DEPORTES › MONACO VENCIO A VENTURA, PERO NO JUGARA LA FINAL PORQUE SE LESIONO EN EL DOBLES

Un tropezón que fue más que caída

El tandilense se cayó contra una silla y sufrió un esguince en el tobillo que lo deja en duda para la serie de la Davis.

Juan Mónaco llegó a la quinta final de su carrera, pero no podrá jugarla. Cuando disputaba la final del dobles junto con Máximo González, el tandilense se cayó contra una silla de un juez de línea cuando fue a buscar una pelota complicada y se provocó un esguince de grado dos que lo obligó a abandonar el partido. Un rato más tarde, como consecuencia de la lesión, los organizadores comunicaron que el argentino no podrá presentarse, por lo que el encuentro que jugaban al cierre de esta edición el local Fernando González y el uruguayo Pablo Cuevas se transformó en la final anticipada del certamen de Viña del Mar. Ahora habrá que seguir la evolución de Mónaco para la serie de Copa Davis del próximo fin de semana ante Gran Bretaña, en la que se especulaba que el tandilense iba a ser titular en el segundo single.

Mónaco y Máximo González jugaban la final del torneo de dobles ante José Acasuso y Sebastián Prieto apenas una hora y media después de que el tandilense venciera 6-2, 6-4 al español Santiago Ventura. Hasta ahí era todo felicidad, teniendo en cuenta que el 15º jugador del mundo a partir del lunes podía ir a buscar el cuarto título de su carrera luego de sus triunfos en Poertschach, Buenos Aires y Kitzbühel el año pasado. Sin embargo, en una pelota exigida, se cayó y se dobló el tobillo, que primero lo obligó a abandonar y luego a retirarse del torneo.

En el juego ante Ventura, había impuesto sus condiciones. El español falló en las pelotas decisivas y terminó cediendo su saque con una doble falta en el primer break point en contra del partido. A partir de ese momento, comenzó a verse la mejor versión del argentino y a desmoronarse la ilusión de Ventura. Sólido desde el fondo de la cancha, Mónaco se mantuvo firme con su saque para llevarse el primer set por 6-2 en 29 minutos de juego. En el segundo, el español mejoró su servicio, comenzó a meter primeros saques y así emparejó el trámite. Pero otra vez bajó su rendimiento en los puntos decisivos, donde el tandilense se sintió más cómodo. Su único bache se dio sobre el final, cuando tuvo la chance de definir el partido sacando 5-3 pero perdió su servicio.

Ahí se podía especular con una remontada de Ventura, pero rápidamente Mónaco volvió a aparecer y con decisión se quedó con el saque del español y cerró el partido en una hora y 15 minutos. Todo era felicidad. Incluso, pidió que su rival fuese González, para que el público disfrutara de una gran final. Pero llegó la fatídica caída y todo se desmoronó. Ahora, lo único que le queda como consuelo es poder llegar a la serie con Gran Bretaña.

Compartir: 

Twitter
 

Mónaco jugaba con Máximo González cuando sufrió la lesión que lo obligó a abandonar.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.