EL MUNDO › MADURO DEFIENDE EL CONTROL AL CONSUMO

Medidas antiescasez

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, defendió ayer su política para mantener el abastecimiento en los comercios. El gobierno presentó el miércoles un mecanismo para controlar las ventas en los supermercados a través de las huellas dactilares de los consumidores, en un intento por frenar el de-sabastecimiento en el país. “Invoco e invito al pueblo entero a apoyar todas las medidas. Yo necesito su apoyo”, pidió el mandatario.

El llamado “sistema biométrico de abastecimiento en las redes de alimentación públicas y privadas” se pondrá en funcionamiento a fin de año, según informó el superintendente de Precios Justos, Andrés Eloy Méndez. El proyecto fue revelado en medio del faltante de bienes de consumo masivo en los comercios, que el gobierno atribuye al accionar de grupos de contrabandistas y especuladores ligados a la oposición. La semana pasada, Maduro ordenó cerrar el tránsito en la frontera con Colombia para evitar el contrabando de gasolina. A principios de año, había supervisado a las grandes empresas importadoras para asegurarse de que no especularan con la escasez de productos.

El presidente señaló que el proyecto será activado en “todos los sistemas de distribución y comercialización. Eso va a ser como fue el captahuellas en el sistema electoral: una bendición antifraude. Es un sistema perfecto”, dijo Maduro. “Para algo es la tecnología”, agregó. El sistema es utilizado en el país desde hace diez años a nivel electoral y también se aplica en aeropuertos para activar la entrega de divisas a los viajeros, dentro del control de cambios. El mecanismo utilizará lectores ópticos de huellas para reconocer a cada persona que compre productos básicos, muchos de ellos subsidiados o sujetos a controles de precios. Méndez aseguró que el sistema permitirá que las personas compren lo necesario, lo que reducirá el contrabando y la venta ambulante, que ofrece los mismos productos a precios más altos.

En su primera reacción al mecanismo, el líder opositor y ex candidato presidencial Henrique Capriles denunció que el gobierno “cree que con una ley, decretos o medidas va a acabar la escasez”. “Las filas para comprar comida no se acaban con una ley. No es un problema de normas, es el modelo fracasado que no funciona”, aseveró. Méndez criticó a la oposición por descalificar el proyecto llamándolo “tarjeta de racionamiento”. “Ellos creen que nos ofenden llamándonos comunistas. No nos ofenden, nuestro proyecto es claramente socialista, chavista. En Venezuela tenemos algunos economistas que yo los catalogo de controlófobos. Le tienen fobia a cualquier control, dicen que no hay que controlar nada”, afirmó.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.