EL MUNDO › EL GOBIERNO DE TSIPRAS BUSCA DESTRABAR UN DESEMBOLSO DE SIETE MIL MILLONES DE EUROS

Grecia negocia otro rescate en Bruselas

En las negociaciones entre Atenas y los organismos antes denominados “la troika” se evaluarán la ejecución presupuestaria, los datos macroeconómicos y las necesidades financieras a mediano plazo de la economía griega.

Grecia y representantes de los organismos financieros iniciaron ayer una ronda de negociaciones que –a la luz del acuerdo alcanzado entre Atenas y sus socios de la Zona Euro a fines de febrero– busca destrabar el desembolso de un tramo del rescate europeo pendiente desde hace varios meses y que representa unos 7000 millones de euros.

Las negociaciones entre Grecia y los organismos antes denominados “la troika” –esto es la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI)– se realizarán en Bruselas y tendrán como objetivo hacer una evaluación de la ejecución presupuestaria, el análisis de los datos macroeconómicos y de las necesidades financieras a mediano plazo. Por la parte griega, las negociaciones están encabezadas por el secretario general de Política Fiscal, Nikos Theojarakis, y por Elena Panariti, asesora del ministro de Hacienda. Ambas partes intentan mantener los detalles de su reunión lejos de los focos de los medios de comunicación.

Las instituciones consideran que ya se perdió demasiado tiempo desde el acuerdo en el Eurogrupo en febrero y que ahora hay que procurar alcanzar resultados, sin discutir todo en público. “Tenemos que dejar que los expertos hagan su trabajo en calma a fin de lograr una finalización exitosa de las conversaciones”, afirmó ayer la portavoz comunitaria Mina Andreeva.

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, advirtió el lunes que Grecia puede tener “un problema” de liquidez durante las conversaciones y también aseguró que, si el gobierno del primer ministro de Grecia, Alexis Tsipras, no hace las reformas necesarias, “no habrá dinero”, en declaraciones a la televisión holandesa RTL.

La quinta evaluación del rescate quedó bloqueada el año pasado cuando el premier era Antonis Samaras, por el desacuerdo en torno de la brecha financiera de 2015, que Atenas negaba y las instituciones situaban en 2000 millones de euros. Este tramo de la negociación se desarrolla en un entorno político diferente al anterior, con el líder izquierdista Alexis Tsipras en el poder tras sostener su campaña electoral con promesas de inaugurar un vínculo diferente con los organismos financieros.

En ese marco, Tsipras buscó evitar por razones simbólicas la llegada y la permanencia de las delegaciones de los acreedores en Atenas, como en el pasado, y por eso pidió que las negociaciones se desarrollasen en la capital belga.

En la capital griega, en tanto, el Parlamento aprobó ayer temprano por unanimidad la creación de una nueva comisión formada por todos los partidos para reclamar a Alemania reparaciones de guerra, así como la devolución del préstamo forzoso durante la ocupación nazi y de las obras de arte expoliadas. En un extenso debate –más de siete horas–, los legisladores de todo el arco político mostraron un inusitado consenso en cuanto al objetivo, si bien hubo matices con respecto a cómo debían formularse las reclamaciones.

En su discurso de apertura de debate, Tsipras reconoció que el tema es muy “técnico y sensible”, pero que uno tiene el “deber” de abordar, tras reiterar que las víctimas griegas de la ocupación nazi deben ser homenajeadas y que “los recuerdos” de estos crímenes “están vivos y debemos mantenerlos vivos”.

“No para avivar la falta de confianza entre pueblos, sino para recordar lo que pasa cuando en vez de la solidaridad se imponen los sentimientos de superioridad nacional”, enfatizó. Luego recordó que el pueblo alemán “pagó un precio muy alto” durante la Segunda Guerra Mundial, pero insistió en que tras la firma del Acuerdo de Londres en 1953 los germanos “debieron hacer frente a sus obligaciones” derivadas de la guerra, algo que desde entonces el país “intenta evitar” con “argucias legales”.

El gobierno griego exige a Alemania reparaciones a las víctimas y también por la devastación de infraestructuras y por el crédito que el Tercer Reich obligó a concederle a la Atenas ocupada, mientras sus bombarderos sobrevolaban la Acrópolis. Se trata del préstamo obligatorio de 476 millones de reichsmark (moneda utilizada en Alemania hasta 1948) que nunca fue devuelto a Grecia, y cuyo valor actual ascendería a entre 7000 y 11.000 millones de euros.

A ello se añadirían reclamos por la devastación de las infraestructuras, costos difíciles de cifrar, pero que, según algunas estimaciones de expertos, alcanzarían los 162.000 millones de euros, la mitad de la deuda helena. La finalidad de la comisión incluye la exigencia de devolver las obras de arte robadas por los nazis. El gobierno de Angela Merkel reaccionó ayer a la reclamación griega de reparaciones de guerra afirmando que el capítulo está cerrado y apremiando a Atenas a centrarse en sus problemas del presente, pero las exigencias pesan sobre Berlín desde mucho antes de la llegada al poder de Syriza.

El ex ministro de Relaciones Exteriores Evangelos Venizelos pidió no mezclar este debate con las negociaciones actuales de Grecia con sus acreedores.

Compartir: 

Twitter
 

El gobierno de Tsipras negocia en Bruselas un nuevo rescate económico.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.