EL PAíS › MARIA JULIA SE DESCOMPENSO

Un malestar oportuno

La ex funcionaria menemista María Julia Alsogaray sufrió ayer una descompensación en plena audiencia del juicio donde se le imputan hechos de corrupción producidos en diciembre de 1996. El Tribunal Oral Federal 6 ordenó reprogramar la indagatoria a la que iba a comparecer Alsogaray hasta tanto el Cuerpo Médico Forense determine su estado de salud. A la ex titular de la Secretaría de Medio Ambiente se la acusa de haber negociado directamente con una empresa de comunicación, contratada para promocionar un programa de esa Secretaría. De ser encontrada culpable, puede recibir una pena de hasta seis años, los cuales son de cumplimiento efectivo debido a perdió el privilegio a ser excarcelada cuando fue condenada en 2005 por enriquecimiento ilícito.

Finalizada la indagatoria a todos los testigos, el juicio que tiene curso en el TOF 6 entró en su recta final. Los jueces José Martínez Sobrino, Patricia Mallo y Eduardo Fernández tenían previsto tomarle declaración a Alsogaray, restando solamente los alegatos del fiscal Mauricio Viera, la querella de la Oficina Anticorrupción y la defensa de la imputada. Con esos elementos, los jueces ya podrán arribar a un veredicto.

Sin embargo, la ex funcionaria de 70 años acusó problemas respiratorios y solicitó al tribunal retirarse para tomar una mediación. Los magistrados le concedieron el pedido y ordenaron al Cuerpo Médico Forense que hoy haga los estudios necesarios a la imputada, a fin determinar su verdadero cuadro de salud y reprogramar la audiencia.

En la causa se investigan las “negociaciones incompatibles con la función pública” que habría mantenido durante diciembre de 1996 la entonces secretaria de Medio Ambiente, que derivaron en trece contrataciones directas a empresas comunicacionales para la promoción del programa Plan Nacional de Manejo del Fuego de la Secretaría a su cargo. Para este tipo de contrataciones debió llamar a licitación pública.

No es la primera vez que la ex funcionaria menemista responde por hechos de corrupción durante su gestión en la Secretaría de Medio Ambiente entre 1991 y 1999, recordada por su fallida promesa de “limpiar el Riachuelo en mil días”. Entre mediados de 2003 y 2005 estuvo en prisión preventiva por el presunto delito de enriquecimiento ilícito, hasta que accedió a la libertad al denunciar públicamente al ex presidente Carlos Menem y a varios de sus funcionarios por el pago y cobro de sobresueldos.

Finalmente, el TOF 4 la encontró culpable el 21 de mayo del 2005 y la condenó a tres años de prisión. Alsogaray pagó 622 mil pesos y 550 mil dólares y fue excarcelada. El pago se efectivizó en 2009 cuando se remató una propiedad suya en Recoleta, un petit hotel subastado en casi cuatro millones de pesos, decomisados e incorporados a las cuentas del Poder Judicial.

En el juicio que actualmente lleva el TOF 6, puede recibir entre uno y seis años de prisión. Si es encontrada culpable, sea cual fuere la condena, no podrá volver a hacer uso del privilegio de excarcelación al contar con una condena previa por enriquecimiento ilícito.

Tampoco será la última vez que Alsogaray deba rendir cuentas ante la Justicia. Todavía resta juzgar su responsabilidad en la cesión irregular de un predio valuado en 180 millones de pesos durante la privatización de Entel, el pago de sobreprecios del 400 por ciento para remodelar la secretaría, un convenio con la Universidad de Lomas de Zamora por pasantías nunca realizadas y el pago a la empresa Meller por guías telefónicas.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.