SOCIEDAD › LA BANDA QUE CAPTURO AL ARGENTINO EN NIGERIA EXIGE DINERO PARA LIBERARLO

Primer contacto de los secuestradores

El grupo que tiene cautivo a Santiago López Menéndez reclamó a la empresa donde trabaja una suma importante, aunque no trascendió el monto. Ratifican que el secuestro no tiene connotaciones políticas.

Los captores del argentino Santiago López Menéndez, secuestrado el miércoles en Nigeria, se contactaron y exigieron una abultada suma de dinero para liberarlo, aunque no trascendió el monto. La megaempresa agroalimentaria por la que fue contratado el argentino como asesor técnico está en tratativas para la pronta liberación. En tanto, el embajador en el país africano destacó que el contacto de los secuestradores “es una buena señal”, aunque éstos aún no fueron individualizados y presuntamente formen parte de un grupo criminal y no de una facción terrorista. Tanto la policía local y militar como los diplomáticos argentinos en Nigeria siguen la pista de la desaparición del joven.

El miércoles por la mañana, López Menéndez –a quien sólo le falta la tesis para recibirse de ingeniero agrónomo en la UBA– trabajaba en Kaboji Farms, un predio de 10 mil hectáreas ubicado en la localidad de Kontagota, al noroeste de Nigeria, perteneciente a la empresa Flour Mills. Junto con empleados locales, preparaban el terreno para la siembra de maíz y soja. Un grupo de hombres en moto con armas semiautomáticas irrumpió en el lugar con disparos al aire, avisaron a los gritos que “no querían lastimar a nadie”, pero se llevaron cautivo al argentino en su propia camioneta. De inmediato, los empleados avisaron al gerente de la firma, quien se encargó de alertar a la policía para que iniciaran la búsqueda. Poco después hallaron abandonada la camioneta de Santiago, pero sin rastros de él.

Jorge López Menéndez, el padre del joven de 28 años, confirmó que “los captores se comunicaron y que la empresa para la que trabaja Santiago puso un consultor de seguridad privada. Están empezando las conversaciones, pero pueden llevar su tiempo”. Si bien prefirió no especificar la suma exigida como rescate, indicó que la firma le garantizó “que iban a hacer lo que sea para que Santiago quedara en libertad”. Sobre Four Mills of Nigeria, precisó que se trata de “una multinacional muy fuerte, ya que son los mayores productores de harina y galletitas del país. Nigeria tiene mucho petróleo, hay muchos técnicos, por lo que buscan extranjeros que sean respaldados por una empresa grande”. En relación con el hecho que involucra a su hijo, el hombre –que vive en Mar del Plata– manifestó que “es un secuestro extorsivo, no es político, lo que abre una esperanza”.

Por su parte, el embajador en el país africano, Gustavo Dzulaga, también confirmó el contacto con los secuestradores: “Es una buena señal y ya se está negociando una pronta liberación”. Asimismo indicó que los captores “no están individualizados”, pero apuntó que se trataría de “un grupo criminal y no uno terrorista o extremista”. No obstante, agregó: “Tampoco se puede descartar de plano a Boko Haram, porque también realiza este tipo de secuestros extorsivos; pero lo cierto es que no hicieron ninguna reivindicación religiosa o política”.

Dzulaga comentó que los captores “no dieron ninguna prueba de vida” y precisó que, según los expertos nigerianos que trabajan en el rescate del joven, “se mueven para hacer las llamadas”. El diario local Vanguard indicó que al menos diez patrulleros y un equipo especial antisecuestros trabajan en el caso, y subrayó que el secuestro se realizó en un camino lleno de baches “difícilmente transitable” y donde ya se denunciaron hechos similares. Pese a ello, el vocero de la policía nigeriana, Bala Elkana, dijo que están “cercando” a los secuestradores, por lo que se mostró “esperanzado de rescatar” al argentino.

El embajador afirmó que se movilizó con el cónsul a la zona donde se realizó el secuestro, a unas siete horas de viaje desde la capital Abuja, donde López Menéndez vive desde hace un año junto a su novia, Alejandra Perkins, encargada ahora de transmitir las novedades desde Kontagora a la familia López Menéndez. A ella se sumaba Jorge, hermano mayor del joven secuestrado, quien reside temporalmente en Sierra Leona y ya habría llegado a Nigeria para interiorizarse de la situación de Santiago.

Acerca de la ex colonia británica, en la página web de la Embajada de Argentina hay un apartado que alerta a los visitantes de Nigeria sobre posibles conflictos étnicos, ataques terroristas o secuestros a los que pueden enfrentarse, por lo que recomienda moverse dentro del país con personas de confianza. “Normalmente proporcionamos protección a todos los extranjeros que trabajan en las granjas y en otros lugares en el Estado”, dijo Olusola Amore, comisionado de la policía del país africano. “Pero él (López Menéndez) optó por viajar solo, sin protección policial, y lo secuestraron”, añadió.

La zona en la que sucedió el rapto no forma parte del área en que operan los jihadistas de Boko Haram, aliados de Estado Islámico (EI) que controlan varios estados del norte nigeriano. Este grupo extremista intensificó en los últimos meses su campaña de atentados en el país africano, pese al enfrentamiento militar planteado de forma conjunta entre tropas nigerianas, de Chad, Camerún y Níger.

Compartir: 

Twitter
 

López Menéndez trabajaba en la empresa multinacional Flour Mills.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.