ECONOMíA

Inflación más dos

Así como este año el techo de aumentos salariales fue 19 por ciento, para 2007 el Gobierno propone 13.

 Por David Cufré

El Gobierno repetirá en 2007 una estrategia que este año le sirvió para contener las expectativas inflacionarias: buscará fijar un límite a los aumentos salariales y no aflojará con los acuerdos de precios. La tarea será más complicada que en esta oportunidad, debido a que los sindicatos intentarán aprovechar el año electoral para mejorar la recomposición de haberes y las empresas ofrecerán más resistencia para seguir con sus precios contenidos, luego de soportarlos por más de un año. Aun así, el Ejecutivo ya dibujó su fórmula de consenso: el techo para la suba de sueldos será “inflación más 2”. Traducido, eso significa 13 por ciento, lo mismo que les dará a los jubilados a partir de enero.

Felisa Miceli estimó en el proyecto de Presupuesto para el próximo año una suba del Indice de Precios al Consumidor de entre 7 y 11 por ciento. El equipo económico estima que la inflación se ubicará en el medio de esa banda, básicamente por dos razones: el arrastre de este año será menor al que dejaron los últimos meses de 2005 sobre 2006 (las expectativas inflacionarias son hoy muy inferiores a las que existían en los meses calientes de la salida de Roberto Lavagna del Palacio de Hacienda) y, en segundo lugar, el Gobierno será estricto en la continuidad de los acuerdos de precios. Néstor Kirchner no quiere que la inflación interfiera en la campaña electoral del oficialismo para los comicios de octubre.

A pesar del optimismo de Miceli, el Presidente y el ministro de Trabajo, Carlos Tomada no le pedirán a Hugo Moyano que achique sus aspiraciones para el convenio de su sector a 11 por ciento. Para proponerle “inflación más 2” tomarán el techo de la banda. Y si efectivamente la inflación de 2007 es de 9 puntos, la recomposición que arrojaría esa acuerdo sería de 4 puntos. El Gobierno considera que es una buena propuesta luego del 19 por ciento que consiguió el líder de los camioneros este año, contra una inflación que finalmente rondará entre 9 y 10 por ciento. Ese 19 por ciento terminó actuando como un límite para el resto de las negociaciones patronales-sindicales. En 2007, el techo sería 13.

El Gobierno dio una primera señal al disponer un aumento de jubilaciones a partir de enero de esa magnitud. En ámbitos sindicales y empresarios tomaron nota de ese dato. Sin embargo, ni unos ni otros lo aceptan, al menos en esta etapa. Página/12 consultó a dirigentes gremiales y de cámaras empresarias. Los primeros hablan de un piso de 15 por ciento, mientras los segundos coinciden en que, como máximo, los ajustes de haberes deberían igualar la inflación.

Los gordos de la CGT aceptaron a regañadientes que Moyano pactara un techo con el Gobierno de 19 por ciento para 2006. Y hay voces que se levantan en la central sindical advirtiendo que las cosas en 2007 serán diferentes. El próximo miércoles se realizará el congreso confederal de la CGT y el tema sueldos estará en la mesa de discusión.

La ronda de negociaciones entre sindicatos y cámaras patronales arrancará temprano. El convenio de los camioneros es el que vence primero, en abril próximo. Ese mismo mes, con algunos días de diferencia, también habrá que renovar los convenios de empleados de comercio (como Moyano, Armando Cavalieri consiguió 19 por ciento este año) y bancarios (18 por ciento). En mayo será el turno de la alimentación (19 por ciento) y en junio los de la UOM (19 por ciento), porteros (19 por ciento) y mecánicos (19 por ciento). Todos ellos desfilaron por la Casa Rosada para anunciar sus acuerdos. El Gobierno se propone reeditar esas imágenes en 2007.

Por el lado empresario, en la Unión Industrial afirman que los aumentos conseguidos por los trabajadores fabriles exceden largamente la inflación acumulada desde la devaluación a la fecha. Por lo tanto, el próximo acuerdo deberá ser cómo máximo igual a la evolución del IPC. En su caso, aceptan el cálculo de Miceli de que el próximo año la inflación subirá unos 9 puntos.

Los industriales muestran un gráfico que presentó esta semana el Ministerio de Economía donde se expone la evolución real de los salarios en el primer trimestre de 2006. Los trabajadores de todas las ramas fabriles registraron ganancias en la comparación interanual: los de maquinarias y equipos 10,1 por ciento, alimentos y bebidas 9,4, material de transporte 9,2, derivados de petróleo y químicos 8,4, textiles y cuero 7,9, metálicas básicas 7,0 y madera, papel y editoriales 5,9. Los datos figuran en el Informe Económico del Palacio de Hacienda.

Empresas alimentarias y comercios también sostienen que el techo de los aumentos debe ser la inflación. Su principal argumento es que el Gobierno no puede pretender más si al mismo tiempo les exige seguir con los acuerdos de precios. En ese punto, el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, ya les dijo a industriales y a empresarios de distintos sectores que los convenios no se tocan. La respuesta empresaria en esas reuniones fue que entonces la discusión salarial será dura. La salida intermedia que ofrece el Gobierno es su ecuación de “inflación más 2”, igual a 13.

Compartir: 

Twitter
 

Néstor Kirchner negociará la pauta salarial con Hugo Moyano.
Imagen: DyN
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.