EL PAíS › LA ARGENTINA ASUMIO AYER LA PRESIDENCIA DEL CONSEJO DE SEGURIDAD DE LAS NACIONES UNIDAS

Al frente del principal organismo

Durante agosto, la Argentina conducirá el órgano del que participan las principales potencias. Cristina Kirchner estará el martes en Nueva York para participar del debate abierto en el Consejo y se reunirá con Ban Ki-moon.

 Por Victoria Ginzberg

Argentina asumió ayer la presidencia del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, liderazgo que mantendrá durante agosto. La Cancillería señaló ayer que el país ejercerá la dirección del más importante órgano de la ONU, “teniendo presente la necesidad de fortalecer el órgano en un momento en que la comunidad internacional busca dar respuesta a varios desafíos que recientemente han cobrado muchas víctimas, incluyendo un importante números de refugiados, y plantean la necesidad de estabilizar y fortalecer a varios Estados que han enfrentado conflictos armados”. Está claro que el gobierno no dejará pasar la oportunidad de hacerse oír en este importante foro del que forman parte las principales potencias del mundo. Por eso, la presidenta Cristina Kirchner participará personalmente el próximo martes de un debate en el Consejo de Seguridad en la sede de Naciones Unidas, en Nueva York.

El Consejo de Seguridad es el máximo órgano de la ONU, de hecho, es el único cuyas decisiones deben cumplir los Estados que forman parte del organismo internacional. Está formado por cinco miembros permanentes con derecho a veto que dan cuenta de la fotografía del poder mundial luego de la Segunda Guerra Mundial (Estados Unidos, Reino Unido, Rusia, China y Francia) y diez no permanentes, electos por la Asamblea General por períodos de dos años. La Argentina fue elegida el año pasado con 182 votos, y fue la única propuesta entre los países de América latina y el Caribe. En ese momento, el canciller Héctor Timerman señaló que el país sería “la voz de todos los países de la región”. No por casualidad, la presencia de la Presidenta argentina será respaldada el martes por representantes diplomáticos de distintos países latinoamericanos, entre ellos el canciller brasileño, Antonio Patriota. También estarán presentes durante la presentación el secretario general de la ONU, Ban-Ki-moon; el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza; el titular de la Unión Africana, Haile Mariam Dessalegne; y el secretario general de la Liga Arabe, Nabil al Arabi, además de representantes de la Celac, Unasur y Mercosur. Esto se debe a que el tema elegido por CFK para su exposición del martes es “La relación entre la ONU y organizaciones regionales y subregionales para el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales”. Los cancilleres que acompañen a la Presidenta se reunirán el lunes con Ban Ki-moon y lo mismo hará CFK.

“La Argentina seguirá promoviendo la acción multilateral, la no intervención en asuntos internos, la transparencia y mayor democratización de las Naciones Unidas, con pleno respeto a los derechos humanos y al derecho humanitario, con el convencimiento de que la paz duradera se construye sobre la base de la verdad, la justicia y la igualdad, así como en el desarrollo socio-económico y la inclusión social”, señaló la Cancillería.

María Cristina “Marita” Perceval, representante argentina en la ONU, encabezó la asunción protocolar del cargo como presidenta del Consejo y mantuvo reuniones bilaterales con los otros catorce miembros. La primera fue con la representante norteamericana, Rosemary Di Carlo, ya que Estados Unidos ocupó la presidencia del Consejo en julio. Hoy realizará una conferencia de prensa y se espera la aprobación del programa de trabajo, es decir, la agenda que propone la Argentina para este mes.

El discurso de la Presidenta se realizará en el marco de lo que el Consejo de Seguridad llama un debate abierto, y se supone que la presentación se traducirá luego en una resolución. “No se puede tener el doble estándar de aquellos miembros que se sientan en el Consejo de Seguridad en forma permanente”, dijo CFK en septiembre del año pasado en su discurso ante la Asamblea General, al hablar del reclamo sobre Malvinas. La posición de la diplomacia argentina respecto del Consejo de Seguridad es que el órgano debe ser reformado porque, entre otras cosas, expresa un estado del mundo antiguo y porque considera no equitativo el derecho a veto de los miembros permanentes. Sin embargo, no es un dato menor que el documento que pueda proponerse luego del discurso de CFK del martes debe salir por consenso, es decir, ser aprobado por los miembros permanentes. Esta es la novena vez que la Argentina integra el Consejo de Seguridad y la vez número quince que lo preside.

Compartir: 

Twitter
 

La embajadora Marita Perceval, ayer, con el representante del Reino Unido en el Consejo de Seguridad.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.