EL PAíS

Esperando al mediador del rey de España y al ejército uruguayo

El gobierno argentino pondrá “el máximo empeño” en dialogar. Tabaré todavía ordenó movilizar.

El gobierno nacional fijó postura ante la llegada del facilitador real que procurará restablecer el diálogo entre Argentina y Uruguay por el conflicto de las papeleras. “Pondremos el máximo empeño en lograrlo”, afirmó el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, en referencia a un posible acuerdo y convocó al gobierno uruguayo a hacer un “esfuerzo” para resolver el diferendo. El diplomático español Antonio Yánez Barnuevo –en nombre del rey Juan Carlos– comenzará el lunes otra ronda de consultas que lo llevará a cruzar el Río de la Plata durante cuatro días con entrevistas alternadas en Montevideo y Buenos Aires en busca de acercar a las partes, en medio de la tensión que provocó la decisión oriental de custodiar militarmente la planta de la compañía finlandesa Botnia en Fray Bentos.

El jefe de Gabinete sostuvo que “es necesario que podamos dialogar” sobre el diferendo, pero advirtió que para ello “tenemos que hacer todos un esfuerzo y por lo menos animarnos a revisar lo que hemos decidido”. Luego aseguró que el Gobierno aspira a “ordenar las cosas como siempre entre argentinos y uruguayos, es decir, entendiéndonos”. En tanto, el ministro del Interior, Aníbal Fernández, sostuvo que “tanta historia en común” entre la Argentina y Uruguay “no puede ser mellada por este tipo de afrenta”.

Pero los principales voceros del Gobierno también tuvieron palabras de desaprobación para la decisión uruguaya de custodiar militarmente la planta que Botnia construye sobre la costa oriental del río Uruguay. “Bien no lo tomamos porque realmente nunca pensamos que la Argentina o el Uruguay tengan que movilizar tropas para defender una inversión europea, ha sido una decisión poco feliz del gobierno uruguayo”, subrayó Alberto. El otro Fernández enfatizó en declaraciones radiales que “el tema del ejército no trae otra cosa que una afrenta más al pueblo entrerriano, porque el pueblo que Gualeguaychú y el de Fray Bentos son la misma cosa unidos por un río, no separados, unidos”.

A pesar de cuestionamiento, el jefe de Gabinete pidió que el presidente uruguayo deje sin efecto la movilización del ejército para custodiar la planta de pasta de celulosa. Aunque la mayoría de los medios periodísticos de Uruguay consideran que mañana –el día que el facilitador llegará a Montevideo– Tabaré Vázquez firmará el decreto. Ayer, el diario uruguayo El País publicó un artículo en el que afirma que los servicios de inteligencia militar trabajan en la hipótesis del “infiltrado” y ante la amenaza de un “sabotaje” a la planta de Fray Bentos.

De este lado del río también hubo reproches para la “inflexibilidad” de Uruguay a favor de Botnia. “Habrá que revisar todo”, dijo el jefe de Gabinete cuando lo consultaron por la protesta uruguaya por los cortes de ruta que llevan adelante los asambleístas entrerrianos, pero volvió a quejarse por la postura que truncó las conversaciones bilaterales. “Muchas veces estuvimos muy cerca de hallar una salida al problema y lo cierto es que el gobierno uruguayo lo ha impedido en su vocación de ser inflexible en la revisión de lo que Botnia está haciendo en contradicción con el Tratado del Río Uruguay”, insistió Fernández.

“Lo que están planteando es la defensa de lo que creen es el futuro de su propia gente, entonces, cómo nosotros vamos a poner la mano sobre un pueblo que está defendiendo esa propuesta”, remarcó el ministro de Interior para reafirmar que el gobierno nacional no está dispuesto a reprimir las protestas entrerrianas.

Sin embargo, los funcionarios dijeron desconocer si el enviado real traerá una propuesta para reabrir el diálogo, pero Alberto Fernández sostuvo que “ahora se abre una alternativa con el rey Juan Carlos, nosotros renovamos las expectativas y ojalá que podamos avanzar”.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.