EL MUNDO › HOY SE VOTA EN UN PAIS QUE POR AHORA SE MUESTRA INMUNE A LA CRISIS EUROPEA

Polonia elige para escaparle a la malaria

Las encuestas le otorgan diez puntos de ventaja a Plataforma Cívica (derecha liberal) por sobre su perseguidor más directo, el partido Ley y Justicia (derecha conservadora), liderado por el ex primer ministro Jaroslaw Kaczynski.

Mientras que varios países europeos aún luchan contra los coletazos de la crisis de 2008, hay uno que hasta ahora no fue afectado por el colapso financiero y es ponderado como el ejemplo a seguir. Polonia elige hoy primer ministro en comicios parlamentarios, y se espera que los votantes le ratifiquen la confianza al actual mandatario Donald Tusk, el piloto de tormentas que capeó el temporal de 2008-2009 y salió indemne. Las encuestas le otorgan diez puntos de ventaja a su Plataforma Cívica (derecha liberal) por sobre su perseguidor más directo, el partido Ley y Justicia (derecha conservadora), liderado por el ex primer ministro Jaroslaw Kaczynski.

Ambos son los partidos más tradicionales de Polonia que de-rivan del histórico movimiento sindical cristiano anticomunista Solidaridad, fundado en 1980 por el mítico ex presidente Lech Walesa (1990-1995). Al cierre de esta edición, Plataforma Cívica contaba con un 39,5 por ciento de intención de voto, seguido de un 29,5 por ciento de Ley y Jus-ticia. Con un discurso centrado en la modernización, el acercamiento a Europa y los logros económicos en tiempos de cri-sis, el premier actual aventaja a Kaczynski. La postura del ex primer ministro, eurofóbica y nacionalista, no le ha servido de mucha ayuda. Tampoco sus declaraciones recientes, que condimentaron la campaña en el tramo final. Según el ex premier, la canciller alemana Angela Merkel fue puesta en el poder con ayuda de la policía secreta de la ex República Democrática Alemana.

“Perdió los estribos, fue un error táctico formular ese tipo de declaraciones. Le va a costar puntos para los comicios. No se anda diciendo cosas como esas de los vecinos”, dijo a Página/12 Krysztof Blusz. El vicepresidente del Centro de Estrategia Europea en Varsovia dice que por primera vez desde la transformación de Polonia, tras la caída de la cortina de hierro, los electores no votarán en contra de nadie. Si bien apareció un nuevo partido antisistema, Palikot, que aglutina a las minorías sexuales, los agnósticos y la extrema izquierda, no existen motivos para polarizar al electorado indeciso en estas elecciones. Por lo que arrojan las encuestas, mañana los polacos votarán con el bolsillo. “Polonia es el único país que durante 2008/09 presentó un crecimiento económico decente, en comparación con sus vecinos”, explica Blusz. El acercamiento a Europa que pregona Tusk no es casual. Desde que Polonia ingresó como miembro de la Unión Europea en 2004 y desde que Bruselas le pasó el mando de presidente pro témpore, el organismo le entregó los fondos estructurales que el gobierno administró para profundizar el proceso de modernización. Infraestructura, autopistas y remodelación de estadios para quien será junto con Ucrania anfitrión de la Eurocopa 2012 son los logros que la Plataforma Cívica hace suyos. “Al igual que España y Portugal cuando ingresan en la UE, les dan 67.000 millones de euros. En el momento de la crisis aumenta la inversión pública, y la compensan con políticas fiscales expansivas, cosa que ningún otro país europeo pudo hacer”, explica Eduardo Crespo, docente de la Universidad Federal de Río de Janeiro. Sin embargo, a diferencia de esos países, el economista dice que Polonia no tuvo una burbuja financiera. Además, desde la década del noventa, mantiene una buena performance con un crecimiento del PBI del 5 por ciento al año en promedio. “Es el país que mejor está de la región. Por tratarse de economías abiertas, a los países bálticos les fue muy mal. Sin estar en la UE, a Rusia también le fue muy complicado”, grafica Crespo. A pesar de haberse incorporado al organismo, Polonia mantuvo su divisa.

En ese marco, el primer ministro dijo hace dos días, en una entrevista al diario local más importante, que podía asumir el rol de líder en tiempos de crisis económica y financiera. Su partido liberal de derecha tendrá, según prometió, un tinte más inclusivo a nivel social.

“Hay un consenso generalizado de que lo que Polonia necesita es completar el proceso de modernización que empezó al comienzo de la década de los noventa. Siempre quisimos, durante la época del movimiento Solidaridad, tener una chance de vivir el modo occidental de vida”, reconoce Blusz. En caso de cumplirse los pronósticos, el escenario más probable es que la Plataforma Cívica necesitará de alianzas para gobernar en el Parlamento. El partido de Tusk hará una coalición con el Partido Campesino y otra que resultará entre Palikot y los socialdemócratas. Aunque el primer ministro dijo claramente que no entraría en una alianza con el partido antiestablishment. Quienquiera que hoy asuma el cargo de primer ministro, deberá enfrentar como desafío una inflación que ronda el 5 por ciento y un desempleo que se elevó al 12 por ciento, y al 24 por ciento en los jóvenes.

Informe: Juan Nicenboim.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.