EL MUNDO › EL FRACASO DEL PLAN DE ALIANZAS

La rebelión del talibán

La estrategia de Barack Obama de forjar una alianza con los líderes talibán más moderados no está dando resultado. Según publicó esta semana el diario The Washington Post, hace un mes el comandante talibán de la provincia Wardak aceptó públicamente una oferta de paz y reconciliación del gobierno de Hamid Karsai. Era el primer paso que las autoridades afganas, con el guiño del nuevo gobierno norteamericano, estaban esperando. Antes de que el acercamiento se hiciera realidad, el líder talibán apareció muerto, acribillado.

Para el gobierno afgano no hubo duda de que la orden vino de la cúpula talibán. Según informes de inteligencia citados por el diario norteamericano, muchos de los milicianos talibán que participaron del gobierno desde 1996 hasta la invasión estadounidense en 2001 quieren buscar algún tipo de acuerdo con Karsai que garantice la salida definitiva de las tropas de la OTAN del país. Anwar Rahmani, un clérigo musulmán y legislador nacional, confirmó esa versión. “Nuestra preocupación son los combatientes extranjeros y los miembros de Al Qaida. Por eso, estamos tratando de separarlos de los talibán afganos más moderados. Ellos sí están más abiertos a dialogar”, le dijo al Post.

El miércoles pasado el vocero del movimiento talibán, Zabiullah Mujahid, rechazó la propuesta que le hizo la secretaria de Estado estadounidense Hillary Clinton a Karsai en la cumbre de La Haya. La enviada de Obama le sugirió ofrecerles a los talibán un acuerdo honorable, que no los degrade. Para Mujahid la sugerencia es una “locura”.

Para Waheed Mojda, un ex asesor del gobierno talibán de los noventa, es irreal pensar que la cúpula o los milicianos de base van a negociar por una porción de poder estatal. “Los talibán pueden llegar a negociar temas menores que les interesan, pero nunca van a negociar la paz”, sentenció. “Su ideología ahora es mucho más amplia. La suya se convirtió en una lucha mundial para construir un califato islámico, con Afganistán en el centro. No quieren participar en el gobierno, ni conseguir una cuota de poder; quieren seguir combatiendo, matando, y lo van a hacer”, advirtió Mojda, ahora un catedrático, que enseña en Kabul sobre el movimiento insurgente.

Confirmando su teoría, esta semana la cadena qatarí Al Jazeera entrevistó a un mando medio talibán de la provincia de Heldman que reconoció que estaría dispuesto a negociar una tregua con el gobierno afgano a cambio de la retirada de todas las tropas extranjeras, pero tiene demasiado miedo de hacerlo.

Rahmani, el clérigo y legislador, se niega a perder las esperanzas y propuso empezar una mesa de diálogo para temas menores, como la liberación de prisioneros. “A partir de allí se puede construir una relación de confianza. No se puede discutir la paz de un día para el otro”, señaló.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.