EL PAIS

“Creemos que el pueblo entendió que la amenaza es contra todos”

Una multitud pidió ayer en Plaza de Mayo la “aparición con vida” del testigo del juicio contra Etchecolatz. Madres y Abuelas de Plaza de Mayo acompañaron el reclamo pero se diferenciaron del documento leído en el acto.

 Por Werner Pertot

El canto volvió a la Plaza de Mayo como una pesadilla recurrente. “Ahora, ahora/ resulta indispensable/ aparición con vida y castigo a los culpables”, corearon miles de personas en la marcha que reclamó por la aparición del ex detenido desaparecido Jorge Julio López. “Resulta estremecedor escucharnos coreando esta consigna nuevamente. Ninguno desearía estar hoy cantándola”, sostuvo la única oradora del acto, la sobreviviente Nilda Eloy, quien fue testigo clave junto con el albañil en el juicio al represor Miguel Etchecolatz. “Me parte el corazón. Hoy en Abuelas, una me abrazó y me dijo que no soportaba que volvamos a decir eso”, comentó Alba Lanzillotto, de Abuelas de Plaza de Mayo, que junto con Madres-Línea Fundadora y otros organismos de derechos humanos, marchó detrás de las demás columnas para diferenciarse del discurso, que planteó que “es responsabilidad del Gobierno que el aparato represivo siga impune”.

Tras una bandera –que decía “exigimos al gobierno nacional la aparición con vida de López”– encabezaron la marcha Eloy y Adriana Calvo, de las Asociación de ex Detenidos Desaparecidos; la ex diputada Patricia Walsh y la ex legisladora Vilma Ripoll; el dirigente del Partido Comunista (PC) Patricio Etchegaray y el líder de Polo Obrero, Néstor Pitrola. Perdido entre la multitud, se pudo ver, de traje, al ex diputado Luis Zamora, quien se lamentó: “Hubiera deseado más gente independiente. Tenemos que preguntarnos por qué no concurren”. “Hay miles de represores libres y nosotros estamos bajo amenaza. Por eso pedimos al Gobierno una respuesta contundente”, exigió Eloy. “Creemos que el pueblo entendió que la amenaza es contra todos”, dijo Calvo.

La marcha tuvo una variopinta composición desde partidos de izquierda (MST, PTS, PO, Quebracho), pasando por organizaciones sociales (CCC, MTD Aníbal Verón, Frente Popular Darío Santillán), familiares de Cromañón, de víctimas de la AMIA y de gatillo fácil hasta estudiantes en guardapolvo, como Camila, de 14 años y pelo rubio recogido en un rodete. “Los testigos son los únicos que pueden hablar para que se conozca lo que pasó”, planteó la estudiante del Mariano Acosta, que sostenía un muñeco gigante de un policía. “Lo hicimos para la Noche de los Lápices”, aclaró.

Al frente de la columna de la CTA, el dirigente Víctor De Gennaro consideró que “es secundaria” la discusión sobre el documento del acto, que la central no firmó. “Los juicios por genocidio fueron de vencedores a los vencidos. Menos uno. Todo el pueblo argentino logró juzgar a los dictadores, con el emblema de las madres. No hay aprietes que nos puedan parar hasta que termine la impunidad”, destacó De Gennaro.

Cerrando la marcha, estaban Abuelas y Madres, además de Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas, APDH, H.I.J.O.S., Hermanos, Buena Memoria, MEDH y Serpaj. “No es el momento de diferencias políticas”, señaló Taty Almeyda, de Madres. Cerca de ella, Haydée García Gastelú, cantaba “No tenemos miedo” mientras se ceñía el pañuelo.

–No vamos a parar ni vamos a tener miedo nunca más, destacó Haydée.

–Si no nos detuvieron en la dictadura, menos nos van a parar ahora –se sumó Elia, otra Madre.

Por su parte, el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel remarcó que “durante estos 30 años hubo impunidad jurídica. Cuando comienzan los juicios, tenemos un desaparecido y amenazas al tribunal y a los testigos. El Gobierno tiene que dar protección”, pidió.

La movilización convergió ante un palco, donde Eloy leyó el discurso consensuado por Encuentro Memoria, Verdad y Justicia. “La mayoría de los indicios apuntan a que el viejo López fue secuestrado por las patotas de la Policía Bonaerense y la derecha fascista”, denunció. Señaló que los testigos recibieron “anónimos, grabaciones telefónicas, aprietes”. Recordó que tras la desaparición de López apareció un cadáver calcinado en Camino Negro. “En el mismo lugar donde en el ’74 aparecían cadáveres de nuestros compañeros”, afirmó.

“A casi diez días de la desaparición de Jorge no admitimos que se nos diga que puede estar perdido debajo de un puente. ¿Tantos puentes hay en La Plata que todavía no pudieron encontrarlo?”, ironizó Eloy, quien consideró que “es responsabilidad del gobierno nacional” la aparición de López. Fustigó también al gobernador bonaerense Felipe Solá por separar de su cargo a 36 policías vinculados con la represión ilegal. “¿Son sólo 60 en la bonaerense? ¿Cuántos más siguen en sus cargos en el Ejército, la Armada, en la SIDE?”, preguntó. Criticó además que “la ESMA haya sido parcialmente desalojada”. “Con nuestra lucha conseguimos la reapertura de las causas, no permitiremos que López sea la respuesta”, concluyó.

Compartir: 

Twitter
 

Acompañaron la marcha partidos de izquierda y organizaciones sociales.
Imagen: Pablo Piovano
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.