ECONOMíA › QUIEN GANA Y QUIEN PIERDE EN 2007

Los secretos del Presupuesto

 Por Maximiliano Montenegro

El ministro de Planificación, Julio De Vido, contará en el Presupuesto 2007 con una partida record: 15.900 millones de pesos, 50 por ciento más de lo que figuraba originalmente en el Presupuesto 2006. Después de los recursos de la seguridad social, por lejos, De Vido manejará en el año electoral la caja más importante de toda la administración nacional. El crecimiento de los recursos de Planificación no se explica sólo por más obras públicas sino también por los mayores subsidios a empresas energéticas, trenes y colectivos, que se incrementarán casi en un 39 por ciento. El otro ministerio que tendrá un súper presupuesto es Desarrollo Social, a cargo de Alicia Kirchner: el año próximo dispondrá de más de 5100 millones de pesos, 44 por ciento más que lo presupuestado en 2006.

Pasado mañana, Felisa Miceli concurrirá a la Comisión de Presupuesto de Diputados a exponer los lineamientos del proyecto. Si los legisladores del oficialismo se animaran a formular un buen cuestionario técnico, la ministra se vería en aprietos para explicar por qué todas las cuentas públicas se basan en la ficción de que el año próximo la economía crecerá apenas 4 por ciento. Con los datos del Indec difundidos esta semana, hasta el más pesimista calcula para el año venidero un piso de expansión del 7 por ciento. Sólo una crisis energética, que el Gobierno descarta, podría evitarlo.

La metodología de subestimar el crecimiento y por ende los recursos fiscales le permite a Kirchner contar con “dinero fresco” adicional a lo pautado: en el año electoral, serían como mínimo 8000 millones de pesos.

En la visión oficial, son los grados de libertad que le permiten al Ejecutivo ordenar el mosaico político de la Argentina. Pese a contar con mayoría en ambas cámaras, el tratamiento en el Congreso somete siempre a las partidas presupuestarias al toma y daca de la política: obras públicas, planes sociales y transferencias no automáticas a provincias son codiciadas por gobernadores y disputadas por los legisladores.

La lapicera del jefe de Gabinete –en uso de las “facultades delegadas” o “superpoderes”– y los decretos de necesidad y urgencia (DNU) son, en cambio, instrumentos menos engorrosos para decidir el destino de los recursos fiscales y alinear voluntades. El viernes último, por ejemplo, mediante una Decisión Administrativa del jefe de Gabinete se transfirieron 80 millones de pesos a La Rioja, gobernada por Angel Massa, un ex menemista devenido en kirchnerista.

Este año, según las propias proyecciones oficiales, el Gobierno gastará unos 12.000 millones de pesos adicionales a los que figuraban en el Presupuesto 2006, que también había sido confeccionado sobre la base de un inverosímil crecimiento del 4 por ciento. Sin señales de desaceleración a la vista, el aumento del PBI superará el 8,5 por ciento anual.

Planificación y
Desarrollo Social

El gasto público total fijado en el Presupuesto 2007 asciende a 121.303 millones de pesos, un 29,5 por ciento más que los 93.722 millones del Presupuesto 2006. Sin embargo, como se dijo antes, este año, el gasto ejecutado sería mucho mayor: alcanzaría los 105.700 millones. Así, el gasto presupuestado para el 2007 superaría en un 15 por ciento lo ejecutado en el 2006.

El porcentaje de aumento del gasto público en general es el parámetro para evaluar cuáles son los ministerios más favorecidos en el nuevo reparto de la torta.

De la comparación sobresale el Ministerio de Planificación, cuyos recursos superan holgadamente el promedio general. Para el año próximo, De Vido contará con 15.900 millones de pesos, un 50 por ciento más de lo presupuestado en 2006, y 19 por ciento más en relación a lo ejecutado este año. Vale aclarar que este año De Vido erogará unos 2800 millones de pesos adicionales a lo estipulado en el Presupuesto. Entre las obras más importantes se destaca la autopista Rosario-Córdoba, a la que se destinarán 626 millones. Para Yacyretá habrá un aporte de 350 millones de pesos.

El Ministerio de Desarrollo Social manejará el año próximo 5126 millones de pesos, 44 por ciento más que el Presupuesto 2006.

Para el pago de los intereses de la deuda se destinarán casi 14.000 millones de pesos, un 32 por ciento más que lo que fijaba el Presupuesto de este año.

Los recursos del Ministerio de Educación superarán los 8000 millones de pesos, 27 por ciento más que en el Presupuesto 2006 (6300 millones). En particular, las universidades nacionales recibirán 4223 millones de pesos.

Pero la cartera a cargo de Daniel Filmus intentará auditar el destino de esas transferencias: “Las universidades nacionales deberán presentar en tiempo y forma la información que requiera el Ministerio de Educación a través de la Secretaría de Políticas Universitarias necesaria para asignar, ejecutar y evaluar los recursos que se le transfieran por todo concepto. El citado ministerio podrá disponer la no transferencia de partidas presupuestarias en caso de incumplimiento en el envío de dicha información”, dice el proyecto de ley que pareciera colisionar con la autonomía universitaria.

El Ministerio de Salud contará con 2600 millones de pesos, 22,8 por ciento más que lo presupuestado este año.

El Poder Legislativo dispondrá de 716 millones de pesos, 19,7 por ciento más que en el Presupuesto 2006. Mientras que los fondos del Poder Judicial llegarán a 1574 millones, 29,4 por ciento más.

Energía y trenes

Uno de los rubros del Presupuesto que más crecerá el año próximo será el de los subsidios a las empresas energéticas y a las concesionarias de ferrocarriles. Las “transferencias a empresas privadas” alcanzarán los 2386 millones de pesos, 39 por ciento más que este año. Esa partida se destinará al “financiamiento del déficit operacional de los concesionarios ferroviarios del servicio metropolitano de pasajeros, al suministro de fuel-oil para las centrales térmicas, al convenio de estabilidad en el suministro de gasoil, al convenio de abastecimiento de gas propano y al régimen de compensaciones del combustible aeronáutico”.

Jubilados

El proyecto de ley de Presupuesto dice que el incremento del 13 por ciento a los jubilados que regirá a partir de enero es la “movilidad mínima garantizada”. Y deja abierta la puerta para nuevos aumentos: “En la medida en que las condiciones generales de la economía así lo permitan podrán otorgarse mayores incrementos durante el ejercicio fiscal 2007, a cuyos efectos se faculta al Poder Ejecutivo a disponer de las partidas necesarias”, aclara. Los recursos excedentes de la seguridad social irán a un fondo específico que solo podrá destinarse a financiar futuros aumentos.

Dada la subestimación de ingresos comentada anteriormente, todo indica que los recursos previsionales adicionales permitirán hacia mediados del año próximo, en los meses previos a las elecciones, otorgar nuevas subas.

El Presupuesto también contempla una partida de 560 millones de pesos para pagar juicios previsionales, y otros 96 millones para abonar sentencias de retirados y pensionados de Fuerzas Armadas y de seguridad.

Compartir: 

Twitter
 

Felisa Miceli deberá explicar por qué estimó un crecimiento de sólo 4 por ciento en 2007.
Imagen: DyN
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.