EL MUNDO › LOS PRINCIPALES PARTIDOS REBELDES PARTICIPARAN DE GINEBRA II PARA NEGOCIAR UNA SALIDA AL CONFLICTO

La oposición siria irá a la cumbre

El encuentro organizado por Estados Unidos –que apoya a la oposición–, Rusia –que respalda a Al Assad– y la ONU sería el primer cara a cara entre los rivales desde el comienzo de la guerra, que ya dejó más de 100.000 muertos.

La Coalición Nacional Siria (Cnfros), principal alianza de grupos opositores sirios en el exilio, decidió ayer participar en la conferencia de Ginebra II, que el miércoles próximo buscará una salida negociada a la guerra civil de Siria. La votación en Estambul tuvo lugar tras intensos debates y se resolvió con mayoría simple, informó la coalición opositora en un comunicado emitido en la ciudad turca. El “sí” se aprobó con 58 votos a favor, 14 en contra, dos abstenciones y un voto en blanco, añade el comunicado. Una hora antes de la votación, el comité legal de la Coalición había aprobado rebajar la necesidad de mayoría de dos tercios a mayoría simple. De los 120 miembros de la Coalición, que desde su fundación en otoño de 2012 intenta representar a un amplio abanico de grupos opositores al gobierno de Bashar al Assad, sólo votaron 75. El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, había instado el viernes a la Cnfros a participar en la conferencia sin condiciones previas.

Un número no determinado había anunciado ya la semana pasada su baja en la organización ante la aparente determinación de la cúpula a acudir a Ginebra II que, pese a su nombre, se celebrará en la ciudad suiza de Montreaux. Durante el último mes, los portavoces del organismo habían señalado que rechazarían cualquier negociación que permitiera a Al Assad continuar en el cargo.

La conferencia es organizada por Estados Unidos –que apoya a la oposición siria–, Rusia –que respalda al presidente a Al Assad– y la ONU, y sería el primer encuentro cara a cara entre los rivales desde el comienzo de un conflicto, en marzo de 2011, que ya dejó más de 100.000 muertos. Esta semana, el canciller ruso Sergei Lavrov y Kerry hicieron un llamado conjunto al gobierno sirio y a la insurgencia a acordar un alto el fuego en zonas de Siria, que podrían comenzar con la devastada Alepo, la segunda mayor ciudad del país tras Damasco, como medida para fortalecer la confianza antes de la conferencia.

Durante semanas, la Coalición había pedido garantías para que la cumbre obligara a Al Assad a dimitir, pero finalmente evaluó su participación sin esta condición previa. Sin embargo, la decisión podría ampliar aún más la brecha entre los diplomáticos de la Coalición y las redes de militantes y milicias en el terreno, que llevan muchos meses considerando a este organismo como una fachada inútil, alejada de la realidad.

“Un alto el fuego, como el propuesto por Al Assad para la ciudad de Alepo, no sería fácil de acordar, porque exigiría el compromiso de todos los grupos armados en el terreno y no hay un organismo político capaz de coordinar a todas las brigadas”, admitió Hefiz Abdulrahman, activista por los derechos humanos y miembro de Cnfros exiliado en Estambul. “Sin embargo, también hay un importante sector de la población siria que está muy cansado de la guerra y prefiere cualquier tipo de acuerdo, antes de seguir atrapado en la lucha entre los rebeldes y el régimen”, añadió.

El viernes, el canciller sirio, Walid al Moallem, anunció en Moscú que Siria está lista a adoptar un alto el fuego en Alepo y a canjear prisioneros con la insurgencia. “Informé a Lavrov de nuestra posición a favor de un acuerdo para canjear a presos en las cárceles sirias por prisioneros capturados por la otra parte”, dijo Moallem luego de sus conversaciones de dos días con su par ruso. Los planes para la conferencia fueron anunciados en mayo pasado por Kerry y Lavrov en Moscú, y desde entonces una serie de victorias militares del ejército nacional sirio dejó a la oposición en desventaja para una negociación.

Además, las crecientes diferencias entre los grupos insurgentes derivaron, desde hace dos semanas, en fuertes combates entre ellos en la mitad norte de Siria, que según activistas opositores ya dejaron más de 1000 muertos. De hecho, ayer al menos once personas murieron en un bombardeo de la aviación militar siria contra la localidad de Al Bab, al nordeste de la ciudad de Alepo, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Compartir: 

Twitter
 

El régimen sirio está listo para adoptar el alto el fuego en Alepo, donde ayer hubo más víctimas.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.