EL MUNDO › POR EL CONFLICTO ARMADO EN EL ESTE DE UCRANIA, QUE SIGUE EN EBULLICION

EE.UU. evalúa nuevas sanciones a Rusia

El canciller estadounidense, John Kerry, se reunió con su par británico, Phillip Hammond, para hablar del tema. Tras la reunión, Kerry calificó la actitud de Rusia en el conflicto ucraniano como “inaceptable”. Cambio de prisioneros.

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, dijo ayer que evaluará la posibilidad de imponer nuevas sanciones contra Rusia, poco antes de encontrarse con su homólogo británico, Phillip Hammond. En dicho encuentro, conversaron sobre la crisis en Ucrania, donde ayer separatistas y unidades del ejército emprendieron un nuevo acto para intercambiar prisioneros.

Kerry aseguró, antes del encuentro con Hammond, que las acciones de Rusia son simplemente inaceptables. “El comportamiento de Moscú contradice todo lo que ha tratado de lograr la comunidad internacional desde la Segunda Guerra Mundial”, expresó el secretario de Estado estadounidense. Kerry enfatizó que Moscú apoya a los rebeldes prorrusos en el este de Ucrania. “Sabemos con certeza lo que Rusia ha estado proporcionando a los separatistas y cómo Rusia está involucrada con los separatistas”, dijo el funcionario norteamericano, quien aseguró que el Reino Unido y otros países estarán dispuestos a emitir nuevas sanciones.

Por su parte, Hammond enfatizó la estrecha cooperación entre su país y Estados Unidos en contra de la “continua agresión” de Rusia. Incluso antes de la conversación con Kerry, el ministro británico anunció que en vista del papel de Rusia en Ucrania se hablaría sobre las medidas de la Unión Europea, así como también sobre una coordinación entre la Unión Europea y Washington.

Al mismo tiempo, Kerry rindió homenaje a la valentía de los ucranianos, cuyas protestas hace un año en la plaza de Maidan (de la Independencia) en Kiev, derivaron en el derrocamiento del ex presidente Viktor Yanukovich el 21 de febrero de 2014. Al mismo tiempo, recordó a las más de 100 personas que murieron durante los enfrentamientos violentos entre manifestantes y fuerzas de seguridad. “Nunca olvidaremos a aquellos que perdieron sus vidas y elevaron su voz por la libertad y la dignidad”, dijo en un comunicado publicado ayer. Kerry cerró su declaración diciendo “Que viva Ucrania”.

Por otro lado, separatistas y unidades del ejército emprendieron hoy un nuevo intento para intercambiar prisioneros en el este de Ucrania. Los secesionistas en Donetsk indicaron que numerosos soldados del ejército fueron llevados a la ciudad de Lugansk para ser intercambiados. La portavoz de los separatistas, Darya Mosorsova, indicó además que ya se han intercambiado con la cúpula militar en Kiev listas con los nombres de los prisioneros. Mientras tanto, a la ciudad de Debaltsevo, ahora en manos de los insurgentes, llegó un convoy de camiones rusos con ayuda.

Las partes en conflicto se acusaron ayer nuevamente de haber violado el alto el fuego. Eduard Basurin, uno de los portavoces de los prorrusos, señaló que, sobre todo en el área de Donetsk, el ejército disparó contra las posiciones de los separatistas. La cúpula prooccidental en Kiev rechazó las acusaciones y el portavoz Andrei Kyssenko aseguró que durante las últimas 24 horas unos 40 soldados resultaron heridos.

En tanto, en Moscú, miles de manifestantes se congregaron en una manifestación AntiMaidan, que según el Ministerio del Interior reunió a unas 40.000 personas. “En el movimiento Maidan se concentra todo lo antirruso”, dijo una oradora el sábado en un escenario cerca del Kremlin. Los numerosos manifestantes en Moscú mostraron en pancartas su apoyo a los secesionistas en el este de Ucrania. La manifestación en Moscú tuvo lugar después de que el presidente ucraniano, Petro Poroshenko, acusase a Rusia durante la conmemoración del primer aniversario de las protestas de estar detrás de la muerte de la centena de manifestantes en Kiev durante las protestas y los subsiguientes disturbios, algo que Moscú rechaza.

Tras las protestas, Rusia anexionó la región de Crimea. Más de 5000 personas murieron en el este de Ucrania desde que comenzaron los combates en abril entre el ejército y los rebeldes separatistas. Más de un millón de personas han huido de sus hogares, según cifras de la ONU.

El ex presidente y Premio Nobel de la Paz, Mijail Gorbachov, descartó el regreso de Yanukovich. “Creo que se ha hecho mucho innecesario”, afirmó el ex mandatario soviético. En una entrevista, Yanukovich instó al gobierno de Kiev a emprender conversaciones directas con los separatistas. “El Ejecutivo tiene que garantizar a los insurgentes una generosa autonomía”, dijo el ex jefe de Estado exiliado en Rusia. Además, acusó indirectamente a Poroshenko de permitir la “injusticia y anarquía” en la ex república soviética. “Occidente quería este cambio, ahora él (Poroshenko) tiene que responder por las consecuencias”, dijo Yanukovich. Asimismo, afirmó que le gustaría regresar del exilio ruso y volver a sus pagos para liderar un movimiento de protesta. Poroshenko, en tanto, lo instó a regresar a Ucrania para procesarlo, entre otros delitos, por fraude. “Estoy esperando con impaciencia. Podría dirigir el movimiento de protesta desde la cárcel”, ironizó el mandatario.

Compartir: 

Twitter
 

Soldados ucranianos realizan maniobras en la región de Donetsk, este de Ucrania.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.