EL PAíS

Brugue, curioso abogado

 Por Raúl Kollmann

El fiscal que investiga el secuestro de Hernán Iannone se vio en la obligación de demorar a un veterano abogado, poco conocido y curioso, llamado Eduardo Brugue, quien en forma sorpresiva reveló detalles de la marcha de las negociaciones entre la familia Iannone y la banda de secuestradores. La fuga de información es de enorme gravedad, produjo desesperación en el núcleo que rodea a los Iannone, y –según suelen evaluar los expertos en secuestros– demora las negociaciones, las pone en peligro, con los consecuentes riesgos para el joven cautivo.

Brugue contó, por ejemplo, cuántas llamadas hicieron los secuestradores, dónde dejaron la prueba de vida de Hernán y en qué consistió esa prueba de vida. El fiscal Paul Starc lo citó de inmediato a su despacho, lo demoró unas cinco horas para preguntarle de dónde había sacado la información. Brugue se negó a revelar el origen de los datos con un argumento curioso: dijo que además de abogado es periodista y que se amparaba en el secreto de las fuentes. En el atardecer del viernes, recuperó la libertad. El caso Iannone ya produjo una enorme polémica a raíz de que el ingeniero Juan Carlos Blumberg dio a conocer la misma existencia del secuestro y utilizó el hecho para polemizar políticamente, cuando todos los criminalistas recomiendan mantener la más absoluta confidencialidad hasta que el secuestrado esté otra vez en su hogar.

Brugue habló por primera vez en el programa de Samuel “Chiche” Gelblung el jueves por la tarde. Según el sitio de Internet Infobae.com, que transcribió esa entrevista, se presentó a sí mismo como abogado de la familia Iannone, algo que él desmintió ante el fiscal. Un rato más tarde, estuvo en el programa de Mauro Viale, quien dijo que Brugue es “un abogado e investigador”.

En ambas entrevistas, Brugue contó detalles de la negociación entre los Iannone y los secuestradores que, en primer lugar, evidencian una filtración grave en la pesquisa y, en segundo lugar, suelen producir desconfianzas en la banda de secuestradores. “En general ocurre que en una situación así la banda deja de llamar. Quiere saber qué está pasando. Se ponen nerviosos. Todo esto retrasa más las cosas”, argumentan quienes tienen enorme experiencia en los casos de secuestro.

Brugue contó –y después fue hasta tapa de algún diario– que hubo cuatro llamadas de los secuestradores, que se entregó una prueba de vida que consistió en una carta manuscrita de Hernán en la que dice que está bien y que por favor junten el dinero, además de que transcribe parte de la tapa de un matutino del domingo pasado. El “abogado e investigador” contó incluso dónde se dejó la prueba de vida. El fiscal Starc se alarmó con la fuga de información tan delicada. Luis Iannone confirmó que Brugue no era su abogado y de inmediato Starc pidió copias del programa de Gelblung y de Viale, al mismo tiempo que mandó a demorar a Brugue. El abogado habría admitido que se trató de “un error”, pero se negó a revelar sus fuentes, pese a lo delicado que significa que, por ejemplo, en los próximos días vuelva a haber nuevas filtraciones.

No bien se produjo el secuestro de Hernán, se produjo una intensa polémica con Blumberg, ya que este incentivó la difusión del caso, en lugar de mantener la reserva y hacer todas las críticas, contra el gobernador Felipe Solá y el ministro de Seguridad, León Arslanian, una vez que el joven estuviera a salvo. Especialistas en la investigación de secuestros, como el consultor de Naciones Unidas, Marcelo Saín, el ex titular de la Unidad Fiscal Antisecuestros, Alberto Gentili, el comandante retirado de la Gendarmería y asesor en temas de Seguridad, Osvaldo Laborda, el instructor de la policía de Maryland, Estados Unidos, Alex Zunca, y el director de la Escuela de Seguridad de Barcelona, Manuel Ballbé, coincidieron en lo pernicioso que resulta la difusión pública de un caso de secuestro: aparecen las bandas que llaman para mejicanear el rescate, se necesita más tiempo para analizar cada una de las llamadas, las reales y las truchas, se demora la negociación, el cautivo pasa más tiempo en cautiverio y el riesgo crece. Blumberg llamó personalmente a varias radios porteñas para pasarles el teléfono de un tío de Hernán, para que éste difundiera más y más el caso, dejando la cancha libre para que el ingeniero de inmediato usara el caso para lanzar sus críticas. Pocos días más tarde, la propia familia Iannone tuvo que salir a la puerta de la casa para pedirles a los periodistas que se alejaran y que permitieran que la negociación se realizara en forma reservada. La filtración protagonizada por Brugue interrumpió esa especie de pacto existente para no obstaculizar las tratativas que permitan a Hernán volver a casa.

Esta semana también trascendieron las dos detenciones que se hicieron en el caso. La primera, hecha dos días después de ocurrido el secuestro, fue la de Jorge Viana, un agenciero de autos que ya registra antecedentes de haber provisto vehículos a alguna banda. A Viana se lo imputa como cómplice del secuestro por haber provisto a la organización que mantiene cautivo a Iannone del Ford Focus que usaron en la mañana del día 16 para capturarlo. Siguiendo esa pista, hace diez días también fue detenido Salvador Jorge, El Loco Jorge, un matón vinculado al intendente de José C. Paz, Mario Ishii. El fiscal Starc directamente le imputó a Jorge haber participado de la operación del secuestro. El juez Juan Manuel Cullota procesó a los dos detenidos el último miércoles.

Tampoco quedó claro el origen de la filtración –bastante tardía– de las detenciones. En ambos casos, el de Viana y el de Jorge, la judicialización estaba muy avanzada y, por lo tanto, ya intervenían abogados, policías, empleados judiciales y familiares de los detenidos, lo cual habla de un espectro muy amplio de personas que conocían las detenciones. Eso hacía muy difícil controlar el flujo de información. Completamente distinta es la cuestión de la negociación entre los Iannone y los secuestradores. Esa sólo la conocían tres o cuatro personas. Y alguien, no se sabe con qué objetivo, quiso hacer todo público a través de Brugue.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.