EL MUNDO › ARRANCA LA CAMPAÑA DE LAS LEGISLATIVAS

España en marcha

La campaña para las elecciones legislativas del 20 de noviembre en España comenzó a primera hora de hoy con el acento puesto en las propuestas contra una crisis económica que amenaza con infligir una dura derrota a los socialistas en favor de la derecha. La lucha contra un desempleo record del 21,52 por ciento, que según el Instituto Nacional de Estadística golpea a 4.978.000 de personas, centrará los programas de todas las formaciones, encabezadas por el gobernante Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y el conservador Partido Popular (PP).

El Ministerio de Trabajo, que utiliza otro método de cálculo, anunció ayer una cifra de desempleados algo inferior, de 4.360.000 de personas, que sigue aun así siendo el peor dato registrado desde 2008.

En este contexto, más de 35,7 millones de votantes están llamados a elegir a 350 diputados y 208 senadores entre casi una veintena de partidos nacionales y regionales, en unos comicios en los que el PP parte con 15 puntos de ventaja respecto al PSOE, según los sondeos.

“La crisis económica dicta absolutamente la campaña electoral”, explica Fernando Vallespín, catedrático de Ciencia Política de la Universidad Autónoma de Madrid. “Los partidos han verificado que la gente ya no está para creerse promesas electorales” y “todo el mundo sabe que entramos en una cultura de la austeridad”, agrega.

Gran favorito para convertirse en el próximo presidente del gobierno pese a su falta de carisma, el líder del PP, Mariano Rajoy, de 56 años, optó por lanzar los actos electorales con una pegatina de carteles en Castelldefels, cerca de Barcelona (noreste). El candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, de 60 años, eligió Alcalá de Henares, en las afueras de Madrid, para un mitin que debía prolongarse pasada la medianoche, momento oficial de inicio de la campaña.

Bajo el lema “Lo que España necesita”, el candidato conservador receta un fuerte adelgazamiento de las administraciones públicas para atajar el déficit, que en 2010 fue de 9,3 por ciento y este año se debate por llegar al 6 por ciento. Y promete deducciones fiscales para estimular una economía que no logra despegar –0,80 por ciento de crecimiento en 2011 según previsiones del Banco de España– desde la crisis de 2008 y el estrepitoso estallido de la burbuja inmobiliaria.

Advirtiendo contra los recortes en sectores clave como la educación o la sanidad, Pérez Rubalcaba defiende por su parte un control moderado del gasto público y subidas de impuestos a los más ricos. Sin embargo, buena parte del electorado achaca al Partido Socialista haber reaccionado tarde a la crisis, imponiendo impopulares medidas de rigor tal como lo hubiera hecho un partido de derecha. “El Partido Socialista es un partido que está muy tocado por la mala gestión de la crisis y esto beneficia al Partido Popular”, afirma Ferrán Requejo, catedrático de Ciencia Política en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona. “En muy buena parte la decisión ya está tomada”, agrega. Según los sondeos, el PSOE se encamina al peor resultado de su historia, con entre 30,3 por ciento y 31 por ciento de los votos y 119 diputados, mientras que el PP obtendría entre 45,3 por ciento y 47,4 por ciento de votos, es decir una cómoda mayoría absoluta de 191 escaños, frente a los 154 diputados de que dispone actualmente.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.