DEPORTES › EL ESCOLTA RACING Y EL PUNTERO NEWELL’S SE SACARON CHISPAS EN AVELLANEDA

Fue un partido de ciento por ciento lucha

Contra todos los pronósticos, el fútbol estuvo ausente en el partido más esperado de la fecha, que terminó empatado sin goles y dejó a todos disconformes. Los rosarinos fueron apenas superiores, pero ambos fallaron en la zona de definición.

Los protagonistas intentaron bajar el dramatismo durante la semana. Ninguno quiso hablar de candidaturas. Sin embargo, por la realidad de ambos equipos, el encuentro de ayer entre Racing y Newell’s no era simplemente uno más. Líder y escolta, con tan sólo dos puntos de diferencia, se enfrentaron en un Cilindro colmado, con la expectativa de ganar para seguir en el camino hacia el título. El resultado fue el menos esperado. Empataron 0-0 en un partido trabado y aburrido. El punto le cae mejor al elenco rosarino, que seguirá como líder hasta el fin de la fecha. Decir que era el partido del campeonato puede ser exagerado, puesto que aún falta mucho para el fin del torneo y hay varios equipos en la pelea. No obstante, ambos se jugaban la punta del Inicial. Quizá, por esa obligación de ganar

sin importar cómo, Racing y

Newell’s decepcionaron a todos.

Mucho se habló en los días previos sobre la estrategia que iba a disponer Luis Zubeldía. La pálida imagen ante River se desvaneció luego de la buena performance que los de Avellaneda realizaron en Santa Fe, con un equipo que le sacó la pelota a Colón y siempre fue al ataque. Ese planteo entusiasmó a la gente, que imaginaba un Racing protagonista ante el elenco rosarino. Sin embargo, no fue así. El papel de dominador lo tuvo Newell’s, que manejó la pelota, pero le faltó punch arriba para abrir el marcador. Los dirigidos por Martino, si bien fueron un poco más, no exhibieron el poder ofensivo de las últimas fechas y les faltó vertiginosidad en ataque.

En un partido trabado, donde primó la pierna fuerte más que el fútbol. Racing, motivado por el aliento de su gente, tuvo la primera, cuando apenas iba un minuto. Villar metió un corner desde la izquierda, Ortiz la peinó en el primer palo, y Cámpora metió un cabezazo que dio en el travesaño. Pero el visitante también avisó. El primero –y único– mano a mano entre Scocco y Saja, que se hicieron amigos durante los tres años en los que jugaron en el AEK Atenas de Grecia, lo ganó el arquero, que desvió a un costado el remate del delantero.

Pero no hubo gol. Es que ambos llevaron –casi siempre Newell’s– la pelota hasta tres cuartos de cancha. Allí, las ideas se desvanecieron y los ataques terminaron en despejes y faltas que sólo generaron fastidio y aburrimiento en el público.

El segundo tiempo fue más de lo mismo: fricción, patadas, juego cortado, arqueros como espectadores de lujo y nada de emociones. No hubo peligro, salvo un cabezazo de Cámpora, lo más punzante del local, que se fue cerca. En la previa, prometieron mucho. Una vez que Loustau pitó el final, lo único que quedó en el aire en Avellaneda fue decepción.

Informe: Matías Jofré.

Compartir: 

Twitter
 

Villar intenta dominar la pelota ante la presión de Figueroa.
Imagen: Fotobaires
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.