15:43 › CRISIS SEPARATISTA EN EL ESTE

Ucrania acusó a Rusia de "invasión"

El gobierno de Petro Poroshenko asegura que el convoy humanitario de 280 camiones rusos con agua, medicamentos y víveres destinado a los habitantes de la independizada ciudad de Lugansk no tuvo el consentimiento de Kiev ni la supervisión de la Cruz Roja. La OTAN se sumó a la condena y dijo que Moscú "violó de manera flagrante" sus compromisos internacionales.

"Los camiones se encuentran en la parte ucraniana", afirmó la administración aduanera rusa esta tarde destinados al bastión separatista de más de 200 mil habitantes, lleva casi tres semanas sin electricidad ni agua. "No podemos aceptar por más tiempo esta arbitrariedad y mentiras manifiestas. Rusia ha decidido actuar", destacó el Ministerio del Exterior ruso.

Kiev calificó la medida de "provocación peligrosa bien planeada". "Nosotros lo llamamos una invasión directa", afirmó el jefe del servicio secreto ucraniano, Valentin Nalivaichenko, mientras que el presidente Poroshenko acusó al Kremlin de "violar el derecho internacional".

"Son vehículos militares enviados cínicamente bajo la excusa de la Cruz Roja", afirmó por su parte Andrei Lyssenko, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional y Defensa ucraniano. "La responsabilidad del convoy es ahora exclusivamente de Rusia", añadió.

La columna de 280 vehículos con unas 2 mil toneladas de ayuda partió de una base militar a las afueras de Moscú el 12 de agosto y llevaba días varada en la frontera.

La Unión Europea condenó la actuación de Rusia, que considera una "clara violación" de las fronteras de Ucrania e instó a Rusia a revocar su decisión. También la OTAN condenó la entrada del convoy sin permiso ni supervisión, que consideró una "descarada ruptura de los acuerdos internacionales de Rusia (...) y otra violación de la soberanía de Ucrania por parte de Rusia".

Lo ocurrido "sólo puede profundizar la crisis en la región, que Rusia ha provocado y sigue avivando", dijo el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen. El incidente hace que surjan "preguntas sobre si el verdadero propósito del convoy de ayuda es apoyar a los civiles o reabastecer de armas a los separatistas".

Rusia había aceptado inicialmente entregar el convoy a la Cruz Roja, pero la organización pedía garantías de seguridad para circular por territorio ucraniano. Por su parte, el gobierno de Kiev se negaba a ello alegando que la zona entre la frontera y Lugansk está controlada por los rebeldes y ante el temor de que Rusia quiera introducir armas en los camiones.

Compartir: 

Twitter
 

 
ULTIMAS NOTICIAS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.