EL MUNDO › MARINA SILVA ESTRENO CANDIDATURA Y RENUNCIO EL JEFE DE CAMPAÑA DE CAMPOS

Primer cortocircuito con el PS

El conflicto se conoció con la renuncia de Carlos Siqueira, coordinador general de la campaña de Eduardo Campos, fallecido en un accidente aéreo. Según Siqueira, tuvo un entredicho con la líder ecologista.

Un día después de ser proclamada candidata a la presidencia de Brasil, la ambientalista Marina Silva vivió ayer su primera crisis con el Partido Socialista Brasileño (PSB) por diferencias con uno de sus máximos dirigentes. El conflicto se conoció con la renuncia de Carlos Siqueira, coordinador general de la campaña electoral del ex candidato original por el PSB, Eduardo Campos, fallecido en un accidente aéreo. Según Siqueira, tuvo un entredicho con la líder ecologista, que se unió el año pasado a los socialistas luego de no poder registrar su nueva fuerza política, Red Sostenibilidad (Rede), en los comicios del 5 de octubre. Silva prometió ayer llevar adelante el proyecto de Campos. “Trabajaremos para unir a Brasil alrededor de las cosas buenas. Queremos que las personas asuman las buenas ideas para trabajar en política pública. Veo a Brasil con el tamaño que se merece tener”, expresó la candidata, en su primera intervención difundida por la propaganda en radio y televisión.

El renunciante coordinador general de la campaña del PSB señaló, luego de dejar una reunión en la que participaban socialistas, representantes de partidos aliados y Silva que no guardaba ningún mal sentimiento hacia la militante ecologista. “No tengo resentimiento contra ella. Sólo me parece que cuando se está en una institución como ‘huésped’, como es ella, se debe respetar la institución, no se puede querer mandar en la institución. Que vaya a mandar en la Rede de ella, porque en el PSB mandamos nosotros”, lanzó Siqueira.

Y continuó cargando contra la candidata del PSB: “No representa el legado de él (por Campos) y está muy lejos de hacerlo. No voy a hacer campaña para ella porque ellos eran muy diferentes políticamente, ideológicamente, en todos los sentidos”, afirmó. “Nombró al presidente del comité financiero de la campaña, cuya responsabilidad en la rendición de cuentas es del partido. No le preguntó nada al PSB. Nosotros no podemos ofrecer el partido a una candidatura que procede de esa forma”, agregó Siqueira.

El ex coordinador se refirió así a la designación por parte de Silva del militante de la Rede Bazileu Margarido, como titular del comité financiero de campaña, y del ex portavoz de esa agrupación, el diputado Walter Feldman, como coordinador general adjunto de la campaña electoral, junto a Siqueira. La flamante candidata, quien sorprendió en 2010 al recibir casi 20 millones de votos junto al Partido Verde, calificó lo ocurrido con Siqueira como un “equívoco”, apeló a la comprensión y atribuyó el conflicto a la gravedad del momento y a la tensión que se vive después de la muerte de Campos.

“Hay que tener comprensión con la sensibilidad de las personas y esta comprensión, esa capacidad, yo las tengo. Más en estos momentos de dolor”, manifestó Silva. Silva llegó a pedirle disculpas a Siqueira por el malentendido, pero no logró que cambiara de parecer. El presidente del PSB, Roberto Amaral, intentó matizar el conflicto, que dejó en evidencia las profundas diferencias entre Silva y el PSB. “No hay ningún ruido entre el PSB y la Rede”, afirmó Amaral al salir de la reunión que Siqueira abandonó.

No obstante, según analistas existen intereses encontrados y diferencias ideológicas en el seno de la alianza electoral, como la estrecha relación que Campos mantenía con productores rurales del sur del país y su apoyo a un proyecto del gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva destinado a liberar el cultivo de alimentos transgénicos en el país. Silva, por su parte, es considerada enemiga del agronegocio por sus firmes posiciones en defensa de la preservación del medio ambiente.

A esto se suma una revelación hecha por el diario Folha de Sao Paulo, que asegura que en las últimas campañas de Beto Albuquerque, candidato a vicepresidente de Silva y miembro de la mesa nacional ejecutiva del PSB, los socialistas recibieron apoyo financiero de una empresa de pesticidas agrícolas, de una fábrica de armas y de una cervecera, grupos que están vetados como fuentes de recursos para todos los afiliados a la Rede.

Pese a los contratiempos, Silva iniciará la campaña en segundo lugar en las encuestas, capitalizando un 21 por ciento de intención de voto, y superaría a la actual presidenta, Dilma Rousseff, quien busca su reelección, en una eventual segunda vuelta entre ambas, según una encuesta del instituto Datafo-lha, divulgada a comienzos de semana.

La postulación presidencial de Silva fue aprobada anteanoche por unanimidad por la Comisión Ejecutiva Nacional del PSB, después de una larga reunión realizada en Brasilia. Tras ser ratificada como candidata en una fórmula que completa Albuquerque, la ambientalista agradeció el apoyo del partido y prometió respetar los compromisos asumidos el año pasado, cuando trabó una alianza con Campos.

Compartir: 

Twitter
 

Marina Silva prometió respetar los compromisos asumidos cuando trabó una alianza con Campos.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.