EL MUNDO › ISRAEL ATACA A LA CUPULA MILITAR DE LA FACCION PALESTINA

Disparan contra jefes de Hamas

Un ataque aéreo israelí sobre Gaza mató ayer a tres altos mandos de la organización islamista, mientras que Hamas prometió vengar sus muertes. Aparte de los tres comandantes, otros 31 palestinos murieron ayer en Gaza.

Un ataque aéreo israelí sobre Gaza mató ayer a tres altos mandos del brazo militar de Hamas, asestándole un duro golpe a la organización y mostrando los alcances de los servicios de inteligencia israelí, a dos días de la ruptura de la tregua y las negociaciones indirectas en Egipto.

Israel aseguró que los hombres habían sido clave en la expansión de las capacidades militares de las Brigadas de Ezzedin al Qasam en los últimos años, principalmente en la construcción de túneles, la formación de combatientes y el contrabando de armas a Gaza. Miles de personas despidieron a los tres comandantes en un funeral que supuso una muestra de apoyo popular al brazo armado del movimiento islamista, pese a que los bombardeos israelíes no cesaron. Aparte de los tres líderes, otros 31 palestinos murieron durante los ataques de ayer, según Al Jazeera.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, elogió la “inteligencia superior” del servicio de seguridad Shin Bet y la “ejecución precisa” del ataque por el ejército. Hamas prometió vengar la muerte de los tres comandantes en un comunicado: “Israel pagará por los crímenes que perpetra sobre el pueblo palestino. Estas acciones lo único que hacen es fortalecer nuestra determinación a seguir luchando”. Tras esta amenaza, Israel llamó a 10.000 reservistas.

Los comandantes muertos fueron identificados por Israel y Hamas como Mohammed Abu Shamala, Raed al Attar y Mohammed Barhoum. Shamala y Al Attar eran objetivos prioritarios de Israel, en especial el primero al que los servicios de inteligencia internos israelíes relacionaban con la captura en 2006 del soldado israelí Gilad Shalit en la operación Kerem Shalom. Shalit estuvo cinco años en poder de las milicias palestinas, hasta que fue liberado en un intercambio con prisioneros, algunos de los cuales Israel volvió a encarcelar el pasado junio.

El ejército israelí confirmó horas después la muerte en el mismo ataque de Barhum, al que se consideraba uno de los responsables de la logística y entrada de armas en la Franja, así como recaudador de fondos en Siria.

El ataque aéreo ocurrió en la madrugada de ayer en el barrio de Tel Sultan de Rafah cuando varios misiles explotaron contra un edificio de cuatro pisos, aseguraron la policía y testigos. Hamza Khalifa, un residente de la zona, dijo que el edificio fue golpeado sin previo aviso. “Sólo escuchamos múltiples misiles, uno tras otro, seis o siete misiles”, detalló.

En el bombardeo, otros cinco civiles murieron y al menos cuarenta personas resultaron heridas. El ataque en Rafah se da un día después de un intento israelí por matar al líder de las Brigadas, Mohammed Deif, en un ataque aéreo en el que la esposa de Deif y su bebé de siete meses, Alí, murieron. Estos últimos bombardeos se produjeron luego de que las conversaciones indirectas entre palestinos e israelíes para alcanzar una tregua sostenible se rompieran el martes. Tras el quiebre del diálogo, Hamas reanudó los ataques contra Israel, incluso antes de la finalización formal de la tregua de seis días en la medianoche del martes. Horas antes de la reanudación del fuego, representantes de Hamas habían denunciado que Israel estaba llevando las discusiones a un “callejón sin salida” y que la tregua era “muy débil”.

Pese a la crisis, el presidente palestino, Mahmud Abbas, sostuvo ayer conversaciones en Qatar con el máximo líder político de Hamas en el exilio, Khaled Meshaal, y el emir de Qatar. Antes del colapso de las negociaciones de El Cairo, Abbas había planeado utilizar las reuniones en Qatar para instar a Meshaal y sus patrocinadores qataríes a respaldar el plan egipcio de alto el fuego.

Esta reunión en Qatar amenaza el papel de Egipto como mediador en el conflicto, debido a la tensión entre el actual gobierno de El Cairo y Hamas, a quien un tribunal egipcio prohibió en marzo de este año cualquier actividad dentro de su país por la relación de la agrupación palestina con los Hermanos Musulmanes. Mientras, Qatar se ha visto reforzado en el papel de interventor por cooperar en otros conflictos como el libio y por ser uno de los países que mantuvo las ayudas económicas a pesar del ascenso de Hamas al poder en 2007, cuando se produjo el bloqueo de la Franja de Gaza. En este sentido, los representantes de Hamas en Egipto rechazaron la propuesta de El Cairo porque no contiene compromisos por parte de Israel para aliviar el bloqueo de la frontera de Gaza.

En tanto, Netanyahu mostró el miércoles poca disposición a regresar a la mesa de negociaciones después de seis semanas de guerra con Hamas. “Estamos decididos a continuar la campaña con todos los medios y como se necesite”, sostuvo acompañado por el ministro de Defensa, Mo-she Yalon. “No vamos a parar hasta que garanticemos total seguridad y tranquilidad para los residentes del sur y todos los ciudadanos de Israel”, agregó.

Durante las últimas seis semanas de la guerra de Gaza, más de 2000 palestinos murieron, la mayoría de ellos civiles, más de 10.000 resultaron heridos y cerca de 100.000 se quedaron sin hogar, según cifras de la ONU y de funcionarios palestinos. Israel perdió 67 personas, tres de ellos civiles. Al menos 469 menores han muerto hasta ayer en Gaza desde que estalló el conflicto y centenares de miles necesitan urgente ayuda psicológica y social, informó Unicef.

Compartir: 

Twitter
 

Cientos de seguidores de Hamas participaron en el funeral de tres de sus comandantes más importantes.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.