EL PAíS › LA SITUACION DE LOS NUEVOS INTENDENTES DEL CONURBANO

Derecho de piso municipal

En Esteban Echeverría y Almirante Brown hubo hechos de violencia atribuidos a los ex caudillos locales. Los recién asumidos también denuncian cuentas que no cierran y robos de expedientes.

 Por Julián Bruschtein

Un auto baleado, un camión quemado, expedientes perdidos, discos rígidos vaciados, cuentas en rojo. Con estas situaciones se encontraron algunos intendentes del conurbano que se impusieron, desde el propio kirchnerismo, a los caudillos locales en las últimas elecciones. Estos nuevos jefes comunales denuncian a sus antecesores y aseguran que “existe un enfrentamiento entre las viejas formas de hacer política” con prácticas diferentes que se plantean bajo el paraguas K.

En el partido de Esteban Echeverría fue Fernando Gray, por el Frente para la Victoria (FPV), quien logró llegar al Ejecutivo municipal. “No nos dejaron nada, se llevaron computadoras, muebles y hasta las cortinas de la oficina de la intendencia porque se nota que fueron puestas una vez que supieron que habían perdido”, dice mientras las señala y muestra la evidencia de que ninguna llega a cubrir todo el ventanal. Con las marcas de los cuadros que ya no están en las paredes, Gray recibió a Página/12 en medio de los bombos y los petardos que los recolectores de basura hacen sonar en la puerta del edificio de la Intendencia. “Tenemos 25 millones de déficit como herencia. Por ahora nos estamos dedicando a renegociar montos y contratos con empresas porque no tenemos mucho margen”, explica.

Funcionario del Ministerio de Desarrollo Social que conduce la hermana del ex presidente, Alicia Kirchner, Gray desembarcó en un municipio que estaba comandado por Alberto Groppi, denunciado por complicidad con la última dictadura. A mediados de la semana pasada, un camión comunal encargado de limpiar las ramas de las calles de Monte Grande fue interceptado por cuatro personas armadas que, después de apartar a los trabajadores municipales del vehículo, lo rociaron con combustible y lo prendieron fuego. Al terminar la faena les advirtieron: “Esto no es con ustedes, es con el municipio. Esto recién empieza”. “Está claro que nos estamos enfrentando a mafias que están enquistadas y que están ligadas a las viejas formas de hacer política”, grafica Gray.

Otro intendente que denunció haber recibido una “advertencia” fue el de Almirante Brown, Darío Giustozzi. En el transcurso de la semana pasada, el auto oficial en el que se traslada todos los días fue acorralado por otro vehículo y recibió unos cuantos disparos de bala en el asiento trasero donde suele viajar el intendente, que no se encontraba dentro del vehículo. Giustozzi afirmó haber recibido un llamado intimidatorio en el que le advirtieron: “La próxima sos boleta”. Ante Página/12 aseguró que entre las razones que barajan es “evidente que hay sectores que quieren mantener lo que están perdiendo”.

“Debemos estar haciendo algunos cambios bien para que reaccionen de esta manera. Esto es producto de nuestra acción de gobierno”, explicó enérgicamente Giustozzi. El partido de Almirante Brown es vecino de Esteban Echeverría, por lo que el dirigente mostró preocupación por la ola de acciones violentas en la zona. “No sólo está pasando en estos dos distritos, en San Vicente y en Lanús también están sucediendo hechos parecidos.” A partir de su llegada a la intendencia, unos días antes de que termine el año, un grupo de empleados municipales, a quienes se sindicó después como seguidores de Jorge Villaverde, el caudillo local hasta esa elección, se manifestó frente al edificio municipal denunciando presuntos despidos. La protesta terminó con partes del edificio rotas y algunos heridos. “Pueden hacer desaparecer expedientes y borrar información de los discos rígidos, pero no nos van a detener”, sentenció Giustozzi.

En Quilmes, una semana antes de las elecciones que lo consagraron intendente, el sindicalista y ex diputado Francisco “Barba” Gutiérrez recibió en el frente de su casa de Bernal una lluvia de balas. Quien llevaba las riendas de la municipalidad quilmeña era Sergio Villordo, delfín del ministro Aníbal Fernández. Gutiérrez los señaló públicamente como responsables de lo sucedido. “Desde el vamos, cuando nos entregaron la intendencia en la escribanía, estaba bien claro cómo iban a ser las cosas. Nos vaciaron todos los edificios antes de irse –afirmaron desde la intendencia quilmeña–. Incluso hay dos máquinas nuevas, topadoras y palas, que todavía no pudimos localizar.”

En Luján, Graciela Rosso le ganó a Miguel Prince, quien se presentaba para su reelección. Rosso, viceministra de Salud de la gestión de Ginés González García y ex diputada nacional, denunció la falta de documentación de una de las oficinas lindantes con su despacho. “La primera anormalidad que encontramos fue que no estaba el libro de inventario de la municipalidad. Pero ahora robaron un expediente de revisión de la deuda de 21 millones de pesos con que recibimos el municipio”, dice y explica que “se acercó una gran cantidad de gente exigiendo deudas que el municipio había contraído con ellos, pero no tenían ningún comprobante ni factura”. Una semana después del robo, aparecieron algunos afiches en los que se vinculaba a la intendenta con la ex presidenta Isabel Martínez de Perón y el represor Raúl Guglielminetti. Estaban firmados de manera apócrifa por la agrupación “La Cámpora”, que responde a Máximo Kirchner. “Esa agrupación no tuvo nada que ver porque son compañeros con los que trabajo desde hace tiempo. Son sectores que estuvieron involucrados con la gestión anterior”, dijo Rosso.

El punto en común de esta nueva generación de intendentes es que los ganadores suplantaron a quienes habían competido por el mismo espacio y habían apoyado a Cristina Fernández de Kirchner como candidata a la presidencia. “Tenemos mejor trato con la oposición, con la que ya tenemos agenda en común con la que empezar a trabajar, que con los propios personajes que supuestamente deberían ponerse al servicio del proyecto que está en marcha”, deslizó alguno de los intendentes, anticipando el debate que se viene a raíz de la reestructuración del peronismo que está armando el ex presidente Néstor Kirchner.

Compartir: 

Twitter
 

El camión comunal de Esteban Echeverría que fue quemado la semana pasada.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.