes Depino, del Instituto Latinoamericano de Seguridad y Justicia (Ilsed), y los diputados Claudio Lozano (CTA), Emilio García Méndez (ARI), Jorge Rivas (PS) y Margarita Stolbizer (UCR).

“En primer lugar debemos asumir que es posible lograr un sistema de seguridad eficiente sin afectar las libertades públicas”, dice el documento con el que ayer se presentó el flamante foro, al cual se podrá acceder y enviar propuestas y comentarios desde la página del Instituto Latinoamericano de Seguridad y Democracia: www.ilsed.org.

“Elegimos diez temas de una gravedad increíble para salir al debate público”, explicó el penalista Alberto Binder, sobre los objetivos del Foro de Iniciativas para una Seguridad Democrática, que se presentó ayer en sociedad. Entre ellos figuran:

- La puesta en marcha del Plan Nacional de Prevención del Delito, “diseñado desde hace años y todavía sin ejecución enérgica”.

- La modernización de las investigaciones por medio de la conversión de la Policía Federal en una nueva Agencia Federal de Investigaciones.

- La reorganización del sistema federal de seguridad.

- La reforma de la Justicia federal.

- La creación de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires.

- El desarrollo “permanente” de un plan de desarme de la ciudadanía y el refuerzo de todos los sistemas de control de la tenencia y portación de armas.

- El “fortalecimiento” de la Dirección de Inteligencia Criminal a través de “la generación de un sistema de información en coordinación con las provincias y a nivel regional”.

- Discutir con “amplitud y profundidad” un nuevo Código Penal.

- La reforma de todo el sistema de Justicia penal juvenil, reconociendo los derechos constitucionales y garantías judiciales de los niños y adolescentes.

- El establecimiento de un cupo máximo de presos por cada unidad carcelaria, de modo que se pueda garantizar el nivel de vida intramuros que prevé la Constitución.

–¿Por qué lanzan esta iniciativa? –le preguntó este diario a Binder.

–Es notorio que existe un reclamo social de seguridad. Pero vemos que hay dos estrategias nocivas para enfrentar el problema: un discurso represivo, que es pura retórica, que busca tirarle miedo a la sociedad para instaurar políticas y proyectos autoritarios. Y otro discurso que llevan gobernantes y funcionarios nacionales, provinciales y municipales, que es tratar de no decir nada. Entonces, entre la mano dura (de Blumberg) y el quietismo del Gobierno, que son dos formas de populismo penal, queremos salir al debate público con propuestas profundas.

–¿A qué se refiere con populismo penal?

–Ni la mano dura ni el quietismo solucionan los problemas de fondo, en cambio, engañan a la sociedad y aumentan la inseguridad. Mientras tanto, la población queda atrapada entre la expansión de las industrias del miedo y la falsa opción que promete resultados a costa de las libertades públicas, que necesitamos y queremos proteger, justamente para vivir seguros y sin miedo. La ineficiencia de políticas públicas favorece que se mantenga un infraestado mafioso, el Estado está coptado por grupos mafiosos. Los intendentes de la provincia de Buenos Aires, por otro lado, protegen u omiten llevar adelante acciones contra la mafia del narcomenudeo. No hay una relación entre la gravedad de los problemas y las respuestas gubernamentales.

–¿A qué adjudica el “quietismo” del Gobierno, como usted lo llama?

–La política del Gobierno es que el tema de la inseguridad desaparezca de los medios. Desde el foro vamos a hacer un esfuerzo para poner el tema en la agenda pública. Fíjese que en los petitorios de Blumberg hay algunos puntos sobre los que hay consenso, como la creación de una Agencia Federal de Investigaciones y el juicio por jurados y, sin embargo, el Gobierno no los impulsa. El sistema de jurados lo lanzó este gobierno y lo dejó morir la propia Cristina Kirchner. La SIDE está desbocada de una manera absoluta. Hace diez años que se dice que se quiere traspasar la policía a la ciudad de Buenos Aires y no se hace porque no se quiere. En diez años no se ha podido construir un plan metropolitano de seguridad. La sociedad tendría muchísimas razones para estar más preocupada de lo que está.

Compartir: 

Twitter
 

Juan Pegoraro, Alberto Binder, Emilio García Méndez, en la presentación del Foro para la Seguridad.
Imagen: Ana D´Angelo
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.