ECONOMIA › REACCION EN AEROPARQUE TRAS CONOCERSE LA DECISION

Los “demorados”, con dudas

“Demorado”, comunicaban los televisores ubicados a lo largo de los pasillos del Aeroparque Jorge Newbery, sobre tres vuelos de Aerolíneas Argentinas. La cara de Luis también lo hacía. Mientras sus dos hijos mataban el tiempo muerto –los primeros minutos de la hora y media de espera que les quedaba por delante antes de abordar un avión de Aerolíneas Argentinas hasta Mendoza–, el hombre calificó de “excelente” el traspaso de la compañía a manos estatales. Es que, tras permanecer 17 años en manos privadas, la “aerolínea de bandera” y su línea de cabotaje, Austral, entraron en un período de transición. Durante los próximos dos meses, representantes de su última dueña –la española Marsans– y del gobierno nacional intercambiarán documentación y acordarán el precio y la forma de pago a través de la que ambas volverán a formar parte de la órbita del Estado.

“Todas las privatizaciones que se llevaron a cabo en los ’90 fueron un robo directo a la gente. Por lo menos el Estado, mal que mal, se hace cargo de lo que es su responsabilidad, así que ojalá se termine concretando la jugada”, concluyó el hombre en diálogo con Página/12.

A la espera del mismo vuelo atrasado en su salida, pero con una opinión totalmente distinta a la de Luis, Marcelo vagaba de una punta a la otra del pasillo de “Partidas” del aeroparque. “No sé si va a ser la mejor solución. Los argentinos no tenemos buenas experiencias en estas cosas”, opinó.

Dentro de su pesimismo, el hombre, que por trabajo suele viajar seguido a Mendoza, sostuvo que “la única” manera de mejorar el servicio de la aerolínea es “abrir la cancha y permitir que otras líneas aéreas operen las rutas de cabotaje. La competencia debe fijar el nivel de servicio y el de los precios. Pero el Estado no va a hacerlo, así que la historia no va a cambiar”.

Sin embargo, y pese a las demoras, el clima de trabajo entre los empleados de la compañía parecía distendido. “Si bien no nos dijeron mucho, sabemos que se vienen cambios grandes –confió una chica que viste el uniforme de Aerolíneas Argentinas desde hace seis años–. La gente de más antigüedad dice que (la estatización) es para mejor y, la verdad es que peor que ahora no podemos estar.”

Por su parte, Nicolás se mostró “totalmente de acuerdo” con la noticia, mientras esperaba que un colega llegara, en un vuelo de Lan Argentina, desde Salta. “Las cosas no podían seguir así. Es la aerolínea de bandera y el Gobierno tenía que hacer algo”, sostuvo.

Desde que comenzó a trabajar en una compañía multinacional de bebidas alcohólicas, hace ya varios años, viaja a diversos puntos del interior del país. Sin embargo, dejó de tomar aviones de Aerolíneas “hace mucho tiempo, no aguantaba más las demoras”, aseguró. Aun así, vio con buenos ojos la vuelta de Aerolíneas a manos del Estado y, con mejores aún, la iniciativa de reprivatizarla en el futuro “siempre y cuando caiga en buenas manos”.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared