EL MUNDO › EL SECRETARIO DEL CENTROIZQUIERDA ITALIANO, APOYADO Y CRITICADO

Renzi está en boca de todos

El político de 38 años, en su afán de lograr sus objetivos, hasta se encuentra con Berlusconi. La izquierda del PD y algunos partidos de centro aliados del gobierno criticaron la decisión de Renzi de recibir al condenado.

 Por Elena Llorente

Desde Roma

Desde que fue elegido secretario del Partido Democrático (PD), el 8 de diciembre pasado, el alcalde de Florencia, Matteo Renzi, ha tratado de demostrar que el tiempo –un concepto no siempre valorado en Italia donde todas las decisiones llevan meses y años–, la celeridad y la eficiencia pueden cambiar el país. Renzi, 38 años, no sólo nombró inmediatamente una serie de jóvenes asesores dentro del partido, sino que lanzó numerosas propuestas y juicios no siempre apreciados y generó por eso una serie de reacciones negativas, incluso dentro del PD y del gobierno liderado por su compañero de partido, Enrico Letta. Pero ya sea por su vitalidad, por su aire a veces de suficiencia por el que ha sido criticado, por representar a un sector partidario que se opone a la apoltronada vieja dirigencia pero que tampoco es la izquierda del partido, por ser un promotor de la eficacia y la velocidad, el “terremoto” Renzi está logrando que el mundo político se mueva un poco más. De hecho el próximo 27 de enero, algunos dicen que por presión del secretario Renzi, debería comenzar en el Parlamento la discusión sobre la nueva ley electoral, de la que hace años que se viene hablando sin haber llegado jamás a algún resultado. Se espera que la nueva ley sea aprobada en poco tiempo.

Eppur si muove (Y sin embargo se mueve), comentó Renzi sobre el Parlamento con una famosa frase atribuida a Galileo Galilei y referida a la Tierra que a simple vista parece inmóvil.

La ley electoral, precisamente, fue uno de los temas principales del insólito encuentro que mantuvo ayer con Silvio Berlusconi en la sede del PD de Roma. Renzi habló a la prensa de “profunda sintonía” con Berlusconi sobre tres puntos: en primer lugar, una ley electoral que favorezca la gobernabilidad, el bipartidismo y que limite el poder de extorsión de los pequeños partidos. Los otros dos puntos se refieren a la reforma de una parte de la Constitución y a la eliminación del bicameralismo que existe ahora, al suprimir el Senado. Algunos sectores de la prensa dijeron que fue un gol en contra el encuentro de Renzi con el “condenado” –aludiendo a la pena de un año que todavía tiene por cumplir– Silvio Berlusconi. “Yo hablaré con él pero no acepto imposiciones” había aclarado hace algunos días el secretario. Pero la izquierda del PD, e incluso algunos partidos de centro aliados del gobierno, criticaron la decisión de Renzi de recibir al condenado. Aun cuando el encuentro se hizo, al parecer, en una sala decorada por una foto del Che Guevara y de Fidel Castro jugando al golf, como queriéndole decir: hablamos con vos pero seguimos creyendo en los viejos valores. Numerosas personas se habían concentrado afuera del PD y recibieron con gritos de: “Desvergonzado, desvergonzado” y “fuera Berlusconi de Italia” al ex primer ministro de centroderecha. La reunión duró dos horas y media.

Renzi insiste en que está dispuesto a hablar con todo el mundo para sacar el país adelante, incluido el Movimiento Cinco Estrellas del energúmeno Beppe Grillo, que se niega a todo acuerdo. Ayer a la mañana se había reunido con exponentes socialistas y de Elección Cívica, el partido del ex primer ministro Mario Monti.

A este proceso de revitalización y de cambios debería haber colaborado el primer encuentro, el jueves, del flamante secretario con la dirección del PD y la tácita “paz” firmada –por así decirlo, porque algunos hablaban de relaciones tirantes entre ambos– con el primer ministro Letta. “Con Renzi estamos decididos a ir adelante. El PD ha elegido un secretario que tiene ganas de hacer cosas y dará una contribución determinante al trabajo que juntos haremos para ayudar al país en 2014”, declaró Letta en una entrevista con la RAI la semana pasada. Pero de la reunión de la dirección PD del jueves salieron frases de Renzi sobre el gobierno que no gustaron a todos. “En estos nueve meses el gobierno no ha dado pasos adelante sobre las reformas necesarias”, dijo. Pero también subrayó: “O tomamos conciencia de la urgencia o seremos borrados del mapa como si nada”. En otras palabras: los italianos no pueden ni quieren esperar más. Se toman las medidas necesarias rápidamente contra la crisis y la desocupación, o el PD desaparecerá del mundo político en las próximas elecciones. También dijo que su intención no era derrocar al gobierno de Letta, sino ayudar para que funcione.

Si la nueva ley electoral es uno de los matetes más difíciles de resolver, no lo es menos el problema laboral que padece Italia desde que empezó la crisis en 2009. Renzi ha hecho una propuesta, el llamado Jobs Act, para tratar de enfrentar la gravísima desocupación que en noviembre llegó al 12,7 por ciento y a 41,6 por ciento el desempleo juvenil. Pero la propuesta también generó una ola de críticas dentro y fuera de su partido, el gobierno y los sindicatos, pero obtuvo un cierto visto bueno de parte de la Unión Europea. La propuesta para reformar el sistema laboral incluye una serie de medidas –como cambiar los contratos de trabajo haciéndolos más flexibles– y de inversiones o disminución de impuestos, tendientes a crear puestos de trabajo. Pero el Estado debería renunciar a fondos que necesita o aportar otros que no tiene. Y ésta precisamente es una de las críticas que se le lanzan al Jobs Act: dónde encontrar la cobertura financiera. El Estado italiano debería comenzar este año una serie de privatizaciones que podrían aportarle parte de esos fondos. Otros suponen que la Unión Europea, que ha dado su parcial aprobación al plan de Renzi y está preocupada por la desocupación en Europa, pueda disponer de fondos dedicados específicamente a este problema, muy grave en países como Grecia, España e Italia. El tema laboral, en efecto, es una preocupación fundamental para la UE este año. En declaraciones a la RAI, Letta recordó precisamente que el semestre de gobierno italiano de la UE (a partir de julio) comenzará con una reunión en Italia de todos los jefes de Estado y de gobierno de la UE y de los ministros del Trabajo sobre el tema específico de las políticas ocupacionales.

Compartir: 

Twitter
 

Renzi habló de una “profunda sintonía” con Berlusconi sobre el cambio a la ley electoral.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.