EL MUNDO › EL GOBIERNO DE OBAMA RECONOCIO QUE LANZO UNA OPERACION FALLIDA POR TIERRA Y AIRE PARA LIBERAR AL PERIODISTA

EE.UU. se negó a pagar un rescate por Foley

Los jihadistas habían pedido una suma de 132 millones de dólares al medio en el que trabajaba el reportero y a su familia. El gobierno norteamericano estuvo al tanto. Los sunnitas radicales decapitaron al rehén.

Los jihadistas del Estado Islámico (EI) pidieron 132 millones de dólares para liberar al estadounidense James Foley, secuestrado en Siria en 2012 y decapitado esta semana, informó el GlobalPost, medio para el que colaboraba el periodista. Philip Balboni, presidente del diario, indicó a The Wall Street Journal que la cifra había sido solicitada tanto a su medio como a la familia de Foley. El gobierno de Estados Unidos abonó esa teoría al afirmar que su política es no hacer concesiones a los grupos terroristas ni pagar rescates por secuestrados, por considerar que financia sus actividades y pone en peligro a todos sus ciudadanos en el exterior. Washington afirmó que ayer realizó veinte bombardeos más contra las posiciones del grupo islamista radical en el norte de Irak, lo que eleva a 90 el total de ataques desde que el gobierno de Barack Obama inició el 8 de agosto la operación militar y a 57 las incursiones en el área de la represa de Mosul.

“No hacemos concesiones a los terroristas, eso incluye que no pagamos rescates”, dijo de forma tajante la vocera adjunta del Departamento de Estado, Marie Harf, consultada sobre si el gobierno se plantea cambios en su forma de actuar tras la ejecución del periodista estadounidense.

La portavoz, que no confirmó el pedido de rescate hecho por el grupo radical sunnita, señaló que una de las principales formas de financiación del EI fue el cobro de rescates “que otros pagaron” y actividades delictivas como el robo de bancos. El Departamento de Estado considera que afrontar con dinero los rescates puede poner en un “gran peligro de secuestro” a ciudadanos estadounidenses en el extranjero. Y señaló que esos pagos ayudan a financiar “a los mismos grupos a los que estamos intentando degradar sus capacidades”. La vocera rehusó comentar si el pago de rescates por parte de países europeos tiene impacto sobre los ciudadanos estadounidenses secuestrados y reiteró que “da a los terroristas una herramienta” para continuar con sus actividades.

El presidente de GlobalPost evitó comentar la respuesta a la solicitud de EI y se limitó a señalar que todas las comunicaciones con los captores fueron compartidas con las autoridades estadounidenses, a lo que Harf señaló que Estados Unidos no tiene contactos con el EI. La portavoz no comentó si Washington fue advertido antes de la ejecución del periodista, pero señaló que el gobierno es consciente de que “cada día que Jim Foley y otros estadounidense están en manos de EI, sus vidas están en peligro”. La administración Obama reconoció anteayer haber lanzado a principios del verano una operación fallida para rescatar a Foley junto a un “pequeño grupo” de estadounidenses secuestrados, cuya cifra no especificó. “Se trató de una operación por tierra y aire y estuvo enfocada en una red particular del EI. Desafortunadamente, la misión no tuvo éxito porque los rehenes no estaban en ese lugar, donde la Inteligencia estadounidense pensaba que se encontraban”, explicó el portavoz del Pentágono, el contraalmirante John Kirby, quien no detalló el lugar exacto donde actuaron los marines estadounidenses.

Las fuerzas de seguridad del Reino Unido creen que el verdugo de Foley se hace llamar John y habla con acento de Londres, reveló ayer la versión digital del diario The Guardian. Los servicios de Inteligencia tratan de identificar al encapuchado que decapitó al reportero y trabajan con la hipótesis de que se trata de un británico que viajó a Siria para unirse a los extremistas. Este hombre sería el líder de un grupo de jihadistas británicos que secuestró a varios extranjeros en la ciudad siria de Raqqa, bastión de los combatientes del EI. Fuentes del gobierno del Reino Unido citadas por The Guardian afirman que entre 400 y 500 ciudadanos de ese país están en Siria o Irak vinculados con la lucha armada. Los servicios secretos detectaron a unas 250 personas que habrían vuelto al Reino Unido luego de haberse vinculado supuestamente con el grupo islamista radical.

El primer ministro británico, David Cameron, explicó que el Reino Unido les retira el pasaporte a las personas sospechosas de tener intención de viajar para unirse a grupos extremistas, medida que se aplicó en 23 ocasiones este año. La ex secretaria de Estado conservadora para la Seguridad y el Contraterrorismo, Pauline NevilleJones, dijo ayer a la cadena BBC Radio 4 que se necesitan campañas contra el extremismo en las redes sociales. “Hay que comunicarse con esos jóvenes que están tentados de marcharse utilizando un lenguaje al que vayan a responder”, opinó la responsable de la lucha contra el terrorismo en el gabinete de Cameron hasta 2011. Y señaló que el Reino Unido debe colaborar estrechamente con Turquía para evitar que ciudadanos británicos viajen a las zonas en conflicto a través de ese país.

Por otra parte, el primer ministro británico regresó ayer a Cornualles (sudoeste de Inglaterra) después de haber interrumpido sus vacaciones tras divulgarse el video con la decapitación del periodista estadounidense, confirmó ayer un portavoz oficial. El jefe del Ejecutivo se vio forzado a regresar a Downing Street –su residencia y despacho oficial–, un día después de haberse marchado con su familia, para reunirse en Londres con altos cargos del Ministerio de Interior y responsables de Inteligencia. Cameron indicó que “parece cada vez más probable” que el encapuchado que decapitó a Foley es de nacionalidad británica y condenó la “brutal y bárbara” ejecución del reportero, secuestrado en Siria en noviembre de 2012, divulgada en foros jihadistas por la organización sunnita EI. La fuente oficial agregó que el premier “continúa en estrecho contacto con su equipo y se lo mantendrá totalmente informado”.

Compartir: 

Twitter
 

Visión aérea en el norte de Irak; ayer Washington realizó veinte bombardeos más contra posiciones de los jihadistas.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.